Política

Sanidad ha dejado de contabilizar 7 millones de contagios por Covid para levantar todas las restricciones y salvar la Semana Santa

Se trata de positivos detectados por test de antígenos y el Ministerio está permitiendo a las autonomías que esos casos no se incorporen a la estadística nacional

Imagen de archivo de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en rueda de prensa.
photo_camera Imagen de archivo de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en rueda de prensa.

Desde que la variante ómicron entró en España, pero especialmente desde que se generalizaron los test de antígenos como prueba diagnóstica, la notificación de los casos por parte de las comunidades autónomas empezó a hacer aguas. Sin embargo, es una práctica que ha dado por buena Sanidad porque le podrá permitir levantar todas las restricciones.

Hay que recordar que el colapso en la atención primaria obligó a las autoridades sanitarias a buscar otras vías de verificación y notificación, como las farmacias o una llamada de teléfono de los pacientes informando de su contagio. 

Pero ese sistema no está siendo seguido por la gran mayoría de las autonomías. De hecho, solo cinco (Cataluña, Galicia, Navarra, Aragón y La Rioja) están cumpliendo lo que se acordó en la Comisión de Salud Pública del 30 de diciembre: notificar todos los casos positivos, sea cual sea la vía de comunicación y el test utilizado. 

Algunas, no contabilizan los resultados de los test realizados en casa (como el País Vasco), y una buena parte no notifica los positivos de los autotest de antígenos, aunque sí gestionan las bajas laborales consiguiente. Entre ellas se encuentran la comunidad con más población, Andalucía, y la tercera, Madrid.

7 millones de contagios sin contar

Esa falta de contabilización y notificación impide a las autoridades sanitarias y a los epidemiólogos saber con exactitud la evolución de la pandemia, si se ha llegado ya al pico de la sexta ola o habrá que esperar más días para alcanzarlo. 

“Sabemos que los datos no reflejan la realidad del momento”, admiten a Confidencial Digital fuentes del Ministerio de Sanidad.

Desde el inicio de la sexta ola, a mediados de octubre, Sanidad ha incorporado unos 4 millones de contagiados por ómicron a la contabilidad nacional. Pero las cifras se consolidan siempre con retraso, y más aún en periodos de saturación. 

La mayoría de comunidades no notifica los antígenos en farmacia, y muchas personas que se han hecho el test no han informado del resultado, lo que está provocando que los casos reales dupliquen ampliamente a los que se notifican en el día, según reconocen a ECD fuentes del Consejo Interterritorial de Salud.

Hasta el punto de que, añaden, ese nivel de contagios que el Ministerio de Sanidad ha dejado contabilizar en los últimos dos meses se acerca a los siete millones de positivos, que ahora no figuran en las estadísticas oficiales.

 

Quedan fuera los positivos por antígenos

La propia ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha recordado a los consejeros autonómicos que es obligatorio, al menos por el momento y hasta que se decida realizar otro tipo de contabilidad, informar de todos los positivos

En cambio, fuentes regionales admiten a ECD que, en las reuniones del Consejo Interterritorial de Salud, el Ministerio no ha tomado medidas para obligar a todas las autonomías a notificar los contagiados reales, por lo que las advertencias públicas han sido en vano

Acusan al Gobierno de permitir esa práctica, y existen dudas de que esa situación vaya a cambiar ya, porque en ese caso dichos territorios deberían reconocer una incidencia acumulada mayor.

Hace unos días, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, defendió la posición de “contarlo todo” y de comunicar también los resultados de los autotest (más del 60% de los casos positivos), aunque eso invalide las comparativas entre autonomías y Galicia “salga peor en la foto”

Pero cree que es necesario, no solamente para saber cómo se desarrolla la pandemia, sino también para tener un mejor control de los calendarios de vacunación de infectados.

Esta actuación explica, por ejemplo, que Andalucía sea la comunidad con la incidencia más baja de toda España, con menos de la mitad de la media nacional.

Levantar todas las restricciones

Según las fuentes consultadas por ECD, la permisividad del Gobierno con la contabilidad esconde un plan de Moncloa para resucitar el turismo de cara a las próximas vacaciones de Semana Santa, cuando da comienzo tradicionalmente en España la temporada turística.

Se reconoce que el objetivo es rebajar la alarma entre la población, mediante la comunicación de unos datos de contagios por debajo de los reales, y preparar así el terreno para anunciar el final de todas las restricciones antes del comienzo de la primavera

La mascarilla en interiores será de las pocas medidas preventivas que permanecerán unos meses más, pero la llegada del buen tiempo también ampliará el número de actividades que pueden desarrollarse al aire libre.

El Gobierno se ha marcado como objetivo conseguir a partir de marzo la recuperación de un sector, el turismo, que supone más de un 13% del PIB de España. 

Y comenzar después una nueva fase, que Sanidad ha venido a denominar de ‘gripalización’ de la Covid, y que hasta el momento ha recibido el rechazo de la mayoría de los expertos y de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), que la considera “precipitada”.

Se busca salvar la Semana Santa

Fuentes con acceso a La Moncloa revelan que se trabaja con ese horizonte del levantamiento de restricciones para poder llegar a la Semana Santa sin apenas contagios, conscientes de la importancia del turismo, mayor que que en otros países, para impulsar el crecimiento económico, gracias a un sector en “claras vías de recuperación” para así encarar prácticamente el verano a “pleno rendimiento”.

Se tiene en cuenta que en 2021 España ha perdido la temporada turística casi por completo. En agosto, el mes estrella, la ocupación hotelera apenas superó el 60% en algunos destinos principales. Y se trató sobre todo de turismo nacional.

El sector ha tenido que asumir ahora que la explosión de ómicron haya dado la puntilla a la temporada de otoño e invierno, incluida la campaña de Navidad, que hace unos meses daba señales de leve recuperación. 

Por eso, el nuevo horizonte se ha marcado en este momento en el comienzo de la temporada alta para el turismo en España, empezando con la Semana Santa.

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?