Política

Las claves ocultas de la rebelión de Alfonso Alonso contra Pablo Casado

Una visita a Madrid ha desencadenado la tormenta. El líder vasco sabe que está sentenciado y ha aprovechado el tiempo preelectoral para reivindicarse. Génova excluirá a sus afines en las listas

Pablo Casado y Alfonso Alonso, en la convención del PP Vasco.
photo_cameraPablo Casado y Alfonso Alonso, en la convención del PP Vasco.

La Convención del PP Vasco, celebrada este fin de semana, sirvió para que Pablo Casado y Alfonso Alonso posaran juntos y dieran una imagen de unidad después del cruce de declaraciones protagonizadas por el líder regional del partido y la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. La crisis interna, sin embargo, no se ha cerrado.

Así lo aseguran al Confidencial Digital personas bien situadas tanto en la ejecutiva nacional del PP como en el partido en Euskadi, conocedoras de la relación existente entre ambas direcciones:
-- “Alonso sabe que le quieren mover la silla y ha decidido revolverse en periodo preelectoral para tratar de salvarse y dejar a Casado sin margen de maniobra”.

El “paripé” de la Convención nacional

Las fuentes consultadas aseguran que la propia Convención celebrada este fin de semana, y la reivindicación de la “foralidad vasca” que ha provocado las duras críticas de Cayetana Álvarez de Toledo a Alfonso Alonso, han sido “un paripé” del líder regional, que tenía un único objetivo en mente: “auto reivindicarse”.

Miembros relevantes del PP Vasco comentan, al respecto, que “desde la época de Alianza Popular, este partido ha defendido los fueros. Pero nunca lo hemos usado como herramienta política. Lo que está vendiendo Alonso siempre ha estado reconocido por el PP, pero él lo utiliza para tratar de marcar distancias y, además, acercarse al PNV”.

Esa estrategia es, precisamente, la que ha levantado ampollas en el PP y ha puesto en una situación incómoda a Pablo Casado: “El presidente se ha tenido que tragar ese sapo, incluso contra el criterio de su portavoz en el Congreso y otros cargos del partido, para no abrir una crisis en etapa pre electoral”.

El propio Casado, de hecho, aseguró ayer, en un pequeño corrillo tras el desayuno informativo celebrado en el Palace, que él se encontraba “en el punto medio” de los discursos de Cayetana Álvarez de Toledo y Alfonso Alonso, dejando a las claras que, en este momento, no podía tomar partido por ninguno.

La visita a Madrid que alertó a Alonso

Esta ofensiva del líder del PP Vasco, añaden las fuentes consultadas, no solo es una estratagema para continuar en el cargo presionando a Casado, sino una reacción a una reunión que tuvo lugar en Madrid, y que preocupó, y mucho, al propio Alonso.

El pasado 5 de septiembre, Casado recibió a Íñigo Arcauz, cabeza de lista del PP por Guipúzcoa en las pasadas elecciones generales, y uno de los integrantes del partido en el País Vasco mejor valorados por el presidente nacional.

En esa charla, Arcauz –que se ha mostrado crítico con Alfonso Alonso y con el presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Sémper- compartió con Casado su visión del partido en la región, y advirtió del “boicot” que él mismo ha padecido en sus carnes por parte de los líderes del PP Vasco.

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que, durante la campaña de las generales, Alonso “pegó la espantada” cuando iba a participar en un acto electoral junto al propio Arcauz y el actual vicesecretario nacional de Política Local, Antonio González Terol. Un episodio del que Casado ha sido informado.

Una nueva etapa en el PP Vasco

Esa visita “hizo saltar todas las alarmas” en la actual dirección del PP Vasco, donde se interpretó el encuentro como un primer paso, de Pablo Casado, para impulsar nuevas caras en el partido en la región.

Así, los nombres de Raquel González, Bea Fanjul, Eduardo Andrade y Javier de Andrés empiezan a sonar cada día con más insistencia, tanto en Madrid como en el País Vasco, como los llamados a encabezar una nueva etapa.

Un ‘run run’ del que no son ajenos ni Alonso ni sus afines, que “han decidido colgarse la etiqueta de versos sueltos” y forzar una convención con el objetivo de ser ratificados por Casado, aunque sea de forma temporal.

Casado será el que haga las listas

La estrategia, de momento, le está saliendo bien a Alfonso Alonso. No obstante, Pablo Casado no va a quedarse quieto y, de haber elecciones, protagonizará un “golpe de autoridad” frente a la dirección del PP Vasco.

Las fuentes consultadas por este diario aseguran que el presidente nacional excluirá en las listas a los afines de Alonso, y situará en las mismas a gente de su máxima confianza: “Por Álava puede ir Javier de Andrés; por Guipúzcoa puede repetir Arcauz; y en Vizcaya apuesta por Andrade y Raquel González”.

Además, añaden desde el PP, la apuesta por la fórmula de ‘España Suma’ tiene visos de salir adelante en el País Vasco, y no solo si hay elecciones generales: “La idea gusta a Albert Rivera, y puede aplicarse también para las autonómicas”, previstas para dentro de un año… aunque “pueden adelantarse si no hay Presupuestos”.

La idea de fondo, concluyen desde el partido, es “quitar capacidad de decisión” a Alonso: “Puede que no pueda forzar un congreso extraordinario, pero Casado va a decidir sobre las listas y, de prosperar la iniciativa de ‘España Suma’, Alfonso quedaría totalmente aislado”.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?