Política

La estrategia de EEUU impide a España suministrar gas a Marruecos como había prometido

Washington no ha atendido la petición de Pedro Sánchez de interceder con Argelia para la reapertura del gasoducto del Magreb. Busca aumentar las ventas en el mercado español

Buque metanero.
photo_camera Buque metanero.

El Gobierno ha tensado la relación con Argelia, uno de los principales suministradores de gas a España, tras el entendimiento con Marruecos sobre el Sáhara. Por si fuera poco, EEUU no ha atendido la solicitud de mediación que le envió Moncloa para lograr la reapertura del gaseoducto del Magreb, lo que complica su plan para suministrar gas a Marruecos.

Tal y cómo se reveló hace unas semanas en ECD, el Ejecutivo español maniobra para suministrar gas a Marruecos a través del gasoducto del Magreb, algo que Argelia no ve con buenos ojos.

Después de que Argelia decidiese no renovar el contrato con el gaseoducto del Magreb que atraviesa Marruecos para castigar al país rival, Rabat ha encontrado grandes dificultades para su abastecimiento: tiene que comprar casi la mitad de su consumo de gas en un mercado indexado en el Brent, en continua subida, y hasta este momento, sin el apoyo de España, que tiene asegurado el suministro a través de Argelia.

Destinar gas que no proceda de Argelia

Ahora, el plan del Ejecutivo español contempla destinar a Marruecos gas adquirido a Catar, Estados Unidos y otros proveedores sin tocar lo que le llega de Argelia. Pero incluso con esas precauciones, la materialización se presenta lejana en este nuevo contexto internacional.

El episodio muestra la importancia creciente que va alcanzando Argelia para España y otros países europeos, porque se tiene en cuenta que todavía queda tiempo hasta que la Unión Europea pueda disfrutar de soberanía energética.

El Gobierno argelino está cumpliendo su compromiso del pasado año de potenciar el único gasoducto que mantiene abierto con España, el Medgaz, y enviar buques metaneros a puertos españoles con gas licuado adicional para intentar cubrir la demanda.

Lograr la reapertura del Magreb

Sin embargo, hay que recordar que el gaseoducto Magreb-Europa, que une Argelia con España a través de Marruecos, con una capacidad de hasta 14 bcm, fue cerrado el pasado noviembre, precisamente porque Argelia se negaba a que su gas pasase por territorio marroquí.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes diplomáticas, el Gobierno español ha fracasado ahora en el intento de que Estados Unidos intercediera con Argelia para lograr la reapertura de la vía más segura y de mayor capacidad de suministro de gas a España.

Moncloa solicitó a la Casa Blanca que el secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, que viajó a Argelia la semana pasada, convenciera a las autoridades de aquel país para que reabrieran el gasoducto con España que atraviesa Marruecos.

 

Problemas para cumplir con Rabat

Según las fuentes consultadas por ECD, el portazo de la Casa Blanca tiene una implicación mucho más trascendental en medio de la nueva etapa de relaciones entre España y Marruecos. 

El cierre indefinido de ese gaseoducto no permitirá a Pedro Sánchez cumplir la promesa que realizó al rey Mohamed VI de suministrarle gas, en el marco del giro del Gobierno español con el reconocimiento de la soberanía marroquí del Sáhara, y tras la foto del presidente español con el monarca alauí en Rabat.

EEUU quiere vender más gas a España

Washington respondió al gabinete de Sánchez que Estados Unidos se ha propuesto vender más gas a España, y por eso no le interesa en este momento la reapertura del Magreb. 

Fuentes del sector destacan a Confidencial Digital que las importaciones de gas procedente del país norteamericano no serán suficientes para cubrir la demanda de Europa tras el veto a Rusia, además de la de Marruecos. Y la Casa Blanca ya ha advertido a Moncloa de que el suministro a la UE es ahora prioritario.

Mientras tanto, España ha disparado la compra de gas a Estados Unidos a nivel récord tras la invasión rusa de Ucrania. 

Las importaciones alcanzaron en marzo de 2022 los 16.264 GWh, según datos del gestor del sistema gasista Enagás, lo que supone un máximo histórico. La potencia norteamericana ya representa el 43,3% del aprovisionamiento nacional. Se trata de un crecimiento del 491% con respecto al mismo mes de 2021 (3.308 GWh, entonces).

Centro de distribución para la UE

Tal y cómo se contó en ECD, Washington ha identificado en la Península ibérica (España y Portugal) grandes oportunidades de desarrollo en materia de producción petrolera y de gas.

Por eso, la Casa Blanca pidió a Moncloa fortalecer estos sectores energéticos con el objetivo de, aprovechando las importaciones españolas de hidrocarburos desde Argelia, convertir a España en uno de los principales suministradores de Europa. Un escenario que reduciría la dependencia de la región de los productos provenientes de Rusia.

De ahí que la Administración Biden redoblara la presión sobre España para que se convierta en uno de los importadores más grandes del continente europeo, lo que potenciaría además su fuerza en la UE. Por lo pronto, Europa se ha propuesto reducir dos tercios las importaciones de gas ruso este mismo año para romper su relación en 2030.

Washington ha trasladado a Moncloa que EEUU se podrá convertir en uno de los mayores exportadores de gas natural licuado a través de la producción de 60 millones de toneladas anuales. Esto representa una oportunidad única para España, ya que cuenta con la red de regasificación más grande de Europa con presencia costera.

Red de regasificación de España

EEUU considera que aprovechar el puerto portugués de Sines y la red de regasificación de España proporciona a Europa opciones para lograr su independencia energética de Rusia, un factor que resulta también clave ahora para la Administración norteamericana.

La gran baza de España es que cuenta con media docena de plantas regasificadoras capaces de almacenar y exportar gran cantidad de gas natural licuado procedente de buques metaneros. Ahora necesita nuevos gasoductos para exportar la mercancía al resto de socios del Norte y Centroeuropa.

Uno de ellos es el proyecto Midcat, entre España y Francia a través del Pirineo catalán. El Gobierno francés se ha resistido hasta ahora, pero también la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se mostraba reticente incluso en fecha reciente, en plena crisis con Rusia.

“Cuello de botella en los Pirineos”

Esta es otra desventaja de España para conseguir que Argelia reabra el gasoducto más importante: “Su cuello de botella en los Pirineos”, destacan a ECD fuentes del sector. 

Pese a que posee la mayor capacidad de regasificación de Europa y el gas de Argelia, no puede trasladar esta fuente de energía al resto de la UE por el tiempo perdido con el proyecto del gasoducto del Midcat, destinado a unir España con Francia a través del Pirineo catalán.

La resistencia de Francia y la hostilidad tradicional del Gobierno español a relanzar este gasoducto ha hecho perder años, pese a que los expertos consideran que su viabilidad está garantizada no sólo por la necesidad de no depender de Rusia, sino porque también puede también servir para trasladar en un futuro próximo el llamado “hidrógeno verde”.

Suministrar el gas a Europa por Italia

En medio del giro de España sobre el Sáhara, Argelia se sabe un país clave para el abastecimiento energético de la UE tras el veto al gas ruso, pero la Península Ibérica no es su única vía de entrada. Su gasoducto con Italia, el Transmed, tiene el triple de capacidad que el Medgaz, que es el único que mantiene abierto con España.

Argelia acaba de elegir precisamente a Italia como socio preferente en el sur de Europa, tal y como se adelantó hace varias semanas en ECD, para hacer llegar su gas al norte y centro de la UE como alternativa al de Moscú.

Italia tiene más necesidad que España, dado el peso del gas ruso en el consumo italiano, y además su gasoducto con Argelia es muy superior. El Transmed que une Italia con Argelia tiene una capacidad de hasta 32 bcm (32.000 millones de metros cúbicos), mientras que el que une Orán con Almería, el Medgaz, es de 8 bcm aunque está siendo potenciado a un máximo de 10,7.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, viajó el pasado lunes a Argel con el objetivo de firmar un nuevo acuerdo de compra adicional de gas -bombeado a través del gasoducto Transmed- para reducir su dependencia energética de Rusia, de donde importa el 40% del hidrocarburo que consume, a diferencia de España, que solo depende en un 7,7% del país de Putin.

Argelia sube el precio del gas a España

Esta visita se produjo, además, pocos días después de que la empresa estatal argelina Sonatrach confirmara que encarecerá los precios del suministro a España, pero los mantendrá al resto de países. 

La compañía, socia de Naturgy en la gestión del gasoducto Medgaz, por el que se producen las inyecciones de gas argelino hasta territorio nacional, negocia desde hace meses una actualización de las condiciones económicas.

En ámbitos diplomáticos no se pasa tampoco por alto ahora que el presidente italiano, Sergio Mattarella, realizó esta declaración el pasado mes de noviembre: “La solución en el Sáhara debe tener en cuenta los derechos del pueblo saharaui”. Y esa posición no ha variado a día de hoy a diferencia de la de EEUU, Alemania y España.

Zelenski pide a la ONU definir "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?