Política

Ha publicado un documento con 37 reformas

La fundación de Felipe González propone que se auditen los programas electorales para ver si son viables económicamente

Reclama que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal revise las propuestas de los partidos antes de los comicios

Felipe González y Pedro Sánchez.
photo_cameraFelipe González y Pedro Sánchez.

La llegada del PSOE al Gobierno de España, de forma inesperada a través de una moción de censura, ha coincidido con la elaboración de un documento con 37 propuestas de reforma de la Fundación Felipe González que preside el ex presidente socialista.

La Fundación Felipe González inició su actividad hace algo más de un año, en marzo de 2017, con la idea de gestionar el archivo documental de quien fue presidente del Gobierno durante 14 años y también con el objetivo de organizar debates y proyectos sobre política y otros asuntos.

A principios de 2018 la fundación organizó once grupos de trabajo por temas, coordinados por un experto en cada asunto, y cada uno de esos grupos reunió a decenas hasta sumar varios centenares de participantes que aportaron ideas sobre pequeños cambios útiles que se podrían aplicar en España.

El resultado es el informe “La revolución de las pequeñas cosas: pequeñas palancas o el intento de provocar cambios útiles”, que recoge 37 ideas o “pequeñas palancas” principalmente sectoriales, que supondrían “cambios simples, útiles, factibles y necesarios” y que podrían suscitar un amplísimo consenso para ponerse en marcha.

El proyecto de la Fundación Felipe González huye explícitamente de los grandes debates que centran la atención social, desde la reforma constitucional a las pensiones pasando por la educación. Y, además, asegura que no pretende ser un programa electoral ni un catálogo de reformas, sino una serie de ideas para incitar al debate y para realizar cambios concretos.

Objetivo: acabar con propuestas “irrealizables”

El documento incluye una propuesta que afectaría a los partidos políticos, y especialmente en cada campaña electoral. Se trata de garantizar la “coherencia económica de los programas electorales”: es decir, que antes de las elecciones se compruebe “la viabilidad normativa, competencial, fiscal y presupuestaria de las promesas electorales a través de un sistema de auditoría llevado a cabo por una entidad independiente y con competencia técnica acreditada”.

La crítica hacia la viabilidad económica del programa electoral se ha hecho habitual en el debate político en los últimos años. Quien más dardos ha recibido en este sentido ha sido Podemos, cuyas propuestas novedosas, rompedoras -como la renta básica universal- y de alto coste llevaron a sus rivales a criticar su programa como imposible de llevar a la práctica.

La propuesta recogida ahora por la Fundación Felipe González comienza por constatar que “hasta ahora han sido los partidos políticos los encargados de elaborar el programa electoral sin que nadie se pronunciara sobre su viabilidad y coherencia”. De ahí que proponga que los electores puedan valorar esos programas “conociendo el montante económico, el origen financiero y, en su caso, las medidas que no podrán seguir financiándose”.

¿Y quién se encargaría de auditar, de evaluar los programas con que PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y el resto de partidos políticos se presentan a las elecciones? La opción planteada en este informe es la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).

Una tabla para que los votantes puedan comparar

La AIReF es un organismo creado en 2013 para desarrollar el principio constitucional de la estabilidad presupuestaria. Es independiente del Gobierno de España, y de hecho suele dirigir críticas contundentes contra las desviaciones del déficit del Estado y de las comunidades autónomas.

Pues bien: la idea que ahora lanza la Fundación Felipe González es que este organismo cree una nueva división en su estructura o amplíe las funciones de la actual División de Análisis Presupuestario. En ambos casos, el objetivo sería que se encargara de estudiar y realizar informes sobre la viabilidad de las propuestas económicas de los partidos políticos.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal presentaría sus conclusiones de forma que los votantes pudieran comparar de forma sencilla el coste y realismo de cada programa electoral: por ejemplo, mediante una tablar.

“La medida serviría para desanimarles [a los partidos] de formular propuestas demagógicas o irrealizables”, apunta el documento de la fundación que preside Felipe González, y “ayudaría a los votantes a valorar la coherencia de cada partido y la congruencia entre promesas y actuaciones finales”.

Además, considera que animaría a los partidos a reforzar sus áreas económicas con personal de prestigio para que ellos mismos realicen evaluaciones internas que les sirvan para después presentarse con garantías de conseguir buena nota de ese “examinador” externo, la AIReF.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo