Política

El Gobierno negocia con Vox las condiciones de la gran manifestación de Madrid

Santiago Abascal acepta que no sea en la Castellana. Quiere evitar acusaciones por un posible rebrote de contagios derivado de una concentración descontrolada

Pedro Sánchez y Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados.
photo_cameraPedro Sánchez y Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados.

Vox solicitó autorización hace varias semanas para celebrar una gran manifestación en coche el próximo sábado 23 de mayo por las calles de todas las capitales de provincia contra la gestión del Gobierno de la crisis sanitaria. El Ejecutivo negocia ahora con la formación de Abascal una “concentración controlada” en Madrid.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

Durante el último debate en el Congreso para prorrogar por cuarta vez el estado de alarma, Santiago Abascal anunció que el objetivo es colapsar con vehículos el centro de todas las ciudades españolas. Por el momento, Cataluña y Castilla y León han prohibido las manifestaciones convocadas por Vox en sus provincias para el próximo fin de semana.

Miedo a los actos descontrolados

Sin embargo, fuentes del Gobierno admiten a Confidencial Digital que, en el caso de Madrid, el movimiento de protesta iniciado en los últimos días en la capital se considera un síntoma del descontento de una parte de la población, que puede ir a más “y hasta desbordarse”, en caso de un ‘no’ rotundo del Ministerio del Interior a esta manifestación.

Se tiene en cuenta que no permitir la iniciativa de la formación de Abascal de forma generalizada en toda España puede alimentar la multiplicación de actos desenfrenados, sin coordinación ni seguridad ninguna. Y reconocen que, sin duda, el “punto caliente” es Madrid.

Colapsar de coches la Castellana

Vox ha propuesto inicialmente que la marcha en coche colapse el paseo de la Castellana de la capital. El itinerario pretende cubrir el trayecto que conecta Plaza de Castilla y Nuevos Ministerios. La formación de Abascal ha defendido que así se dejan libres las áreas donde se sitúan el Hospital de La Paz y el Hospital Ramón y Cajal.

Sin embargo, ese tramo es precisamente uno de los espacios que el Ayuntamiento de Madrid ha liberado de automóviles, reservando esa zona para que los ciudadanos puedan disfrutar de paseos a pie o en bicicleta. Por lo tanto, Vox ha dado un argumento a la Delegación del Gobierno para desautorizar la marcha.

De momento están también cerrados al tráfico los fines de semana los tramos de la Castellana entre la calle Goya y la glorieta de Emilio Castelar y otros 650 metros entre la calle Concha Espina y la plaza de Cuzco, aunque el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ya ha adelantado su intención de ampliarlos.

Negociar la gran manifestación de Madrid

Pese a ello, las fuentes del Ejecutivo consultadas por ECD explican que Interior y Moncloa han comenzado a negociar con la dirección de Vox una “manifestación organizada” en Madrid.

No se pasa por alto que la convocatoria se produce cuando varios barrios de la capital cumplen ya más de una semana de protestas contra el Ejecutivo. Comenzaron en el distrito de Salamanca, pero se han ido extendiendo a otros municipios de la Comunidad y también a otras ciudades españolas. 

Las concentraciones han llegado incluso a la sede del PSOE en la calle Ferraz y a la vivienda del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y su pareja, la ministra de Igualdad, Irene Montero.

Conviene una “concentración controlada”

Las dos partes reconocen en privado a Confidencial Digital que “no les conviene que se produzca en este momento una protesta descontrolada en Madrid”. 

Por un lado, el Gobierno es consciente de que una prohibición de la manifestación provocaría la movilización espontánea de miles de ciudadanos “sin ningún tipo de orden”, lo que puede incrementar el riesgo de contagios en las calles.

La dirección de Vox, con Santiago Abascal a la cabeza, no olvida tampoco que, en caso de un rebrote en el número de contagiados y fallecidos en Madrid durante las próximas semanas, la formación podría ser señalada ante la opinión pública como responsable de haber provocado un agravamiento de la crisis sanitaria.

Vox acepta que no sea en la Castellana

Prueba de ello es que, según ha podido saber ECD por fuentes conocedoras de las conversaciones, los convocantes de la marcha están dispuestos a realizar una modificación en el recorrido para que la Delegación del Gobierno en Madrid emita una respuesta, en principio afirmativa, en los próximos días.

Asumen que no puede compararse la repercusión de una aglomeración de coches en el centro a un itinerario en vías menos transitadas en zonas de la periferia. Pero reconocen también que no es momento de asumir riesgos innecesarios.

Permitidas en las capitales en la fase 1

Fuera de Madrid, las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno están estudiando de forma individualizada las convocatorias lanzadas por Vox en toda España analizando si existen motivos o no para prohibir esas concentraciones en función de cada caso particular.

Por lo pronto, fuentes próximas a Interior reconocen a ECD que, pese a no existir una directriz del ministro Grande-Marlaska, el Ejecutivo está dispuesto a permitir esas protestas en capitales que se encuentren en fase 1, teniendo en cuenta también la menor concentración de población y la menor incidencia del coronavirus en muchas de ellas.

Hay que recordar que el Real Decreto que regula el estado de alarma no contempla acudir a una manifestación como uno de los supuestos por los que un ciudadano puede salir de su casa o desplazarse, pero este derecho no está suspendido bajo la figura del estado de alarma.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?