Política

Está bien visto en Moncloa

Este es el hombre elegido por el nuevo presidente de la Generalitat para negociar con Madrid

Santi Vila ha sido el único consejero, además de Neus Munté, que entró con Artur Mas en 2012 y ahora repite con Puigdemont. Mantiene línea directa con la ministra Ana Pastor

Santi Vila.
photo_camera Santi Vila.

El nuevo Gobierno de Carles Puigdemont está repartido en tres grandes áreas. Oriol Junqueras, presidente de ERC, será el único vicepresidente y asumirá la titularidad de Economía y Hacienda. Munté repetirá como portavoz y se encargará de Presidencia; y Raül Romeva completa el tercer pilar como consejero de Exteriores.

La mayoría de miembros del Gobierno son debutantes, conformando un Ejecutivo con poca experiencia. Solo Neus Munté, consejera de Presidencia, y Santi Vila, que pasa de Territorio a Cultura, repiten respecto al equipo que Mas diseñó en 2012.

También continúan en el Ejecutivo Jordi Jané (Interior), y Meritxell Borràs (Gobernación) que apenas habían tenido tiempo de amoldarse a sus carteras: ambos asumieron el cargo en julio, cuando Unió rompió con Convergència y abandonó el Gobierno.

Acercamiento discreto al nuevo Gobierno

El nuevo presidente de la Generalitat respondió este lunes de forma irónica a Mariano Rajoy, quien afirmó que el Estado está ahora más fuerte y unido para responder al desafío separatista.

“Rajoy es un presidente en funciones que hace declaraciones en funciones”. En esta línea, declaró que no le “interesa un proyecto que se acaba”, sino “el que tenga que venir si es que tiene que venir alguno”.

Sin embargo, fuentes políticas catalanas explican a El Confidencial Digital que el plan de Puigdemont es el de iniciar un acercamiento discreto al nuevo Gobierno de España, cuando esté conformado en los próximos meses.

“Los primeros cruces de acusaciones de estos días son pura escenificación”, explican. Más adelante, Puigdemont tiene claro que solo tiene dos opciones: el choque o el diálogo. En ese segundo estadio es donde el nuevo presidente se ha asegurado tener a un interlocutor fluido con el Ejecutivo central.

Será el enlace de la Generalitat con Madrid

En ese trabajo de aproximación al gabinete de Mariano Rajoy, de momento, y al del nuevo inquilino de La Moncloa después, Puigdemont cuenta con uno de los hombres que llegó a considerarse como consejero traidor” de Artur Mas.

En el equipo de Puigdemont se tiene en cuenta que, desde la ruptura de CiU el pasado verano, en el anterior gobierno de Artur solo Santi Vila mantiene buenas relaciones con el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

La disparidad de discursos dentro del Govern sobre el referéndum independentista la inició el entonces consejero de Territorio y Sostenibilidad, quien ya había asegurado tiempo atrás en privado, que el Gobierno de Mas no podía “sacar las urnas a la calle” si el Estado no daba el visto bueno a la consulta.

 

Tal y como se informó en estas páginas, Moncloa llegó a tener interlocución directa con el propio Santiago Vila, pero también con Joana Ortega y Ramón Espadaler. Estos dos últimos, al pertenecer a Unió, tuvieron que abandonar su cargo, por lo que ahora solo quedaba el recién nombrado conseller de Cultura.

La relación es especialmente estrecha con Ana Pastor. Vila concretó esa sintonía en acuerdos muy beneficiosos para la Generalitat, y también en una amistad entre ambos, tal y como se demostró con la presencia en 2014 de la ministra en la boda del consejero.  


El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?