Política

Cámaras exteriores, alarmas y más vigilantes en Quintos de Mora, el ‘rancho’ de Pedro Sánchez

Se establece un dispositivo de seguridad con personal las veinticuatro horas, también para proteger las obras de arte “de elevado valor económico” existentes en la residencia

Miembros del Gobierno, en la finca de Quintos de Mora en febrero de 2020.
photo_cameraMiembros del Gobierno, en la finca de Quintos de Mora en febrero de 2020.

El Gobierno refuerza la vigilancia en las residencias vacacionales a disposición de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. El Ejecutivo ha decidido adoptar máximas medidas de seguridad y contratar a más agentes especializados en vigilancia para la finca toledana de Quintos de Mora, que el presidente visita de vez en cuando con su familia para descansar, y donde ha celebrado algunas reuniones con sus ministros.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los trabajos, el Organismo Autónomo de Parques Nacionales ha recibido el encargo del Ministerio para la Transición Ecológica de contratar a una empresa especializada que revise el sistema de alarma instalado en torno a la residencia en esa finca, propiedad del Estado, para facilitar la vigilancia de las dependencias, que además cuentan con “mobiliario y obras de arte de elevado valor económico”.

Alarmas vía radio y cámaras

El sistema de vigilancia reforzado está compuesto por una Central de alarmas vía radio GPRS, un teclado vía radio, dos repetidores vía radio, seis cámaras (PIR CAM) vía radio y cartelería disuasoria en las inmediaciones.

El control de videovigilancia incluye un servicio de Central receptora de alarmas 24 horas, 365 días y tarjeta M2M y SIM.

Vigilancia las 24 horas los festivos

Según las fuentes consultadas por ECD, el servicio incluye también actuaciones de apoyo a los Agentes Medioambientales en Quintos de Mora en sus funciones de vigilancia, custodia y policía de las infraestructuras del Centro y la riqueza florística y faunística del área que ocupa.

Con este objetivo, se llevará a cabo un refuerzo de la vigilancia, con la presencia de dos personas uniformadas las veinticuatro horas del día los festivos y doce horas el resto de jornadas, entre las 20:00 y las 08:00.

Los vigilantes no irán provistos de arma reglamentaria. Durante el servicio se incluye un kilometraje de 29.200 km anuales, que se repartirán a lo largo del año (a una media de 80 km al día). La vigilancia será realizada en vehículo todoterreno.

Las principales funciones de los vigilantes serán el control de entradas y salidas de personas con solicitud del DNI si es necesario, y la identificación de individuos en el interior del recinto.

Evitar la libre circulación de personas

Fuentes del Ejecutivo justifican este refuerzo del sistema de vigilancia en Quintos de Mora en que las instalaciones precisan, como cualquier centro operativo, de un servicio que evite la libre circulación de personal, dada la existencia de zonas sensibles de reproducción de fauna, zonas acotadas con flora protegida y el uso institucional del monte.

También reconocen que la Administración carece de personal suficiente que pueda llevar a cabo el servicio.

El Ministerio para la Transición Ecológica dispone de un presupuesto que supera los 250.000 euros para llevar a cabo esta mejora de la seguridad.

Desde hace años, la plantilla de Agentes Medioambientales ha ido disminuyendo paulatinamente lo que justifica, a su juicio, el refuerzo del servicio de vigilancia. En los años 80, el número de agentes ascendía a un total de ocho, quedando en la actualidad únicamente dos Agentes Medioambientales y un Guarda Parques.

Una zona de retiro para Pedro Sánchez

Pedro Sánchez acostumbra a disponer de esta finca para descansos cortos algunos fines de semana, y también para reunir incluso a su Consejo de Ministros.

Las dos reuniones del Ejecutivo más informales de las presididas por Sánchez han tenido lugar en la residencia, situada en el municipio de Los Yébenes (Toledo).

En esta casa de campo se congregaron los miembros del primer Gobierno socialista en agosto de 2018, tres meses después de la moción de censura contra Mariano Rajoy. En febrero de este mismo año, el presidente convocó también a todos los representantes del Ejecutivo de coalición en Quintos de Mora para un retiro de fin de semana.

Por si fuera poco, Pedro Sánchez se ha refugiado en esta finca en algunos momentos delicados de su mandato, como en las semanas previas a las negociaciones para la investidura. Pasó, por ejemplo, algunos días tras las elecciones del 28 de abril, antes de iniciar la ronda de contactos con los principales líderes políticos.

También descansó unos días en Quintos de Mora al final del verano pasado, tras el fracaso de la primera investidura a finales de julio que abocó después a España a la repetición de las elecciones generales el 10 de diciembre.

A veinte minutos de Madrid en helicóptero

La finca de Quintos de Mora es una residencia oficial situado en el coto nacional de caza del mismo nombre, situado en los Montes de Toledo. Pertenece a Patrimonio Forestal del Estado desde 1942 y es una propiedad que cuenta con una extensión de 6.842 hectáreas.

Se localiza en un monte que Fernando III vendió en 1246 a los toledanos por 45.000 maravedíes, y ha sido utilizada también como lugar de encuentro de responsables del Gobierno con mandatarios de todo el mundo.

Una de las ventajas que han valorado de esta finca todos los presidentes del Gobierno es que está situada muy cerca de Madrid, por si hiciera falta personarse en el despacho ante cualquier imprevisto. Se encuentra a veinte minutos de La Moncloa en helicóptero, partiendo del helipuerto existente en el complejo presidencial.

Se le conoce como el “rancho de Ansar”

Precisamente tal circunstancia hizo que esa residencia se convirtiera en el descanso preferido del ex presidente del Gobierno, José María Aznar, que con mucha frecuencia se desplazaba allí con su familia, incluso en fines de semana.

Mientras estuvo en La Moncloa, Aznar convirtió Quintos de Mora en su segunda residencia, pero también la utilizó para funciones representativas y de atención internacional.

Concretamente, en junio de 2001 recibió allí al recién elegido presidente de los Estados Unidos George Bush, en la primera etapa de una visita a Europa que se presentaba complicada y que al final resultó un éxito también gracias a la buena acogida inicial dispensada por Aznar, algo por lo que Bush estuvo agradecido.

En el programa oficial de aquella visita, elaborado por los estadounidenses, la finca aparecía descrita como el ‘rancho de Ansar’. De ahí, el popular nombre con el que se conoce al complejo.

Han pasado mandatarios de todo el mundo

En Quintos de Mora se produjo también la primera entrevista de Felipe González y el juez Baltasar Garzón, en febrero de 1993, para convencerle de que se convirtiese en candidato del PSOE por Madrid, su ‘número dos’, en las generales de ese mismo año.

Aznar recibió allí a otros destacados dirigentes como Tony Blair (Reino Unido), el entonces presidente de la Comisión Europea Romano Prodi, Benjamín Netanyahu (Israel), Lionel Jospin (Francia), Vicente Fox (México) y Andrés Pastrana (Colombia).

En agosto de 2003, José María Aznar se reunió también en Quintos de Mora con su entonces vicepresidente primero Mariano Rajoy, el mismo día en que se conoció que le había sido designado sucesor.

Vacaciones de ministros

Aunque Quintos de Mora fue el “rancho de Ansar, José Luis Rodríguez Zapatero utilizó esta residencia para recibir al presidente brasileño Lula da Silva, y allí pasó también el ex ministro socialista José Antonio Alonso unas vacaciones con su familia en abril de 2008.

Además, en la propiedad cazó el ex ministro de Justicia socialista Mariano Fernández Bermejo, que visitó la finca, acompañado de su mujer y su hija, en al menos dos ocasiones: entre el 1 y el 5 de agosto del 2007 y entre el 20 y el 22 de agosto de 2008.

En 2016, la responsable de Agricultura y Pesca, Isabel García Tejerina, reunió allí a los altos cargos de su ministerio para realizar lo que la prensa denominó un “retiro espiritual e intelectual” de dos días.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?