Política

Confinamiento domiciliario en zonas que tengan las UCI colapsadas para finales de noviembre

Sánchez ha avalado la medida en la reunión del ‘Comité de Seguimiento del Coronavirus’. Territorios bajo vigilancia: Andalucía, Aragón, Navarra, La Rioja, Castilla y León, Asturias…

Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.
photo_camera Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.

El Gobierno se resiste a hablar en público de un confinamiento domiciliario. Pero Moncloa y Sanidad han comenzado a trabajar el “peor escenario”: contemplan un encierro de los ciudadanos en su casa en las zonas donde no se consiga rebajar “en dos semanas” la alta ocupación de las UCI. El objetivo es evitar allí un colapso hospitalario.

El fantasma de un confinamiento domiciliario lleva días planeando sobre España. Las últimas cifras sobre incremento del impacto del coronavirus de las autonomías parecía que amenazaban con tener que plantearse esa posibilidad.  

En el Gobierno preocupa enormemente la situación de las UCI. Admiten que, aunque los contagios estén disminuyendo, la presión hospitalaria va cada vez más en aumento. Y eso plantea la opción del confinamiento en los domicilios. 

Sin embargo, antes de tomar medidas de ese tipo, Moncloa y el Ministerio de Sanidad esperarán a ver si surten efecto las últimas restricciones implantadas por las comunidades autónomas, en línea con la estrategia que han mantenido hasta ahora. 

Pedro Sánchez ha avalado la medida

Las cifras diarias de contagios, ingresos y fallecidos apuntan a un cierto patrón de la pandemia. Las comunidades están empezando a detectar menos contagios pero, al mismo tiempo, aumente la presión asistencial por el incremento de ingresos, consecuencia del número de infectados activos los días previos, cuando la segunda ola de la pandemia marcaba récord de contagios en esos territorios.

Así las cosas, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los planes del Gobierno, la última reunión del ‘Comité de Seguimiento del Coronavirus’, celebrada el jueves en Moncloa, abordó el escenario de avanzar hacia un confinamiento domiciliario, “pero no en todo el territorio nacional como en marzo”.

Se tomará la decisión en dos semanas

En ese encuentro, presidido por el propio Pedro Sánchez, participaron el ministro de Sanidad, Salvador Illa; la ministra portavoz, María Jesús Montero; y el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES), Fernando Simón. También acudió a la reunión en Moncloa el jefe de gabinete de Pablo Iglesias, José Julio Rodríguez.

Fuentes conocedoras del encuentro cuentan a ECD que Sánchez dio el visto bueno a una especie de “confinamiento domiciliario a la carta” durante un plazo de dos o tres semanas”, pero siempre tras evaluar los resultados de las medidas que ya han adoptado las autonomías. El horizonte sitúa por tanto la fecha de la decisión definitiva a finales de noviembre.

El Gobierno podría aplicar entonces de forma rápida un nuevo estado de alarma que permita el confinamiento domiciliario, sometiendo “en cuestión de días” el decreto aprobado por el Consejo de Ministros a la ratificación del Congreso de los Diputados.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Zonas al borde del colapso de las UCI

Desde hace varios días, según las fuentes consultadas, Sanidad ha puesto su atención en la tensión hospitalaria a la hora de estudiar un confinamiento domiciliario. Y tiene decidido que, aplicar esa medida, mediante, un nuevo estado de alarma, solo se decidirá para zonas con las UCI en riesgo extremo.

Ha establecido el plazo de dos semanas, porque es el tiempo que considera necesario para que el incipiente descenso de los contagios que se observa en los últimos días se traduzca de forma efectiva en una bajada de la presión en hospitales y centros de atención primaria. En caso contrario, el Gobierno central está dispuesto a mover ficha.

De momento, el departamento que dirige Salvador Illa ha puesto “bajo vigilancia estrecha” a varias zonas de Andalucía, Aragón, Navarra, La Rioja, Castilla y León, Asturias, Ceuta y Melilla, Murcia y Castilla La Mancha, donde la presión hospitalaria se ha situado prácticamente al límite.

La Rioja y Aragón, en situación extrema

La Rioja presenta la situación más extrema entre las comunidades autónomas, con 34 pacientes graves hospitalizados, ocupan el 56,67% de sus plazas disponibles en cuidados intensivos. 

En total, según los datos del último informe del Ministerio de Sanidad, en la comunidad hay 182 pacientes ingresados por coronavirus, lo que supone el 21,16% de las camas hospitalarias disponibles.

Aragón, que este verano sufrió numerosos brotes y ha vuelto a aplicar retrocesos de fase para frenar la transmisión, ha visto de nuevo subir la saturación de sus UCI hasta el 51,69%, uno de sus valores más altos hasta la fecha y el segundo más elevado entre las comunidades autónomas. 

En concreto, hay 984 pacientes hospitalizados, que representan el 23,88% de las camas disponibles, y 122 de ellos requieren cuidados intensivos.

Comunidades en ascenso de ocupación

Navarra ha ascendido en los últimos días, y se coloca como la tercera con los servicios de cuidados intensivos en peor situación. Hay 65 personas ingresadas en las UCI, lo que equivale a hablar de una saturación del 43,05%. Por otro lado, contabiliza 327 pacientes, un 15,16% de la ocupación hospitalaria.

Castilla y León presenta 1.793 personas hospitalizadas, de las que 230 se encuentran en la UCI. Esto deja la saturación de los hospitales en el 25,38%, la segunda más alta de España; y la de las UCI en el 42,91%.

Asturias, que lleva varias semanas pidiendo el confinamiento domiciliario para calmar la situación en sus hospitales, ha visto crecer el número de ingresados y se ha colocado como la quinta región más afectada en sus UCI, pero la que tiene una mayor ocupación hospitalaria general con pacientes de coronavirus. 

En sus instalaciones médicas permanecen 984 personas, un 23,88% de las camas disponibles, mientras que 133 pacientes requieren de asistencia en UCI, lo que supone hablar de un 45,86%.

Cataluña ha visto intensificarse la ocupación de sus hospitales con pacientes Covid, hasta el punto de ser la cuarta comunidad con las UCI más saturadas, con un 44,36% que representan los 629 pacientes que requieren cuidados intensivos. En general, tiene el 17,06 % de sus camas ocupadas con enfermos de coronavirus, un total de 4.377 personas hospitalizadas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?