Política

El adiós de Casado en el congreso del PP: discurso pactado con Feijóo, excluyendo a Vox y sin ajuste de cuentas

Fría acogida del plenario al presidente saliente, que no escuchó a Ayuso en el auditorio y recibió menos aplausos que Rajoy. Solo los fieles reivindicaron al ex líder

El presidente saliente del Partido Popular, Pablo Casado, en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla (FIBES) para participar en el XX Congreso extraordinario del PP, a 1 de abril de 2022, en Sevilla, Andalucía (España). El Partido Popular encumbrará en este congreso a Alberto Núñez Feijóo como nuevo líder del Partido Popular. El congreso abrirá también una "nueva etapa" después de la profunda crisis que ha terminado con el liderazgo del hasta ahora presidente de la formación conservadora, quien tendrá un discurso de despedida en ese cónclave.
photo_camera El presidente saliente del Partido Popular, Pablo Casado, en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla (FIBES) para participar en el XX Congreso extraordinario del PP, a 1 de abril de 2022, en Sevilla.

El PP quiere pasar rápido la página de Pablo Casado. Incluso, en los pasillos del congreso extraordinario en Sevilla parecía como si esa etapa nunca hubiera existido. El líder saliente fue percibido como una presencia incómoda. Anunció que deja el escaño en el Congreso y cualquier responsabilidad en el partido, pese al ofrecimiento de Feijóo.

“Lo mejor es que dé un paso al lado”, justificó Casado. En su último discurso como presidente del partido, comenzó dando las gracias e hizo valer la juventud de su equipo y destacó haber plantado cara al populismo. Aseguró también que “el PP no tiene que pedir perdón por nada”.

Sin ajustar cuentas

El ya ex líder, muy sonriente en el escenario, relató cómo ha sido este último mes en el que se ha visto descabalgado del partido: “Este ha sido un mes agridulce, que comenzó con un sentimiento de injusticia, superado luego por uno de profunda gratitud”.

Fuentes próximas a Pablo Casado explican a Confidencial Digital que había pactado previamente su discurso con el sucesor, Alberto Núñez Feijóo, después de que le ofreciera continuar en algún cargo del partido, algo que declinó. Y que estuvo en todo momento “a lo que le pidió la organización del congreso”.

De ahí, añaden, su discurso, en el que no hubo referencias a Vox, como sí las hubo en su despedida con los miembros del Partido Popular Europeo hace unas semanas, lo que desató las críticas contra Feijóo por el pacto con el partido de Santiago Abascal en Castilla y León. Esta vez, en el adiós, descartó ajustar cuentas con nadie.

Una larga ovación de despedida

Al terminar su discurso, Casado recibió una larga ovación de despedida

No obstante, llegó al congreso de Sevilla con más expectación por parte de los medios de comunicación que de los afiliados, que se arrancaron con tímidos aplausos en varios momentos. 

Casado no quiso hacer declaraciones a los periodistas, pese a la insistencia de las preguntas, y tan solo respondió con un “muy bien, muchas gracias” cuando se le cuestionó por cómo se encontraba.

El paseíllo hasta entrar en el palacio de congresos lo hizo acompañado de su mujer, Isabel Torres, y de la próxima secretaria general del PP, Cuca Gamarra, así como de sus más fieles personas de confianza: Pablo Montesinos y María Pelayo. También acudió a recibirle el futuro coordinador general, Elías Bendodo.

Fue una llegada muy distinta a la de Feijóo y Ayuso, con menor entusiasmo y tumulto de los asistentes, a pesar de que era una de las imágenes más esperadas del día. 

No escuchó a Ayuso en el auditorio

Casado no accedió al plenario del Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla (Fibes) que acoge el congreso hasta que finalizaron los discursos de los presidentes autonómicos. Entre ellos, el de la jefa del Ejecutivo madrileño, Isabel Díaz Ayuso.

Tampoco escuchó desde el auditorio la intervención por videoconferencia del ex presidente del Gobierno, José María Aznar, pese que le dio gracias por su labor al frente del partido, aunque llamó la atención de los asistentes la “fría despedida” que le dedicó.

 

“De aquí tenemos que salir -dijo- dejando atrás los errores pero no a las personas. Por eso quiero referirme al que todavía es presidente del partido, Pablo Casado. Dio el paso cuando tenía que darlo y ha tenido que hacer frente al gobierno más sectario y radical que ha tenido el gobierno en democracia. Y con su renuncia ha dado paso a esta nueva situación. Donde quiera que esté, gracias Pablo por tu esfuerzo”, recalcó Aznar.

Recibió menos aplausos que Rajoy

Tras la intervención de Aznar, Casado entró en el auditorio arropado por el futuro líder del PP, Alberto Núñez Feijóo.

Fue una entrada mucho más fría que la que había tenido antes el dirigente gallego con Mariano Rajoy. En ese momento, además, se podía ver en la pantalla del escenario un vídeo con una canción que decía: “Por fin, nuevas esperanzas”.

El vídeo de presentación del discurso de Mariano Rajoy sonaba mientras Feijóo y Casado descendían las escaleras del salón de actos.

Pablo Casado saludó a todos los dirigentes de la primera fila, donde se encontraban todos los presidentes autonómicos. Se abrazó con Rajoy, Moreno Bonilla... Y solo hubo un saludo cordial con Díaz Ayuso.

Como claro contraste con Casado, el auditorio gritó “¡presidente, presidente!” cuando Rajoy subió al atril, quien valoró “de manera muy especial la entrega, dedicación, coraje y entusiasmo del ex líder del partido a la hora de defender las siglas del PP en un momento de extrema dificultad”.

Solo los fieles de Casado le reivindican

Fueron muy pocas las voces que se acordaron de Pablo Casado en la primera jornada del congreso extraordinario, que el PP celebra este fin de semana en Sevilla para proclamar a Alberto Núñez Feijóo y dar por finiquitada la era anterior. 

Una de las principales voces fue la del ex vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos. “Deseo lo mejor y acierto a Feijóo y a todo su equipo, pero tengo que hablar con el corazón, y el corazón me dice que perdemos a un gran presidente del Gobierno, que es Pablo Casado”, manifestó.

Otra fue Beatriz Fanjul. La diputada vizcaína y presidenta de Nuevas Generaciones reivindicó la figura del todavía presidente del partido y le expresó su fidelidad. “Pablo, te quiero y te querré siempre”, le dijo durante el acto de inauguración del evento.

La vicesecretaria de Organización, Ana Beltrán, el presidente de Castilla y León en funciones, Alfonso Fernández Mañueco, y el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, fueron otros de los pocos cargos del PP que tuvieron palabras de apoyo y reconocimiento para Casado en sus discursos durante el cónclave.

Ayuso y Moreno, los más ovacionados

Los presidentes autonómicos llegaron entre ovaciones al congreso del PP. Una de las más ovacionadas fue la jefa del Ejecutivo madrileño, Isabel Díaz Ayuso, que accedió al salón donde se desarrollaba el evento entre aplausos y muestras de cariño y lo hizo mientras Cuca Gamarra estaba presentando el informe de gestión del partido.

También el andaluz Juanma Moreno, que se encuentra en su propio territorio, fue jaleado por los asistentes.

Alberto Núñez Feijóo hizo entrada en el auditorio del congreso acompañado por Mariano Rajoy al ritmo de la canción ‘People have the power’, de Patti Smith, y en medio de los aplausos de los compromisarios del PP. Les costó avanzar y llegar hasta la primera fila por la cantidad de gente que se les acercó para saludarles.

Rajoy acaparó los focos por la baja de Aznar

Ovación cerrada y en pie del auditorio a Mariano Rajoy, en el momento en el que Juan Jesús Vivas, presidente de Ceuta, alabó su legado. “Gracias presidente Rajoy por haber antepuesto el interés de España por encima de cualquier otro”, le dijo. Le agradeció también haber tomado decisiones “valientes”.

El pleno se levantó en ese momento para ovacionar al ex presidente del Gobierno, quien a su vez se puso de pie a saludar y devolver los aplausos.

Rajoy acaparó más aún los focos por la ausencia a última hora de José María Aznar, que ha dado positivo en Covid, y que tuvo que intervenir en el congreso por videoconferencia.

Mariano Rajoy se desmarcó de la posición de Ayuso y abogó por no apartar a nadie: “No hay que prescindir de nadie porque no nos sobra nadie. Debemos integrar a todo aquel que tenga algo que aportar a la tarea común. Quien no lo entienda así, no sabe lo que es un gran partido”.

El mensaje de Cuca Gamarra sobre Vox

Cuca Gamarra, futura secretaria general del PP, presentó el informe de gestión de la dirección saliente.

Presumió de los acuerdos alcanzados por el Partido Popular, y entre ellos destacó el alcanzado por Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León. Un pacto del que afirmó que “garantiza la estabilidad y la gobernabilidad tras ganar las elecciones, evitando una repetición de elecciones”. 

De hecho, lo más destacado de su discurso fue el mensaje político que lanzó sobre los pactos, después del sellado con Vox en Castilla y León: “Las líneas rojas, cuando acordamos, son la Constitución y los principios que marcan nuestros estatutos”.

El informe de gestión presentado por Gamarra fue aprobado por todos los compromisarios menos uno, que votó “no”.

Redada en Alemania
                               

Policía de Alemania detiene a un grupo ultraderechista
sospechoso de dar un golpe de Estado
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?