Política

Ante el próximo cambio en el gobierno comunitario

El lobby gibraltareño consiguió que Bruselas no retrasara la visita de los inspectores

España pidió que fiscalizaran la frontera una vez iniciadas las obras que ampliará el número de carriles de entrada a la colonia a tres, y los de salida a cuatro

Colas a la salida de Gibraltar.
photo_cameraColas a la salida de Gibraltar.

Gibraltar se ha apuntado una pequeña victoria en la batalla diplomática. Los inspectores europeos visitaron este miércoles la frontera con La Línea de la Concepción pese a que el gobierno español solicitó que esperara a que se iniciaran las obras que ampliarán los carriles de entrada y salida al Peñón.

Esas obras, a las que obligó la propia Comisión Europea a España tras su anterior visita a la Verja en septiembre pasado para investigar el contrabando de tabaco en la frontera, está previsto que se inicien a finales de este mismo mes. La frontera pasará de tener tres carriles de salida de Gibraltar a cuatro, y de dos carriles de entrada, a tres. Además, serán más anchos.

Sin embargo, Bruselas ha hecho caso omiso a la petición del gobierno español y realizó este miércoles la fiscalización de la frontera. Fuentes del ejecutivo aseguran que “queríamos demostrarle a los inspectores que cumplimos con sus recomendaciones. Queríamos que vieran las obras en marcha. Sólo tenían que haber retrasado la visita unas semanas”, explican estas fuentes.

Pero la presión del fuerte lobby gibraltareño ha surtido efecto. Representados en Bruselas por el europarlamentario británico Graham Watson, escocés, el grupo de presión ha logrado adelantar esa visita al miércoles 2 de julio. El escocés ha propiciado numerosas reuniones del gobierno gibraltareño con el actual ejecutivo comunitario.

Watson es el líder de los liberales europeos, tercera fuerza de la Eurocámara, y no ha perdido nunca una oportunidad para criticar a España. Es el parlamentario que aseguró en octubre de 2013 que “no tendría ningún problema con una Cataluña independiente dentro de la Unión Europea”. Justo en ese momento se debatía sobre si la Unión Europea aceptaría una posible secesión de la región española.

Poco después, Watson aseguró en la prensa inglesa que el premier británico, David Cameron, torpedeó la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de 2020 debido a las colas indiscriminadas que, en su opinión, forzaba España en la frontera.

Cambio de gobierno

El trasfondo de la disputa sobre la fecha de la visita es algo más que unas semanas de diferencia. El gobierno español sigue pensando que acabar con el contrabando de tabaco en la zona es vital para España, que pierde más de 1.000 millones de euros de ingresos, mientras que Gibraltar obtiene ingresos suficientes para sufragar su presupuesto de sanidad y educación de un año.

En esa pelea, Gibraltar sigue sin tomar medidas realmente efectivas, burlando las recomendaciones de Bruselas. Por eso, piensan en el gobierno español, Gibraltar quería esta visita cuanto antes. La razón es que el próximo 16 de julio se va a decidir en una reunión en Bruselas los nombres de los nuevos comisarios europeos. Y en octubre tienen que estar ya en su despacho sentados los nuevos gobernantes de la Comisión.

De acuerdo con lo anunciado este miércoles por los inspectores, ahora tienen alrededor de dos meses para emitir un nuevo informe con las conclusiones y las recomendaciones a los dos gobiernos tras la visita de esta semana. Por lo tanto, el nuevo informe estará controlado todavía por el gobierno de la Comisión actual.   

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?