Política

El Gobierno frena la investigación sobre el espionaje a móviles de líderes independentistas

No se moverá si Roger Torrent no denuncia el caso en los tribunales. Interior ha reclamado “ir con cuidado, no dar nada por supuesto y evitar lanzar sospechas sobre el PP”

Roger Torrent, presidente del Parlament de Cataluña.
photo_cameraRoger Torrent, presidente del Parlament de Cataluña.

El Gobierno ha echado el freno en medio del aluvión de informaciones sobre el supuesto espionaje a políticos catalanes y ha descartado por ahora cualquier investigación. No activará a la Brigada de Investigación Tecnológica mientras Roger Torrent y el resto de líderes supuestamente espiados no lo denuncien en los tribunales.

Por el momento, el Ejecutivo ha eludido toda responsabilidad en el escándalo y ha defendido que no tiene constancia de que se haya espiado al presidente del Parlament a través de su teléfono móvil.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, no aclaró este martes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, si el Ejecutivo abrirá una investigación interna. Pero sí instó a Roger Torrent a presentar una denuncia para que se esclarezcan los hechos.

Mientras tanto, el presidente del Parlament se ha limitado a acusar al Ejecutivo central de estar detrás del supuesto espionaje y se ha presentado como un afectado de la “guerra sucia” del Estado contra el independentismo.

Ir con máxima cautela

Oficialmente, el Ministerio de Interior asegura que no ha tenido nunca ninguna relación con la empresa NSO. Se desmarca de la empresa desarrolladora del programa espía Pegasus con el que supuestamente fueron intervenidos los teléfonos.

Remarcan que ni el Ministerio, ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil han tenido relación con esta compañía ni han contratado ninguno de sus servicios

Sin embargo, fuentes del Gobierno reconocen a Confidencial Digital que en Interior no se quiere dar nada por seguro porque “somos el Gobierno y tenemos que tener el máximo de los cuidados”.

Por ello, a lo más que ha llegado el Ejecutivo es a evidenciar que, en caso de confirmarse lo publicado, “son actuaciones muy graves”, pero que de momento desconoce “si se ha espiado o quién ha espiado”.

No dar nada por supuesto

De hecho, según fuentes conocedoras de las conversaciones, el Gobierno ha diseñado una estrategia clara: no dar nada por supuesto.  En caso contrario, “luego nos lo recuerdan siempre las hemerotecas”, apunta un alto cargo de La Moncloa.

Así, Interior tiene decidido que la Brigada de Asuntos Tecnológico de la Policía Nacional solo investigará el caso previa denuncia interpuesta por los políticos catalanes afectados. Llegado el momento, la administración “colaborará en todo lo posible”.

No lanzar sospechas contra el PP

Fuentes de la Seguridad del Estado explican también a ECD que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha sido advertido de que debe evitar alimentar recelo alguno sobre el anterior Gobierno del PP. Hay que desterrar desde el actual gabinete cualquier sobre posibles espionajes en la era Rajoy.

La consigna es que no se debe entrar en estas hipótesis. Más al contrario, el mensaje  que debe lanzarse a la ciudadanía es que no se trata en absoluto de una práctica generalizada.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable