Política

Ciudadanos acaba de renovar por cinco años el alquiler de su macrosede nacional

La formación naranja ocupa desde 2015 un edificio de cinco plantas propiedad de la aseguradora Caser

Sede nacional de Ciudadanos, en la calle Alcalá, cerca de la plaza de toros de Las Ventas.
photo_camera Sede nacional de Ciudadanos, en la calle Alcalá, cerca de la plaza de toros de Las Ventas (Foto: Jesús Hellín / Europa Press)

Ciudadanos ha renovado el contrato de arrendamiento de su sede nacional, ubicada en Madrid. El partido liderado por Inés Arrimadas ha ampliado por cinco años el contrato con la aseguradora Caser, que es la propietaria del inmueble situado en la calle Alcalá pasada la M-30.

Fuentes del partido explican a Confidencial Digital que esta renovación se ha producido “recientemente”, aunque no precisan la fecha exacta del acuerdo para extender el contrato otros cinco años.

De Castellana a Las Ventas

A finales de 2015, el partido se trasladó desde el Paseo de Recoletos al edificio actual, situado cerca de la plaza de toros de Las Ventas. Al principio solo ocupó las dos primeras plantas, a la espera del resultado de las elecciones generales de diciembre de ese año. Tras obtener 40 escaños y entrar por primera vez en el Congreso, se hicieron con el resto del edificio en febrero de 2016.

El vídeo del día

La UE reclama a AstraZeneca una indemnización

Si el anterior contrato también duró cinco años, la fecha de expiración estaría cercana a febrero de este 2021.

Menos ingresos por la desbandada

Tras los movimientos internos de mociones de censura y rupturas de gobiernos autonómicos, con la consecuente desbandada de diputados y senadores, el partido naranja puede ver mermados sus ingresos.

En el Senado, Ciudadanos contaba con siete representantes. A finales de la semana pasada, dimitió Fran Hervías, el que fuera secretario de organización del partido en la época de Albert Rivera, y anunció su ingreso en el Partido Popular. Le siguieron dos compañeros: Emilio Argüeso, senador designado por las Cortes Valencianas, y Ruth Goñi, senadora por Navarra. Pero, al contrario que Hervías, estos dos últimos no han abandonado el escaño y se han pasado al Grupo Mixto. Así, de los siete senadores iniciales solo quedan cuatro, ya que Hervías aún no ha sido sustituido.

El mínimo para formar grupo parlamentario en el Senado es de seis representantes, por lo que, cuando en junio acabe este período de sesiones, Ciudadanos deberá desintegrarlo. La conformación de estos grupos no solo afecta a la representación y visibilidad sino que también afecta a la retribución percibida: pierden 15.200 euros mensuales de subvención.

Cambronero y Marín, también se van

En el Congreso de los Diputados la situación no es mucho mejor para Cs. El miércoles, el diputado Pablo Cambronero abandonó el partido, pero no renunció a su acta parlamentaria. También ha dimitido Marta Marín, aunque ella sí que ha dejado el escaño. De tal manera, ahora mismo el grupo está conformado sólo por ocho diputados, aunque se sustituirá a Martín próximamente.

De generalizarse la desbandada y quedarse sin grupo parlamentario —vía abandono del partido, pero no del acta, como Cambronero—, Ciudadanos podría ver reducida la cantidad de 741.998,06 euros que recibe anualmente en concepto de subvención.

Encuestas a la baja

A este sombrío panorama se le une la, según las encuestas, previsible debacle electoral de la Comunidad Madrid. Hasta ahora, el partido percibe 952.885,19 euros anuales de la Asamblea de Madrid, ingresos que perdería si se queda sin representación parlamentaria.

Más allá de las diversas interpretaciones políticas, entrar en la Asamblea de Madrid se vende caro. La ley exige un mínimo de un 5% de los votos, más alta que en los comicios nacionales (3% en cada circunscripción). Las últimas encuestas sitúan a Ciudadanos en la horquilla entre un 5,9% y un 4,7%, aunque la tendencia es descendente.

La carta ética les obliga a dejar el cargo

En cualquier caso y más allá de los emolumentos, la crisis interna de Ciudadanos aún dista de resolverse. Parece que el grupo parlamentario en el Congreso no se va a perder. En la carta ética que firman todos los cargos de Cs, el punto 16 reza que los diputados que abandonen el partido deberán también entregar su acta de diputado. Sin embargo, Cambronero no lo ha hecho.

Existen precedentes en el partido como el de Javier Nart y el del senador Xavier Alegre. Nart, que dejó su condición de afiliado en septiembre de 2019, siguió como eurodiputado, aunque lo hizo desde la delegación de Ciudadanos y dentro del grupo liberal Renew Europe del Parlamento Europeo.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?