Política

Es inminente un estallido social: advertencia de los barones del PSOE a Pedro Sánchez para que “haga algo”

Han constatado en sus autonomías que las protestas del metal en Cádiz y de transportistas y agricultores se están contagiando en sus territorios a otros colectivos descontentos

Nuevos cortes de carretera en la huelga del metal de Cádiz.
photo_camera Nuevos cortes de carretera en la huelga del metal de Cádiz.

Los barones del PSOE han alertado a Pedro Sánchez de que se le acaba el tiempo para evitar un estallido social en España. Han advertido a Moncloa de que las protestas que se extienden ya por todo el país todavía son controlables: son sectoriales y existe margen de negociación. Pero le han exigido que “haga algo” de forma urgente.

Presidencia relativiza por ahora el alcance del malestar social. Asegura que las movilizaciones son fruto de “una coyuntura” –crisis energética sumada a la de suministros- desdeñando así “la posibilidad de unas movilizaciones generalizadas por una desafección ciudadana contra el Gobierno”.

Se insiste en que “los españoles son conscientes de cómo nos ha dejado la pandemia” y en que “la recuperación ya está aquí”. Hasta el momento, solo se habían producido protestas aisladas. Por ejemplo, movilizaciones de los sectores más afectados por los cierres de actividad como la hostelería.

En cambio, desde hace semanas se están produciendo otros efectos colaterales como la escalada del precio de la luz o la crisis de suministros a las puertas de la Navidad, a lo que ahora se unen las protestas del metal en Cádiz, las anunciadas movilizaciones de agricultores y ganaderos, y el paro convocado por los camioneros.

Advertencias de los barones a Sánchez

Así las cosas, lo que más inquieta ahora a los presidentes autonómicos socialistas es una posible reacción general, incluso violenta y en forma de algaradas, de la población en las calles.

Según ha sabido Confidencial Digital por fuentes conocedoras de esos contactos reservados, el equipo de máxima confianza de Pedro Sánchez está recibiendo, en estos últimos días, llamadas de alerta de los principales barones del PSOE. Están “alarmados” por cómo puede evolucionar la tensión social en España.

“Es inminente un estallido social”

“Una chispa puede incendiar las calles y tornar en un estallido social inminente”, han alertado a Moncloa desde varios gobiernos autonómicos socialistas.

Admiten que han comenzado a pulsar el sentir de sus poblaciones y han optado al menos por ponerse en guardia. Han constatado que las protestas del metal en Cádiz y de transportistas y agricultores se están contagiando a otros colectivos descontentos en sus territorios.

Han advertido al Gobierno de que, además de con los transportistas, tendrá que arremangarse con las reivindicaciones de sectores como el agrícola, lácteo, pesquero, del automóvil… También la policía y la guardia civil por los cambios en la Ley de Seguridad Ciudadana.

 

Estas fuentes confirman que algunas de las llamadas las ha atendido personalmente el propio Pedro Sánchez. El aumento de la tensión ha acrecentado la preocupación de los dirigentes autonómicos de que, sumados los problemas, pueda producirse un estallido social en España.

A tiempo de evitar un estallido social

La preocupación es “máxima” en las autonomías que concentran ahora mismo las protestas. Los líderes regionales siguen atentamente el aumento de la crispación. Pero hay un aspecto que les inquieta por encima de todo: ¿cuánto tiempo más aguantará la población esta mala situación, económica y social, sin que se produzca un estallido?

Tienen en cuenta que la anunciada vuelta a la normalidad podría retrasarse por el avance de los contagios. También la llegada efectiva de los fondos europeos a los sectores más castigados por la pandemia, lo que amenaza con dejar al Gobierno sin oxígeno. Asumen que el panorama se ha invertido en cuestión de semanas y la recuperación pierde fuelle.

Han reclamado a Moncloa que tengan en cuenta los problemas que sufre el país: los económicos, pero también los políticos derivados de la escalada de tensión creciente y los sociológicos.

Prender la mecha de otros ‘indignados’

En los equipos de varios presidentes autonómicos admiten a ECD su temor a que ahora, concretamente, los españoles se planten y digan ‘basta’ a la vista de los episodios de máxima tensión que se están observando estos días en la calle.

“El temor se hace más presente cuanto mayor es la cercanía al ciudadano de a pie”, han trasladado a Moncloa. Advierten que la cólera de los trabajadores del metal en Cádiz está siendo una suerte del termómetro para el resto de territorios.

Unas movilizaciones que se ven agravadas por la mala situación que atraviesan millones de familias en España como consecuencia de la crisis económica provocada por la pandemia: paro, desahucios, inmigración, etc.…

Existe todavía margen de negociación

Por el momento, las fuentes regionales consultadas por Confidencial Digital consideran que las protestas en la bahía de Cádiz, en el sector del transporte, en la agricultura y en la ganadería, como las más presentes y urgentes en estos días, distan mucho de tener un hilo conductor que las una.

Por ello, desde las comunidades socialistas se ha reclamado a Moncloa que monitorice a quienes protestan y que los ministros se desplieguen cuanto antes por todo el país para intentar “seducir” a los colectivos descontentos.

Están convencidos de que en la parte que le pueda corresponder al Gobierno, y tenga capacidad de acción, deben producirse acuerdos urgentes porque hay margen para el diálogo y la solución. Admiten, eso sí, que en los conflictos netamente laborales y, esencialmente, salariales, como es el caso del sector del metal, existe menos margen.

“Algunos colectivos no aguantan más”

Fuentes de la dirección del PSOE reconocen a ECD que algunos de los mensajes que ha recibido el presidente del Gobierno y su equipo son alarmantes: “España no aguanta más, la gente está asfixiada económicamente y exhausta psicológicamente: el cansancio pandémico es brutal y la economía se está desangrando”.

Personas que hablan con frecuencia con destacados líderes autonómicos aseguran que la mayoría de ellos ha confesado a su entorno más cercano que le “aterra” que se pueda producir una situación de máxima tensión en sus territorios por el hartazgo de la ciudadanía.

No se pasa por alto la maltrecha situación que padecen muchas familias, ahogadas por la crisis económica. Un clima que podría provocar un cóctel explosivo en los próximos meses, avisan. Mayor incluso que durante los peores momentos de la pandemia.

Ayuso: “La Corona ha sido la principal garantía de nuestra Democracia”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?