Política

El equipo de Pedro Sánchez se harta de las meteduras de pata de los ministros de Podemos

Han acaparado las televisiones y han provocado tres crisis: las críticas de Pablo Iglesias a los jueces, el desplante de Irene Montero a la reina y la afirmación de Alberto Garzón situando a la Fiscalía en el “entramado del Gobierno”

Los miembros del nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, antes de comenzar la primera reunión del Consejo de Ministros.
photo_cameraLos miembros del nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, antes de comenzar la primera reunión del Consejo de Ministros.

El equipo más próximo a Pedro Sánchez pierde la paciencia con Podemos. Además de acaparar las televisiones durante la primera semana de Gobierno -algo con lo que se ya contaba en La Moncloa porque los de Pablo Iglesias buscan visibilidad en los medios-, acusan a los ministros del partido morado de provocar tres crisis al Ejecutivo.

En el entorno de Sánchez se mostraban “satisfechos”, a principios de la semana pasada, con la estrategia de comunicación desplegada para la presentación del nuevo Gobierno de coalición.

Destacaban que el presidente había logrado todo el protagonismo mediático con una estudiada filtración de las carteras y una buena selección de las comparecencias públicas.

Moncloa, inquieta por las “meteduras de pata”

En cambio, solo dos días después, altos cargos La Moncloa comenzaron a “llevarse las manos a la cabeza”. El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, provocó el primer encontronazo entre el Poder Judicial y el Ejecutivo.

“Muchos tribunales europeos han quitado la razón a nuestros jueces. Eso es una humillación”, afirmó Pablo Iglesias en una entrevista con Vicente Vallés en el informativo de prime time de Antena 3, criticando la actuación de la justicia española ante el ‘procés’.

Es sólo el principio de una semana en la que Moncloa estaba informada de que todos los ministros de Podemos, a excepción del titular de Universidades, Manuel Castells, tenían programada en su agenda la asistencia a un programa de televisión.

Han provocado tres broncas en sólo cinco días

No podemos ir a bronca por día. Es insostenible para cualquier Gobierno”, lamenta a Confidencial Digital un alto cargo de La Moncloa.

Recuerdan que, tras el escándalo provocado por Iglesias, la polémica volvió a saltar al día siguiente. La ministra de Igualdad, Irene Montero, se ausentó de un acto con la reina Letizia sobre violencia de género. Precisamente para ir a una televisión.

Se envió en su lugar al ministro de Sanidad, Salvador Illa. El acto, el primero de la reina fuera de Zarzuela tras la formación del nuevo Ejecutivo, era una reunión sobre violencia de género, competencia que le corresponde a la ministra de Igualdad.

El Gobierno excusó su ausencia “por motivos de agenda”. Sin embargo, después se pudo ver a Montero en una entrevista en el programa ‘Al rojo vivo’ junto a Antonio García Ferreras. En la entrevista, ella negó que hubiera dado plantón a Letizia: “Es el perfecto ejemplo de polémica innecesaria. Eso es agenda de, intuyo, cuando el Gobierno estaba en funciones. Es una agenda de cuando no existía el ministerio. Entonces, es que no hay polémica...”, justificó Irene Montero.

“Contábamos con que los ministros de Podemos serían reclamados por las cadenas, por la novedad que suponen en esos cargos, y porque a ellos también les interesa buscar visibilidad en los medios. Pero tienen que aprender que, cuando hablan ahora, lo hacen en nombre del Gobierno de España, no como líderes de Podemos, ni como tertulianos”, se quejan en el equipo de Pedro Sánchez.

Por si esto fuera poco, la primera semana de Gobierno se cerró el pasado domingo con otra sonada “metedura de pata”, cuando el ministro de Consumo, Alberto Garzón, situó a la Fiscalía General del Estado como parte del “entramado” del Gobierno.

“La Fiscalía depende jerárquicamente del Ministerio de Vicepresidencia del Gobierno, aunque es autónoma, es decir, el nombramiento es propuesto por el Gobierno. De hecho, por eso no hay nada ilegal en lo que se está haciendo, y después tiene autonomía para poder defender”, señaló Garzón en ‘El Objetivo’ de La Sexta en referencia a la propuesta de designación de la ex ministra de Justicia, Dolores Delgado, como fiscal general.

Una declaración que, a juicio de un alto cargo de La Moncloa, “responde quizá a la inexperiencia”, y concluye que en ese caso, más si cabe, debería primar la “prudencia”.

Contra dos instituciones del Estado

En Presidencia no pasan tampoco por alto que las “meteduras de pata” de los ministros de Podemos han provocado un choque con dos importantes instituciones del Estado: la judicatura y la Jefatura del Estado.

Hay que recordar que Pedro Sánchez se había propuesto recomponer la relación con Zarzuela tras las críticas recibidas por no defender al rey frente a los ataques de ERC y Bildu durante la sesión de investidura.

En el equipo del presidente citan también que las críticas de Pablo Iglesias a la actuación de la justicia española ante el proceso independentista en Cataluña provocaron la difusión de una insólita declaración institucional, por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en la que le pidió “responsabilidad institucional”.

Horas después, el Gobierno tuvo que salir a responder al CGPJ y, sin citar expresamente a Iglesias, reivindicó la “libertad de expresión” y reclamó la renovación de la cúpula del gobierno de los jueces.

En el equipo del presidente recuerdan que no es el primer choque que se produce entre un Gobierno y los jueces, pero sí reconocen que “nunca había llegado tan pronto, apenas 48 horas después de tomar posesión el nuevo Ejecutivo”.

Con todo, enmarcan la reacción del CGPJ en el hecho de que fuera un vicepresidente del Gobierno (el vicepresidente segundo) el que, en su tercer día en el cargo, criticara la actuación de la justicia española en el ‘procés’.

La declaración de Alberto Garzón en laSexta provocó el segundo encontronazo entre juristas y el Gobierno de Pedro Sánchez en apenas cinco días.

La Unión Progresista de Fiscales (UPF) emitió este lunes un comunicado en el que mostró su “indignación y sorpresa” ante el desconocimiento de la autonomía orgánica y funcional del ministerio fiscal” por parte de Garzón. Y le exigieron, además, “respeto”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?