Política

‘El Debate’: el ‘look’ desenfadado de Abascal, caos con el protocolo y el alzador de Rivera

Pablo Iglesias volvió a aparecer en taxi, los ‘Casados’ Pablo y María, el líder de Ciudadanos llegó solo y el de Vox fue el único que estuvo acompañado por su mujer

Plató del debate a cinco.
photo_cameraPlató del debate a cinco.

Tercer debate del año y el primero a cinco. Este lunes se vieron las caras Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Santiago Abascal en un encuentro organizado por la Academia de la Televisión en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo en Madrid.

El debate, moderado por Vicente Vallés (Atresmedia) y Ana Blanco (TVE), permtió que los candidatos pudiesen aclarar ciertos temas, sobre todo para aquellos votantes que, a seis días de las elecciones, siguen indecisos.

En el plató se pudo ver cómo los cinco aspirantes a la presidencia del Gobierno debatían sobre los principales temas políticos que más preocupan en estos momentos a los españoles.

Pero, en la noche de este lunes, no sólo hubo anécdotas sobre lo que se emitió a través de la televisión, sino también en lo que no se vio ante las cámaras.

María Casado y la llegada de los candidatos

Los candidatos llegaron antes de lo previsto. Santiago Abascal apareció el primero, a las 20:30. A partir de esa hora, el resto de líderes fueron haciendo acto de presencia, y a las 21:05, ya estaban todos dentro del Pabellón de Cristal.

Fue María Casado, presidenta de la Academia de la Televisión, quien estuvo desde las 20:15 en la puerta del recinto para recibir a los candidatos.

La presentadora de ‘Las mañanas’ de TVE se mostró nerviosa e inquieta, pero a la vez "feliz" de poder recibir a los cinco aspirantes a la presidencia del Gobierno.

“Disfruta de este momento, que es único”, le decía María Casado con una sonrisa a uno de los técnicos de la Academia de la Televisión que estaba fuera controlando la llegada de los coches.

La presidenta de la Academia estuvo muy cercana a los cinco líderes, sobre todo con Pablo Iglesias, con quien se quedó hablando unos segundos mientras los periodistas les fotografiaban a las puertas del edificio.

Problemas con el protocolo de bienvenida

Cabe destacar que, a la llegada de los dos primeros candidatos, Santiago Abascal y Pablo Iglesias, la Academia de TV tuvo algunos problemas con el protocolo.

Y es que a la llegada del líder de Vox, Abascal iba acompañado de cinco personas de su equipo. Todos salieron del coche y le siguieron, desde que saludó a María Casado hasta que entraron al photocall. Con Pablo Iglesias sucedió lo mismo.

Fuentes de Protocolo de la Academia de TV explicaron a Confidencial Digital que no podían impedir que los miembros del equipo, tanto de Vox como de Unidas Podemos, se separaran de los líderes de ambas formaciones, ya que las cámaras estaban grabando en todo momento.

Tras sufrir este problema, desde la organización se advirtió de lo mal que estaba quedando esta escenografía en pantalla.

Al llegar el tercer candidato, Albert Rivera, el líder de Ciudadanos lo hizo completamente solo. Y, minutos más tarde, su equipo apareció andando desde el otro lado del edificio para no estorbar el encuentro entre Rivera y María Casado. Cuando llegaron Pablo Casado y Pedro Sánchez, siguieron con este mismo protocolo.

Santiago Abascal y su ‘look’ desenfadado

Manuel Campo Vidal, ex presidente de la Academia; Tacho de la Calle, realizador; Joana Carrión, vocal; y Beatriz Maessso, Coordinadora de Seguridad, se encontraban en el interior del edificio esperando a los líderes políticos frente al photocall.

El primero en ser recibido por el equipo de la Academia fue Santiago Abascal. El líder de Vox provocó que los periodistas y los invitados a este debate formaran corrillos y comentaran su look.

Vistiendo un traje azul marino, con camisa parcialmente desabrochada, sin corbata y con zapatos marrones, Abascal avanzó sonriente y confiado hasta el photocall. Tras posar junto a la directiva de la Academia, se reunió con Iván Espinosa de los Monteros y su equipo para subir al piso superior y prepararse para el debate.

Sin embargo, Espinosa de los Monteros volvió a aparecer en la planta de abajo, donde estaban todos los medios, y entabló conversación con invitados al debate y personal de seguridad.

Iglesias, muy colaborador con los medios

El segundo en llegar fue Pablo Iglesias. El líder de Unidas Podemos, esta vez con corbata, se reunía con Campo Vidal y sus compañeros frente al photocall.

Iglesias estuvo más preocupado en atender a los presentes, que en posar para los fotógrafos. Y es que nada más llegar al photocall, se formó un pequeño corrillo. Los periodistas y los fotógrafos tuvieron que pedir en repetidas ocasiones al equipo de la Academia y al líder de la formación morada que posasen para las cámaras.

El polémico alzador de Albert Rivera

Tras Iglesias, llegó Albert Rivera. Sonriente y aparentemente confiado, ignoró a los periodistas que le lanzaban preguntas al aire.

Los informadores no pudieron evitar asaltar a los trabajadores de la Academia para poner fin a una de las incertidumbres de la noche: ¿Había o no había un elevador frente al atril de Rivera?

Fuentes de la organización desmintieron que hubiera un alzador preparado para el líder del partido naranja. Incluso desde Ciudadanos se difundió una foto del atril para demostrar que no había ningún tipo de escalón.

Las fuentes consultadas afirmaron que todos los líderes tuvieron la opción de poner un elevador en su atril pero que, finalmente, nadie lo solicitó.

Un Pablo Casado jovial

El presidente del PP, Pablo Casado, saludó a Campo Vidal y a su equipo entre risas. Y es que el líder de los populares, entró en el edificio charlando amistosamente con María Casado.

Los ‘Casados’ posaron juntos frente al photocall y continuaron bromeando entre ellos. Tanto es así que, después de abandonar el pool frente a los periodistas, continuaron hablando hasta que Teodoro García Egea y el resto de los dirigentes populares se reunieron con su presidente.

Quien no entró con una sonrisa tan amplia en la sala fue Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno en funciones saludó al equipo de la Academia con una media sonrisa. Serio pero concentrado, Sánchez optó por ignorar las preguntas de algunos periodistas y se reunió con su equipo tras las fotos protocolarias.

Las risas en la sala de prensa

Hay que destacar el ambiente que se respiraba en la sala de prensa que la Academia de la TV facilitó a los medios españoles para seguir este debate en directo.

Hubo varios momentos del debate a cinco donde la seriedad se quedaba atrás. En el momento en el que Rivera sacó su primer complemento para apoyar sus argumentos, un adoquín traído desde Barcelona, los aplausos, las risas y los cuchicheos se colaron en la sala de prensa.

Se convirtió en norma esta reacción, que se repitió cuando Rivera sacó un documento enrollado sobre las competencias cedidas por PP y PSOE a la Generalitat.

Además, el lapsus de Pablo Iglesias hablando sobre las manadas fue otro de los momentos de risa y escándalo entre los periodistas que cubrían el debate. El desacertado juego de palabras se convirtió a los pocos minutos en tendencia también en las redes sociales.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?