Política

El Gobierno aprovecha para criticar a Ayuso mientras asegura que no pactó que Aragonès se marchara de la cumbre antes de los himnos

Ha lanzado reproches a otros presidentes autonómicos que no asistieron a eventos similares celebrados en Madrid o Galicia

Pedro Sánchez y Pere Aragonés.
photo_camera Pedro Sánchez y Pere Aragonés.

El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, ha asegurado este viernes que el Gobierno no pactó que el presidente de Cataluña, Pere Aragonès, abandonase la cumbre hispanofrancesa que se celebró ayer en Barcelona antes de que sonaran los himnos de España y Francia.

"Esas cosas no se pactan", ha asegurado Iceta en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, en la que ha recalcado que un presidente autonómico "no desprecia este tipo de acontecimientos" y él en su lugar hubiera intentado "colarse en la reunión y quedarse en ella".

Además, ha criticado a otros dirigentes autonómicos que en cumbres similares celebradas en Galicia o Madrid no hayan asistido. "Me mueve más al escándalo aquellos presidentes que siendo invitados a este tipo de cumbres no asisten", ha apuntado.

Preguntado acerca de si secunda la tesis de que el 'procès' ha terminado, Iceta ha señalado que el primero que lo afirmó fue Jordi Sánchez "que fue juzgado y condenado". "El máximo dirigente de Junts fue el que dijo que el proceso se había acabado", ha recalcado.

"Ahora depende de lo que quiera decir uno. Si uno quiere decir que ha desaparecido, desde luego no, pero si quiere decir que las vías unilaterales han sido abandonadas por inútiles y perjudiciales para el propio movimiento independentista y para la propia Cataluña, desde luego sí.

La mesa de diálogo no ha terminado

En esta clave, sobre la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el catalán, el ministro ha aseverado que no se ha acabado porque "no se ha terminado el diálogo". "Lo digo un poco a la pata llana", ha admitido, a la par que ha explicado que cuando se convoca esta mesa es para "certificar un acuerdo al que se ha llegado".

"En estos momentos no hay acuerdos significativos que llevar a la mesa y, por tanto, la mesa no se reúne. Eso en parte tiene que ver a que el planteamiento que a veces se hace desde el independentismo y que mantienen es llegar a un acuerdo sobre una cosa que no hay acuerdo, que es el referéndum", ha apostillado el ministro.

Sobre la posibilidad de celebrar una consulta, ha recalcado que un referéndum de autodeterminación es "imposible y no se va a celebrar". Ha subrayado, a continuación, que la Constitución establece sobre qué puede haber un referéndum y quién puede convocarlo: "Lo que pasa es que no hago una previsión temporal que permita encajar eso".

"El independentismo está en otra", ha enfatizado el ministro, que dice que mientras tanto hay que ser claro sobre esta cuestión y no dar resquicios a la interpretación. "No es un problema de calendario, es un problema de voluntad política y, en estos momentos y por el tiempo que uno pueda razonablemente especular, no va a haber referéndum", ha zanjado.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?