Política

La familia Primo de Rivera frustra un plan de Moncloa para una exhumación televisada ‘a lo Franco’ en vísperas de las generales

Los descendientes del fundador de La Falange han planteado al Gobierno un traslado rápido de los restos y en la más estricta intimidad

Restos de Franco. Foto: EFE
photo_camera Restos de Franco. Foto: EFE

La familia de José Antonio Primo de Rivera ha pedido exhumar sus restos del Valle de los Caídos. Han justificado el traslado del cuerpo argumentando que la Basílica va a dejar de ser un lugar de enterramiento católico. Sin embargo, hay otra razón de fondo que explica esta rápida maniobra: impedir un plan de Moncloa para una exhumación ‘a lo Franco’.

Una vez que el Gobierno (entonces monocolor del PSOE) sacó del Valle de los Caídos los restos mortales de Francisco Franco, en octubre de 2019, su siguiente compromiso en materia de “Memoria Histórica” fue potenciar los trabajos de localización de fosas y excavación para identificar y exhumar a fallecidos en la Guerra Civil y en la represión posterior a la contienda que llevó a cabo la dictadura.

La ley de Memoria Democrática modifica el estatuto del Valle de los Caídos, una obra –se dijo- “faraónica” impulsada y ejecutada durante el franquismo “para exaltar la dictadura” y acoger los restos de víctimas de la Guerra Civil, “que ahora pasa a denominarse Valle de Cuelgamuros y queda resignificado como un lugar de memoria democrática”.

La exhumación de José Antonio

El Ejecutivo de Sánchez tuvo que incluir en la nueva norma un punto específico para la exhumación de José Antonio, ya que con el texto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero la cuestión no era sencilla: al contrario de lo que sucedía con Franco, el fundador de Falange sí es “víctima” de la Guerra Civil.

Por lo tanto, su caso resultaba legalmente más complicado. De hecho, la intención original no era sacar a José Antonio Primo de Rivera del Valle de los Caídos, sino reubicarlo en un lugar “no preeminente”, lejos del altar de la Basílica.

Frustrar un plan de Moncloa

Ahora, según ha podido confirmar Confidencial Digital en el entorno de la familia Primo de Rivera, los descendientes del fundador de Falange han movido ficha para impedir una exhumación ‘a lo Franco’, televisada, y en vísperas de las generales.

La familia había recibido información de que Moncloa había comenzado a confeccionar para los restos de Primo de Rivera un plan similar al que llevó a cabo con Francisco Franco, o cuando menos darle relevancia pública. Es decir: cobertura mediática.

Los Primo de Rivera aseguran que no están dispuestos a regalar este “show televisado” a Pedro Sánchez, que pretende “enfrentar a los españoles en pleno año electoral”.

Una exhumación televisada

Hay que destacar que el traslado de los restos del dictador fue seguido por medios de todo el mundo, tanto en el punto de partida (Valle de los Caídos) como en el de llegada (cementerio de Mingorrubio). Hay que recordar que la retransmisión tuvo lugar el 24 de octubre de 2019, apenas unas semanas antes de las elecciones generales del 10 de noviembre, y la emisión supuso uno de los grandes despliegues de la televisión española, en particular la pública.

 

TVE utilizó 22 cámaras para emitir el momento en el que salió el féretro de la basílica, que fue portado a hombros por los familiares del dictador, hasta el despegue del helicóptero con destino al cementerio de Mingorrubio, en El Pardo.

La cadena pública ofreció la señal institucional al resto de medios. Este acontecimiento fue el contenido principal de los programas de las diferentes cadenas durante varios días. Solo el entierro se llevó a cabo en la más estricta intimidad familiar.

Bajo la supervisión de Bolaños

Hay que recordar que fue la primera ocasión en la que se expuso a los focos el ahora ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, que acaba de impulsar la Ley de Memoria Democrática con la que se iba a proceder al traslado de los restos de José Antonio.

Si bien el expediente de exhumación lo tramitó el Ministerio de Justicia, concretamente la subsecretaria Cristina Latorre, por encargo de la entonces ministra Dolores Delgado, la ex vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y Bolaños se encargaron en persona de pilotar y supervisar todo el proceso, así como de mantener interlocución directa con los descendientes de Franco y con otros actores implicados en la exhumación.

Es más, Bolaños tuvo un gran protagonismo en televisión el día que se abrió la tumba de Franco, el 24 de octubre de 2019, ya que él, la ex ministra Delgado, y el entonces subsecretario de Presidencia, Antonio J. Hidalgo, fueron los tres representantes del Gobierno que asistieron a la exhumación de los restos mortales del dictador.

Bolaños viajó incluso en el helicóptero que trasladó a Mingorrubio el féretro de Francisco Franco, que no perdió de vista en ningún momento.

En vísperas de las generales

En el entorno de Pedro Sánchez no se esconde la oportunidad política que volvía a suponer ahora una medida de este tipo, tan simbólica y potencialmente movilizadora para la izquierda, a las puertas de un año electoral.

El traslado de Primo de Rivera vendría a cumplir con lo prometido y tantas veces retrasado desde que el mismo Sánchez anunciase que Franco estaría fuera del Valle de los Caídos solo dos semanas después de llegar a Moncloa, en junio de 2018.

Más tarde, cuando se aprobó el decreto que permitía la exhumación (una modificación a la ley de memoria histórica que especificaba que solo los fallecidos durante la guerra civil podrían estar enterrados en el Valle de los Caídos), Carmen Calvo señaló que el traslado de los restos se llevaría a cabo pocos meses después, aunque la operación se alargó más de un año.

En el Ejecutivo tuvieron que reconocer entonces que habían “pecado de optimismo” en todo este proceso, que se habían equivocado al anunciar fechas para la exhumación y que no contaban con la “estrategia obstruccionista” de los nietos de Franco.

Gales 0-3 Inglaterra
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Gales eliminada y Bale lesionado
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?