Política

El cese de la directora del CNI llevaba 16 días en la mesa de Pedro Sánchez

El presidente tenía la decisión tomada desde que constató que Paz Esteban no había impedido que le espiaran. La sustituta al frente del Centro es mano derecha de Margarita Robles: Esperanza Casteleiro

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez.

La directora del CNI, Paz Esteban, ha sido destituida este martes en el Consejo de Ministros. Desde la cúpula del Ejecutivo los mensajes eran muy claros en los últimos días: la decisión estaba tomada. Lo único que faltaba era ponerle fecha.

Finalmente ha sido este martes, en la primera reunión del Ejecutivo tras la comparecencia de Esteban ante la comisión de secretos oficiales, y ya con el informe sobre el espionaje a los miembros del Gobierno cerrado.

Esto es, la decisión se ha tomado de forma rápida, lo que demuestra la voluntad de Pedro Sánchez de cerrar cuanto antes la crisis del programa de espionaje Pegasus.

Llevaba 16 días en la mesa de Sánchez

Según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, Sánchez puso ya hace más de quince días la operación para sacrificar a la directora del CNI. Tomó la decisión tras constatar que la jefa de la Casa no había impedido que espiaran su móvil.

De ahí que, tras reunirse con la consellera de Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, anunciara el pasado 24 de abril en Barcelona la “apertura de un control interno en el CNI”, en teoría de cara a la galería para analizar el presunto espionaje a dirigentes independentistas.

Una declaración que, por otro lado, provocó malestar en el seno del CNI con el Gobierno por dejarles “expuestos” ante los independentistas.

La cabeza de la directora del CNI

Tal y cómo se anticipó en ECD, el anuncio del ministro Bolaños en la reunión del 24 de abril, poniendo a la directora del CNI ante la tesitura de comparecer en la Comisión de Secretos Oficiales, era ya una prueba de que Pedro Sánchez estaba dispuesto a entregar la cabeza de Paz Esteban para zanjar el ‘caso Pegasus’.

Desde Presidencia deslizaban que habían “estado a ciegas” con las operaciones llevadas a cabo por el CNI en relación a este asunto. Una circunstancia que provocó un gran malestar en el equipo de la máxima confianza del jefe del Ejecutivo.

De hecho, Bolaños ya ofreció a ERC el cese de la directora del CNI en las conversaciones que inició con la Generalitat el 24 de abril en Barcelona, para tratar de cerrar el escándalo del espionaje con Pegasus, según ratifican a ECD fuentes de ambas partes.

 

No haber evitado el espionaje a Sánchez

Fuentes con acceso a La Moncloa admiten a Confidencial Digital que la cabeza de la jefa de la Casa, con rango de secretaría de Estado, no se ha entregado por haber realizado escuchas (aunque su cese pueda satisfacer o no la exigencia de responsabilidades políticas de ERC), sino por no haberlas evitado.

Es decir, no por el caso denunciado por ‘Citizen Lab’, sino por el de la intrusión con Pegasus en los móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la ministra de Defensa, Margarita Robles.

El reconocimiento de que el móvil de Sánchez fue atacado en mayo de 2021 con el programa israelí, y el de Robles en junio del año pasado -y que los piratas informáticos les robaron más de 2,6 gigas de datos-, supone una brecha de seguridad de proporciones colosales. Sobre todo, porque pasó casi un año sin que nadie se percatara de lo ocurrido.

Indicios del hackeo desde hace quince días

El descubrimiento del espionaje al presidente del Gobierno y a la ministra de Defensa se produjo después de que el Centro Criptológico Nacional (CCN) -con apoyo de técnicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)- realizara un minucioso análisis forense de los dos móviles.

Pero los indicios ya existían en Moncloa cuando Bolaños se reunió con la consellera de Presidencia de la Generalitat en Barcelona el 24 de abril, según reconocen a ECD en Presidencia, ya que fue necesario después que Sánchez y Robles entregaran sus terminales durante un periodo de entre 24 y 36 horas porque las revisiones periódicas y rutinarias a las que se someten los teléfonos de los altos cargos no habían detectado el ataque.

Desde ese momento, las mismas fuentes confirman que el equipo de Pedro Sánchez puso la cabeza de Paz Esteban encima de la mesa de negociación con ERC, pese a que no obtuvo la confirmación del hackeo al móvil del presidente y de la ministra de Defensa hasta el pasado 1 de mayo, como ha venido defendiendo Moncloa.

Una mujer de Robles al frente del CNI

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha comparecido en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros para anunciar la decisión del cese de Paz Esteban.

El CNI depende del departamento de Robles, y su intervención ha sido en sí misma un mensaje político claro para los que pedían también su cabeza: cae la directora del Centro, pero la ministra de Defensa sigue y con todo el apoyo del presidente del Gobierno.

De hecho, la sustituta de Paz Esteban será Esperanza Casteleiro Llamazares, la mano derecha de Margarita Robles. Un nombre que había vuelto a circular en ambientes de Inteligencia como recambio al frente del CNI. E incluso, en un futuro, como sustituta de Robles en el Ministerio de Defensa si Pedro Sánchez consigue mantenerse en La Moncloa tras las generales.

Casteleiro es secretaria de Estado de Defensa, fue jefa de gabinete de la ministra Robles, ingresó en el CNI en 1983 y ocupó el cargo de secretaria general del centro entre 2004 y 2008, por lo que conoce a la perfección el funcionamiento de la casa y a todos sus integrantes.

La mano derecha de Margarita Robles se considera una experta en contraterrorismo y ha estado destinada en Cuba y Portugal, además de trabajar en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), que reúne a representantes de la Policía, la Guardia Civil y el CNI.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?