Política

Un centenar de líderes sociales firman un manifiesto para detener la Ley de la Eutanasia

Durán y Lleida, María San Gil, Francisco Vázquez, José Luis Corcuera, Ruiz Gallardón, el ex fiscal Eligio Hernández, Mayor Oreja y Juan Manuel de Prada figuran en la lista de adhesiones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, este miércoles, durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, en Madrid (España), a 29 de abril de 2020.
photo_cameraEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, este miércoles, durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, en Madrid (España), a 29 de abril de 2020.

Más de 100 representantes de diferentes ámbitos de la vida pública española, políticos, periodistas, médicos y profesionales de los cuidados paliativos, académicos y empresarios, han firmado un manifiesto para detener la Ley de la Eutanasia, con este objetivo: “Eliminar el sufrimiento, pero no eliminar al que sufre”.

El vídeo del día

Garriga (Vox) justifica la moción como “un deber nacional”.

Entre los firmantes (se ha descartado la presencia de políticos en activo) figuran los exministros Marcelino Oreja, José Luis Corcuera y Alberto Ruiz Gallardón; presidentes de asociaciones católicas y provida, como Jaime Mayor Oreja (One of Us), Alfonso Bullón de Mendoza (ACdP), Josep Miró (e-Cristians), Alicia Latorre (Federación Española de Asociaciones Provida),  Daniel Fernández (Cristianos en democracia), Ignacio García Juliá (Foro de la Familia), Iñigo Gómez Pineda y María San Gil (Fundación Villacisneros), Mercedes Aroz (Foro Cultura21) y Raúl Sánchez Flores, secretario general de la Confederación Europea de Familias Numerosas.

Aparecen también los rectores de las universidades CEU San Pablo, CEU Cardenal Herrera, Francisco de Vitoria, Católica de Ávila, Católica de Valencia y Abat Oliba CEU; personalidades del mundo médico, como Manuel Martínez-Selles (presidente del ICOMEM) y Jokin de Irala; y periodistas y personalidades del mundo académico y de la cultura, como Francisco Marhuenda, Juan Manuel de Prada, Valentí Puig y Joan Hortalà; el experto en demografía Alejandro Macarrón, el ex alcalde la Coruña Francisco Vázquez, el exfiscal general del Estado Eligio Hernández, y el ex presidente de Unió Democràtica de Catalunya Josep Antonio Durán y Lleida.

El manifesto afirma “necesitamos con urgencia un plan de cuidados paliativos que alcance a toda la población, con leyes que protejan la vida”.

A diputados y senadores

La Plataforma Los 7000 (https://plataformalos7000.org/) ha recogido la preocupación y temor de multitud de personas y organizaciones por la decisión del actual Gobierno de impulsar una ley para legalizar la eutanasia, y por ello ha propuesto a más de 100 personalidades de la vida española que firmaran el Manifiesto adjunto.

Los firmantes, un conjunto amplio y plural, se dirigen a los diputados y senadores, a los partidos políticos, a las instituciones de la sociedad civil y a todos y cada uno de los ciudadanos, para que juntos detengamos la tramitación que se sigue en el Congreso de los Diputados para legalizar la eutanasia.

Afirman que lo realmente necesario para detener el sufrimiento no es la muerte, sino leyes que protejan la vida, en especial, la de las personas mayores, que les provean de un trato digno y justo, que asegure la asistencia médica y hospitalaria adecuada. Necesitamos con urgencia un plan de cuidados paliativos que alcance a toda la población.

La lucha contra la pandemia

El documento subraya la contradicción de que, en estos tiempos difíciles, en los que se pelea por salvar vidas amenazas por la pandemia, se reclamar la unidad en torno a la reconstrucción del país y que al mismo tiempo el Gobierno apruebe una ley tan divisiva como la de la eutanasia.

Los cuidados paliativos en España están a la cola de Europa por falta de medios, y se han vivido episodios tan trágicos y duros como el cribaje hospitalario por edad.

Lo que se ofrece no es un nuevo derecho, porque es brutal obligar a elegir entre el sufrimiento y la muerte infringida por un médico.

Señala también la gran reserva que debe existir hacia un tipo de legislación que ha sido rechazada en toda Europa, con excepción del Benelux, y su tramitación, que no aprobación, en Portugal.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?