Política

Dirigentes de Vox aconsejan a Abascal que no entre en el Gobierno de Castilla y León para no ser castigados en las generales

Le han advertido de que los errores en la gestión pueden desinflar al partido, como les ocurrió a Podemos y Cs, y frustrar el plan del líder nacional para alcanzar la vicepresidencia con Casado

El candidato de Vox a la Presidencia de la Junta, Juan García-Gallardo, y el presidente nacional de Vox, Santiago Abascal, se abrazan en la noche electoral en Valladolid, Castilla y León.
photo_camera El candidato de Vox a la Presidencia de la Junta, Juan García-Gallardo, y el presidente nacional de Vox, Santiago Abascal, se abrazan en la noche electoral en Valladolid, Castilla y León.

El candidato de Vox a la presidencia de Castilla y León, Juan García-Gallardo, ha descartado abstenerse para facilitar un Gobierno del PP y ha reclamado la entrada de su partido en el Ejecutivo. Sin embargo, veteranos dirigentes del partido han aconsejado a Santiago Abascal renunciar ahora al poder para no quemarse antes de las generales.

Por el momento, el líder regional de Vox ha reclamado públicamente que quiere “lo mismo o más de lo que tuvo Ciudadanos” en la pasada legislatura; es decir, cuatro consejerías (incluida una vicepresidencia) y la presidencia de las Cortes autonómicas.

Su argumento es que Cs obtuvo en las anteriores elecciones 12 procuradores con el 14,96% de los votos; mientras que Vox ha conseguido ahora 13 escaños y el 17,64% de los sufragios. “Los votantes de Vox no valen menos que otros”, ha proclamado.

Aunque Abascal le dijo tras conocer los resultados el pasado domingo que se le estaba poniendo “cara de vicepresidente”, García-Gallardo (ataviado con camisa y corbata, una imagen mucho más formal que la que ofreció durante la campaña) no ha querido confirmar que aspire a ocupar ese puesto.

Renunciar a entrar en el Gobierno

Pese a las exigencias en público, de cara a su electorado para hacer valer sus votos, fuentes internas de Vox admiten a Confidencial Digital que veteranos dirigentes del partido, con experiencia de gestión, han aconsejado a Santiago Abascal no entrar en el Gobierno de Castilla y León, en contra de la estrategia marcada por el líder desde la misma noche electoral.

Argumentan que Vox accedería por primera vez al poder en una comunidad autónoma con una antelación demasiado amplia con respecto a las elecciones generales, para las que todavía quedan prácticamente dos años.

Y es un plazo especialmente grande para que el partido pueda quemarse, mancharse y ser castigado antes de la gran cita que debería llevar a Abascal a la vicepresidencia del Gobierno a finales de 2023 o a principios de 2024.

Otro momento serán ya las autonómicas del año que viene, mucho más próximas de las generales, pero ahora quizá es demasiado pronto”, defienden.

El desgaste de Ciudadanos y Podemos

El hundimiento de Ciudadanos y Podemos tras su paso por las instituciones es el principal argumento de los críticos con la idea de entrar ahora en un Ejecutivo del PP. “El partido grande de la coalición puede acabar fagocitando al pequeño y la prioridad ahora debe ser que Abascal se convierta en vicepresidente del Gobierno”, argumentan.

 

“No podemos cagarla antes”, expresan dirigentes que apuestan por no tocar poder hasta las generales para evitar el desgaste. “Además ahora nos conviene seguir pudiendo confrontar con el PP, que es lo que nos dispara en las urnas”, concluyen.

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?