Política

El Gobierno aprueba la sucesión de un título franquista que iba a suprimir

Justicia ha autorizado la renovación del Marquesado de Kindelán, otorgado en 1961

Alfredo Kindelán.
photo_cameraAlfredo Kindelán.

El proyecto de exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos fue sólo el primer paso de una serie de anuncios que el Gobierno de Pedro Sánchez lanzó en sus primeros compases en el poder.

Sus reformas en el ámbito de la memoria histórica pretendían ir más allá: un plan para abrir fosas comunes de la Guerra Civil y recuperar restos de fusilados, replanteamiento de la legalidad de entidades como la Fundación Nacional Francisco Franco... incluso puso en duda mantener el Ducado de Franco, que ha heredado Carmen Martínez-Bordiú de su madre Carmen Polo.

Pese a esa actitud crítica hacia los títulos nobiliarios relacionados con el franquismo -aunque el Ducado de Franco lo instituyó Juan Carlos I, precisamente a la muerte del dictador-, el Gobierno de Pedro Sánchez ha adoptado medidas para garantizar la renovación en una de estas dignidades, tal y como ha podido comprobar Confidencial Digital.

Dolores Delgado forma la Real Carta de Sucesión

“De conformidad con lo previsto en el Real Decreto de 27 de mayo de 1912, este Ministerio, en nombre de S.M. el Rey, ha tenido a bien disponer que, previo pago del impuesto correspondiente, se expida, sin perjuicio de tercero de mejor derecho, Real Carta de Sucesión en el título de Marqués de Kindelán a favor de doña María Kindelán Cuéllar, por fallecimiento de su padre, don Alfredo Kindelán y Camp”.

El Boletín Oficial del Estado de este lunes 4 de febrero publicó la “Orden JUS/222/2019, de 14 de febrero, por la que se manda expedir, sin perjuicio de tercero de mejor derecho, Real Carta de Sucesión en el título de Marqués de Kindelán a favor de doña María Kindelán Cuéllar”.

Dicha orden viene firmada por la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que tiene la competencia sobre cualquier asunto relacionado con los títulos nobiliarios. De esta forma, Delgado mantiene en vigor el marquesado que Franco creó para Alfredo Kindelán, quien fue el encargado de controlar la Aviación del bando sublevado durante la Guerra Civil.

Títulos nobiliarios franquistas

El Gobierno de Pedro Sánchez, que ha puesto fin a su etapa al adelantar las elecciones generales al 28 de abril, manifestó su intención de llevar a cabo cambios con la idea de acabar con los títulos nobiliarios que fueron concedidos por Franco para honrar, en muchos casos, a militares que tuvieron un papel protagonista en el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 contra el Gobierno de la República.

Algunos de estos títulos son, por ejemplo, el Ducado de Mola (por el general Emilio Mola), el Marquesado de Queipo de Llano (teniente general Gonzalo Queipo de Llano), el Marquesado de San Leonardo de Yagüe (general Juan Yagüe)...

En una respuesta a una pregunta parlamentaria del diputado de En Comú Podem Jaume Moya, el Ejecutivo socialista explicó su postura sobre si tenía intención de “promover una revisión de la Ley de Memoria Histórica para acabar con la existencia de estos títulos nobiliarios, concedidos por un régimen golpista y en homenaje a sus cómplices y colaboradores”, a raíz de la polémica sobre el Ducado de Franco.

“El régimen de revocación no se contempla en la normativa actual”, empezaba justificándose el Gobierno, “ por lo que para ello solo cabría una reforma de la legislación vigente para que los títulos nobiliarios pudieran suspenderse”.

Y, en ese sentido, explicaba que la Dirección General de Memoria Histórica creada por Dolores Delgado en el seno del Ministerio de Justicia “en estos momentos está estudiando la posibilidad de acometer la mencionada reforma de la legislación nobiliaria”, para abrir la puerta a que el Gobierno pudiera suspender títulos nobiliarios.

Esa vía ahora mismo no es posible según la legislación, y por ello Justicia continúa dando trámite a la sucesión en títulos como el Marquesado de Kindelán.

Participó en el 18 de julio y se alejó de Franco

Francisco Franco creó este título mediante un decreto el 1 de octubre de 1961 (ver aquí y aquí), en el 25º aniversario de su proclamación como jefe del Estado y generalísimo por los militares sublevados, al inicio de la Guerra Civil.

De esta forma reconoció al teniente general Alfredo Kindelán y Duany, “que tuvo la responsabilidad directa del mando superior de las Fuerzas del Aire que mantuvieron victoriosamente en los cielos de España su dominio durante toda la campaña” de lo que denominaba “la Cruzada Nacional”, es decir, la Guerra Civil.

Kindelán mantuvo una postura crítica con Franco por el apoyo que dio a don Juan de Borbón como pretendiente a la restauración de la monarquía en España. Llegó a ser arrestado, y no fue hasta el año 61 cuando Franco le concedió este título nobiliario, un año antes de morir el teniente general del Aire.

Su hijo Alfredo Kindelán y Núñez del Pino recibió en sucesión el título en 1964, y lo mantuvo hasta su fallecimiento en 1991. El tercer marqués de Kindelán fue Alfredo Kindelán y Camp, que murió a su vez en 2018. Ahora heredera esta dignidad nobiliaria María Kindelán Cuéllar, hija del anterior marqués.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?