Política

Las claves ocultas del cese de Pablo Echenique

El ex secretario de Organización estaba “quemado” y ahora viene una etapa de duras negociaciones con los líderes regionales de Podemos

Pablo Echenique y Pablo Iglesias.
photo_cameraPablo Echenique y Pablo Iglesias.

La noticia llegó en la noche del martes: Pablo Iglesias decidía, de forma sorprendente, cesar a Pablo Echenique como secretario de Organización de Podemos. El movimiento fue interpretado, mediáticamente, como un castigo del líder de la formación a su número 3. Una tesis con la que ambos protagonistas bromearon en Twitter.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes nacionales de Podemos, el cese de Echenique es “el final de un proceso que comenzó hace meses, y en el que estaban de acuerdo los dos Pablos”. Por tanto, el ya ex secretario de Organización no solo conocía que podía quedarse sin ese cargo, sino que “estaba a favor de ello”.

En ese sentido, desde la formación morada afirman que el ya ex número 3 transmitió al secretario general, hace meses, que estaba “sobrepasado” y “quemado” por la carga de trabajo orgánico. Y, por ese motivo, “se decidió ir transformando, de forma paulatina, la secretaría de Organización, hasta llegar a la sustitución del propio Echenique”.

La forma de actuar por parte de Iglesias, de hecho, ha sido totalmente diferente a la que protagonizó hace 3 años, cuando cesó a Sergio Pascual de ese mismo cargo: “Eso fue totalmente fulminante, ya que se debía a un caso de pérdida de confianza. Ahora, ha sido una transformación programada del equipo de Organización”.

Habrá foto de unidad el sábado

Tanto es así, afirman desde Podemos, que tanto Iglesias como Echenique dejarán claro, en el Consejo Ciudadano Estatal del próximo sábado, que no hay ningún tipo de problema entre ambos y que el cambio de rol del ex número tres ha sido totalmente consensuado.

A Echenique le aguarda ahora estar al frente del equipo impulsado por Iglesias para coordinar los pactos de gobierno tras las elecciones generales, municipales y autonómicas. Además, el objetivo del secretario general es dar a Echenique un puesto de “gran relevancia” dentro del grupo parlamentario de Unidas Podemos.

Por tanto, “el sábado habrá foto de la unidad” entre el líder de Podemos y el que ha sido su colaborador más fiel en los últimos tres años. No obstante, el cónclave del sábado no será, en absoluto, pacífico: “Sabemos que hay líderes regionales dispuestos a hacer ruido, pero no nos vamos a callar”.

Desde la ejecutiva nacional advierten, en ese sentido, que “los secretarios regionales que se organizaron contra Iglesias a principios de mayo han fracasado en sus territorios, y Pablo podrá recordárselo”. El Consejo Ciudadanos, por tanto, será “tenso”, y aún queda por aprobarse la consulta a las bases que promueve el secretario general.

Alberto Rodríguez tiene mucho trabajo

Las tensiones internas en Podemos, sobre todo entre Pablo Iglesias y los líderes autonómicos, será uno de los principales retos a afrontar por parte de Alberto Rodríguez, el diputado por Canarias que ha sido elegido como nuevo secretario de Organización.

El sucesor de Echenique es consciente de que tendrá que impulsar, desde la ejecutiva nacional, importantes procesos de cambio en varias direcciones regionales, con la convocatoria de Asambleas Ciudadanas.

Deberá hacerlo con “talante negociador”, ya que cualquier tipo de exceso puede volverse en contra de Pablo Iglesias: “Si se presiona mucho para que haya cambios a nivel territorial, se puede pedir lo mismo para el secretario general”, advierten dirigentes de Podemos.  

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes