Política

El Gobierno, a corresponsales extranjeros: “El Prat no ha dejado de operar”

Está difundiendo a medios internacionales un “curioso argumentario” para minimizar el impacto de las protestas en Cataluña tras la sentencia del 1-O

Vuelos cancelados en El Prat por la ocupación de los independentistas.
photo_cameraVuelos cancelados en El Prat por la ocupación de los independentistas.

El aeropuerto de El Prat se ha convertido en el foco de preocupación del Gobierno durante la respuesta en Cataluña a la sentencia del 1-O. Sobre la primera jornada de protestas el mensaje que se lanzó a los corresponsales era optimista: “El Prat no ha dejado de operar”, remarcaron distintos portavoces del Ejecutivo a medios extranjeros.

Se les destacó que los independentistas habían intentado con los incidentes del lunes generar una sensación de gran inestabilidad. Pero en el Gobierno les insistieron, una y otra vez, en que no fue así.

Un análisis del Ejecutivo que dejó perplejos a algunos corresponsales extranjeros en Madrid que recibieron el mensaje, según reconocen a Confidencial Digital varios de ellos. “Quizá no ayuda a la credibilidad del Gobierno contrarrestar un hecho negando la realidad”, coinciden.

Las críticas se centran en el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, quien trató también de rebajar el impacto de las protestas en el Prat: “Las cancelaciones han afectado básicamente a Vueling, que tuvo problemas en el acceso de la tripulación”.

Desde su departamento se esforzaron en repetir este martes que el aeropuerto funcionaba con normalidad, y resaltaron que, a pesar de los acontecimientos registrados, se operaron el 90% de los vuelos, es decir, unos 800.

Para rebajar el impacto de las protestas, destacaron también que esa cifra “permite señalar que no es lo mismo cortar una calle u ocupar algunas zonas, que bloquear un aeropuerto”, lo que intentó el movimiento denominado Tsunami Democràtic.

Se reconoce que no hubo normalidad

Ante la sorpresa de algunos de los corresponsales por el mensaje del Ejecutivo, ECD ha podido conocer que los portavoces gubernamentales se vieron obligados a reconocer que, durante la primera jornada de protestas tras la sentencia del 1-O, “no hubo normalidad en El Prat”.

No se podía obviar que los problemas se mantenían en parte este martes después de que se cancelaran 45 vuelos de un total de 986 programados, porque los aviones no pudieron llegar durante el lunes, según admitieron fuentes de Aena, que explicó que el número de vuelos cancelados la primera jornada de protesta alcanzó los 110.

Durante el martes se esperaba recuperar la operativa habitual, aunque desde primera hora se registraron colas más largas de lo normal en los mostradores.

Negar que el 1-O hubo referéndum

Los corresponsales extranjeros en Madrid, a los que ha tenido acceso ECD, recuerdan también ahora el “curioso argumentario” lanzado por el Gobierno de Mariano Rajoy durante la jornada del referéndum del 1-O.

Desde primera hora de la mañana, con los colegios electorales abiertos, el Ejecutivo se apresuró a enfatizar que lo que se estaba viviendo “no era un referéndum”.

Cuando los Mossos se hicieron a un lado y empezaron a llegar las primeras imágenes de enfrentamientos con policías y guardias civiles, se defendió su actuación “proporcional”.

Soraya Sáenz de Santamaría compareció a mediodía. El mensaje principal volvió a ser que “no se estaba llevando a cabo un referéndum, ni apariencia de tal”. “Ha quedado demostrado que el estado de derecho funciona”, proclamó la vicepresidenta.

Durante la tarde, portavoces autorizados del Ejecutivo se encargaron de poner de relieve “la chapuza” de la consulta.

Se filtró el “manual de instrucciones” del referéndum para demostrar que la Generalitat, cambiando las normas de votación a 45 minutos de que comenzaran, actuaba de forma improvisada y sin garantías de ningún tipo. “Hay gente que está votando una y otra vez”, denunciaban.

A diferencia del 9-N, la maquinaria mediática del Gobierno funcionó a pleno rendimiento. Además de la vicepresidenta, Enric Millo, ex delegado del Gobierno en Cataluña, atendió a los medios en Barcelona y el entonces ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, concedió varias entrevistas a radios y televisiones.

Rajoy realizó una declaración institucional desde el Palacio de La Moncloa después de la jornada de votación. “Quiero decirles con toda rotundidad lo que todos hemos constatado: no ha habido un referéndum”, sentenció, en línea con lo que el Gobierno no dejó de repetir durante todo el día.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable