Política

“Las encuestas son tan buenas que no nos atrevemos ni a decirlas en voz alta”. La cúpula del PP tiene datos que apuntan a una “gran victoria” en las autonómicas

Las encuestas internas que maneja el Partido Popular muestran unos resultados tan optimistas para las próximas elecciones autonómicas que en Génova han preferido optar por la cautela.

Según fuentes de la cúpula del Partido Popular consultadas por El Confidencial Digital, los ‘populares’ esperan una redefinición del mapa autonómico, con predominio del color “azul” del PP. “Las encuestas son tan buenas que no nos atrevemos ni a decirlas en voz alta”, señalan las mismas fuentes, que indican, asimismo, que la actual postura de los dirigentes del PP consiste en redoblar la cautela y seguir trabajando en la misma línea, un discurso “economicista” y “de gestión”, “porque, quien está en la cola del paro no pide valores, sino que la situación se arregle”. La única comunidad autónoma donde los ‘populares’ confiesan experimentar dificultades es en Asturias, donde el veterano Ovidio Sánchez no remonta. En Baleares, sin embargo, pese a las dificultades que ha atravesado el partido, se baraja una victoria contundente, como se espera en Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana, comunidades en las que el PSOE puede llegar a mínimos históricos.

En Aragón, la rama autonómica del PP, presidida por Luisa Fernanda Rudi, sube en intención de voto, pero de momento no alcanza para desbancar al PSOE del poder, ni siquiera en coalición con el Partido Aragonés. Según las fuentes consultadas, no hay expectativas ciertas de que el PP logre subir lo suficiente en las encuestas como para presentarse a las autonómicas con esperanzas ciertas de ganarlas.

En Cataluña, primera convocatoria electoral, el PP trabaja con la hipótesis de un electorado de CiU muy movilizado. CiU recibiría, además, una muy importante fuga de votos del PSC. Con Alicia Sánchez Camacho, los ‘populares’ creen haber normalizado su presencia política en Cataluña y aspiran a repetir su mejor plusmarca en unas autonómicas, a la espera de que sus votos le sean necesarios a CiU para ocupar la presidencia de la Generalitat, movimiento que a su vez podría tener repercusiones en Madrid.

En Andalucía, el PP considera que no va a llegar a tener votos suficientes para sacar al PSOE del poder, pero el PP de Andalucía aumentará aún más su peso dentro del partido, y se han de ganar muchas capitales de provincia.

Es en Castilla La Mancha, sin embargo, donde el PP busca dar el mayor golpe simbólico, al quitar al PSOE un feudo histórico. Los ‘populares’ encuentran su mayor dificultad en esta comunidad autónoma en el hecho de que el Ejecutivo dirigido por Barreda cambió por ley el sistema electoral castellano-manchego, de modo que el PP puede ganar por votos pero perder por escaños, según la nueva distribución de escaños por provincias.

 

Suecia y Finlandia se convierten en miembros de la OTAN

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes