Política

Carmen Calvo tendrá que aguantar el “todos, todas y todes” de Irene Montero

Preside la Comisión de Igualdad ante la que comparecerá la ministra y donde ésta insistirá en sus políticas de lenguaje inclusivo

Imagen de archivo de la exvicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.
photo_camera Imagen de archivo de la exvicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

Carmen Calvo tendrá que escuchar las políticas de Irene Montero en el Congreso. Como presidenta de la Comisión de Igualdad deberá dirigir la comparecencia a petición propia de la ministra, con la que ha mantenido fuertes discrepancias durante su convivencia en el Gobierno, y en la que con toda seguridad insistirá en el lenguaje inclusivo.

Además, la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y la titular de Sanidad, Carolina Darias, también comparecerán en el Congreso a petición propia para informar sobre sus políticas.

Los cuatro ministros comparecerán en comisión, después de que la semana pasada la Mesa del Congreso admitiera a trámite su solicitud de comparecencias.

Así pues, cuando se fije la comparecencia de Irene Montero ante la comisión de Igualdad, la ex vicepresidenta, Carmen Calvo, se convertirá en anfitriona parlamentaria de su sucesora como ministra de Igualdad, con quien protagonizó más de un roce en el Gobierno por la redacción de algunas iniciativas legislativas.

Calvo siempre ha tenido preferencia por los temas de Igualdad, que dirigió en su primera etapa de Gobierno, antes del pacto de coalición con Podemos.

Críticas a Carmen Calvo

El reencuentro entre Carmen Calvo e Irene Montero se producirá después de que el Parlamento del Consejo de Europa, una institución no ligada a la UE y dedicada a la defensa de los derechos humanos, haya aprobado una resolución sobre violaciones de los derechos LGTBI en Europa basado en un informe que incluía críticas a Calvo, que en su día se enfrentó a Montero por el contenido de la ‘Ley Trans’.

El informe, elaborado por el parlamentario belga ecologista Fourat Ben Chikha, fue debatido en la cámara, donde obtuvo las alabanzas de Unidas Podemos. Su representante en el debate, Antón Gómez-Reino, lo elogió por su “calidad”.

Mientras, la socialista María Fernández se mostró “en desacuerdo con el contenido del informe en cuanto a las referencias a España”. En su opinión, las críticas a España están “desfasadas” en cuanto a la labor del “actual gobierno de España”. Sobre Calvo, se limitó a decir que sus declaraciones habían “sido sacadas de contexto” y que se habían publicado durante el proceso de “negociación” del anteproyecto de ley en el seno del Ejecutivo de coalición.

La “hostilidad” de Calvo

El documento debatido en el parlamento del Consejo de Europa habla de la “discriminación” del colectivo y los “discursos de odio” que se escuchan contra ellos en el continente. Sobre España, destaca que en 2016 arrancó la elaboración de “una nueva legislación” para garantizar la “autodeterminación de género” y hacerlo “accesible en todas las edades”.

 

Y apunta que el proceso ha sido bloqueado por un discurso “anti trans extremadamente hostil” procedente desde “los más altos niveles políticos, incluyendo a la vicepresidenta del Gobierno de España”, que “dijo que la autodeterminación de género ponía en riesgo la identidad de 47 millones de españoles”, haciéndose eco de una entrevista en la Cadena SER a la dirigente socialista hace un año.

La ex vicepresidenta aún no se ha pronunciado sobre este informe pero sí lo han hecho colectivos feministas como la Alianza contra el Borrado de las Mujeres, que en un comunicado acusa al diputado de aportar datos “falsos”, “incompletos” y con “omisiones”.

También denuncia que se refiere al movimiento con “expresiones insultantes” que, a su juicio, “buscan acallar las voces críticas con las leyes que permiten la elección del sexo registral”.

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?