Política

Fractura en Ciudadanos. Inés Arrimadas ha perdido el control del partido

Los ‘críticos’ Begoña Villacís, Juan Marín, Francisco Igea, Toni Cantó… han comunicado que no cuenten con ellos en la estrategia de acercamiento al PSOE

Inés Arrimadas, en una reunión de Ciudadanos (Foto: Flickr Ciudadanos).
photo_camera Inés Arrimadas, en una reunión de Ciudadanos (Foto: Flickr Ciudadanos).

Inés Arrimadas decidió hace unas semanas, casi de forma unilateral según sus propios compañeros de partido, ejecutar un arriesgado movimiento para tratar de conservar con vida el proyecto político de Ciudadanos. Un giro que le llevó a mantener negociaciones en secreto al más alto nivel con el PSOE para remover los gobiernos de PP y Cs.

El plan era movilizarse antes de que el partido de Pablo Casado culminase las “opas hostiles” a Ciudadanos, aprovechando los diferentes gobiernos de coalición en Madrid, Murcia, Andalucía y Castilla y León.

El órdago de Arrimadas, que iba dirigido tanto al PP como a algunos de los “críticos” que la rodean en Cs, empezó a tomar forma en la reunión que la cúpula del partido naranja celebró el día después de la debacle de las elecciones catalanas del 14 de febrero.

La líder de Ciudadanos decidió, con un reducido núcleo de poder en Cs representado por Carlos Cuadrado y José María Espejo, resituar al partido en el centro político, rompiendo así de nuevo con la apuesta estratégica de Albert Rivera de sustituir al PP como partido hegemónico de la derecha.

Rechazo a un acercamiento al PSOE

El líder de Ciudadanos en la Comunidad valenciana, Toni Cantó, fue el primer dirigente destacado que mostró en público su rechazo a la moción de censura en Murcia y lamentó que, como miembro de la Ejecutiva, no se le hubiera comunicado. Ha pedido una reunión urgente de la dirección.

Pero otros dirigentes como la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, y los vicepresidentes de la Junta de Andalucía y de Castilla y León, Juan Marín y Francisco Igea, respectivamente, también se han apresurado a defender sus respectivas coaliciones de gobierno.

Precisamente, otro de los motivos de fricción de Arrimadas con algunos cargos territoriales es que no estén mostrando un mayor “perfil propio” respecto al PP, llegando incluso a abrir la puerta a concurrir bajo unas mismas siglas.

Fuentes internas de Ciudadanos admiten a Confidencial Digital que Inés Arrimadas asume que “ha perdido el control del partido”, lo que queda evidenciado en que algunos de los líderes territoriales más importantes se han embarcado en un “sálvese quien pueda”, desmarcándose del giro del partido hacia una política de pactos con el PSOE, que les pueda cerrar puertas en un futuro y dejar fuera de la política ante un previsible hundimiento de Cs. 

“Inés se ha quedado con sus diez diputados en el Congreso (y no todos)... y poco más”, resume a ECD un cargo destacado de la formación naranja.

 

El PSOE anima a Cs a romper con el PP

En ese contexto, el PSOE está animando a Cs a romper las alianzas con el PP y Vox en las comunidades autónomas y a pactar con ellos. Defiende que debe recuperar el “nuevo espacio” de centro derecha que se ha abierto después del terremoto político que ha supuesto la moción del PSOE y Cs para desbancar del poder a los populares en Murcia.

Considera que el nuevo escenario de pactos, con la caída del Gobierno de Madrid, abre una oportunidad para que Ciudadanos se replantee qué papel desempeñar en el tablero político y alude a la debacle del partido en las últimas elecciones catalanas, en las que perdió 30 de los 36 diputados que obtuvo en 2017, pasando de primera fuerza a séptima:

“Es la oportunidad y el momento de replantearse cuál debe ser el papel de Ciudadanos, si no quiere ser engullido como le ha pasado en Cataluña”, insisten fuentes del Ejecutivo.

Según la tesis del Gobierno, el líder del PP, Pablo Casado, ha estado “permanentemente escorándose” a las tesis de la ultraderecha, con la que gobierna algunas comunidades autónomas, por lo que ha abandonado un espacio político que Arrimadas puede aprovechar.

El PIB sube un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos de lo esperado

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes