Elecciones autonómicas: la participación crece un 4% en Galicia pero baja en el País Vasco

Lugo, donde se sitúa el brote de la comarca de A Mariña, la provincia donde menos sube. El mayor descenso de Euskadi se produce en Guipúzcoa, con el foco de Ordicia

Voto en un colegio electoral de Álava.

El coronavirus no está teniendo un impacto que se pueda percibir como homogéneo en las elecciones autonómicas del País Vasco y Galicia. Los brotes recientes en ambas comunidades provocó el temor a que la participación se retrajera notablemente.

Sin embargo, los primeros datos de participación hasta las 12:00 no indican una evolución similar en las dos autonomías.

En Galicia la participación por la mañana ha crecido sensiblemente. A mediodía había votado algo más del 19% del electorado, más de cuatro puntos por encima del dato de 2016, que fue del 15,01%.

Más votantes en un foco de coronavirus

En el municipio lucense de Burela, uno de los más afectados por el brote actual de coronavirus y que tiene a vecinos a los que se les ha prohibido votar, al menos hasta las 12:00 esta circunstancia no había hecho mella en los electores: de hecho, la participación ha crecido del 13,1% de hace cuatro años al 15,75% de este 12-J.

Eso sí, la provincia de Lugo en la que se sitúa Burela y la comarca de A Mariña es la que menor crecimiento de participación ha experimentado, y queda como la provincia con menos participación.

En la provincia de Orense crece del 18,24% al 21,49%; en La Coruña, desde el 14,7%  al 18,71%; en Pontevedra sube cinco puntos y medio, del 14,21% al 19,8%; y Lugo, que registró un 15,2% (por delante de Pontevedra y La Coruña hace cuatro años), se queda en último lugar, con el 18,14%.

En Vigo, la ciudad más poblada de Galicia (y donde Feijóo ganó en 2016, seguido de En Marea), el porcentaje de voto hasta las 12:00 había crecido casi en seis puntos, del 13,78% al 19,57%.

Caída pronunciada en Guipúzcoa

El repunte de un 4% de la participación en Galicia contrasta con la ligera caída que se ha registrado en el País Vasco. Hasta las 12:00 habían votado el 14,14% de los vascos llamados a las urnas, lo que supone un descenso del 1,2% respecto al 15,4% que hubo hace cuatro años.

Guipúzcoa es el territorio con mayor participación, con el 15,48%, pero al mismo tiempo es en el que más desciende, ya que en 2016 fue del 17,53% a mediodía; es decir, dos puntos menos.

En este caso, Guipúzcoa cuenta con un foco de coronavirus en Ordicia que -como en Burela y su comarca- ha obligado a confinar a algunas personas que no van a poder votar, y otras lo tendrían que hacer con medidas extraordinarias de seguridad.

En Vizcaya habían votado el 13,49% de los electores, un 1,02% menos que en 2016, mientras que en Álava apenas ha caído un 0,41% hasta el 13,51%. Cabe señalar en este caso que tradicionalmente Guipúzcoa es el territorio histórico del País Vasco con mayor porcentaje de votantes nacionalistas, y Álava el menor.

También hay que tener en cuenta que buena parte del País Vasco ha despertado este domingo electoral con lluvias, lo que también puede tener efecto en el momento del día en que se concentra más el voto.

A todo ello habría que añadir que el voto por correo se ha disparado en estas elecciones autonómicas: ha crecido un 130% en el País Vasco y casi un 80% en Galicia. Ambas subidas podrían estar vinculadas al miedo a acercarse presencialmente a las urnas, y también a que estas elecciones se celebran en julio, en pleno verano, y no en octubre como las de 2016.