Política

El Gobierno Sánchez-Iglesias no tiene resuelto cómo subir ya las pensiones, el salario mínimo y el sueldo de los funcionarios

No existe partida para las jubilaciones, el SMI aún no ha sido pactado con los agentes sociales, y el alza a los empleados públicos se dejará para los Presupuestos

Sesión de investidura - Sánchez junto a Iglesias
photo_camera Sesión de investidura - Sánchez junto a Iglesias

A un día del primer Consejo de Ministros del Gobierno Sánchez-Iglesias, los departamentos económicos implicados en la aprobación de la prometida subida de las pensiones, del salario mínimo y del sueldo de los funcionarios, no saben todavía como llevarlo a cabo.

Subir las pensiones, el salario mínimo y redistribuir las rentas para frenar la desigualdad económica fueron algunas de los principales compromisos de Pedro Sánchez en el debate de investidura. Además, es uno de los puntos incluidos en el acuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos, lo que refuerza que se trata de una prioridad.

El Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos celebrará este martes su primera reunión del Consejo de Ministros, encuentro en el que previsiblemente se realizará la foto oficial del nuevo equipo. Y se procederá a aprobar los nombramientos de cargos intermedios, como secretarios de Estado y subsecretarios.

De esta forma, la agenda de la semana permitirá celebrar un segundo Consejo de Ministros el viernes en el que se aprobarían ya las primeras medidas del nuevo Gabinete, incluyendo, según se ha anunciado en los últimos días, el incremento de las pensiones con el IPC y un nuevo aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

No hay partida presupuestada para las jubilaciones

El Gobierno aplazó a finales de año la subida del salario de los funcionarios, de las pensiones y del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta el momento en que tuviera plenas funciones.

En el caso de las pensiones, se comprometió a que, una vez estuviera plenamente operativo, subiría de golpe un 0,9%, con efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2020, para que los jubilados puedan recuperar el poder adquisitivo, ya que las pensiones han subido menos que el IPC.

Pues bien. Fuentes de varios ministerios económicos, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, confirman que, a día de hoy, no hay todavía partida presupuestaria para pagar esa subida.

Encaje de bolillos

En 2018 y 2019, como consecuencia de las negociaciones del Gobierno de Mariano Rajoy con el PNV para conseguir su apoyo a los Presupuestos de 2018, se estableció que la subida de las pensiones sería del 1,6%.

Sin embargo, el Ejecutivo del PP no incluyó en las cuentas la partida que financia la subida de las pensiones del 1,6% y la adicional de las prestaciones de viudedad. Esa revalorización se negoció con el PNV para sacar adelante los Presupuestos de ese año, que se encuentran aún en vigor hasta la aprobación de unos nuevos para este ejercicio.

El vídeo del día

Endesa lanza un 'megaplan' inversor de 25.000 millones a 2030.

Así pues, el acuerdo se cerró sin concretar números, y los Presupuestos Generales no incluían el dinero necesario para dicha subida. Se rubricó la medida pero sin una partida para ello.

El Ejecutivo ya se encontró hace unos meses con que esa rúbrica no había sido presupuestada, y admite que “tuvo que hacer encaje de bolillos” para obtener los ingresos necesarios para cubrir ese gasto en 2019.

Cómo financiar la subida de las pensiones

Las fuentes consultadas por ECD explican que la Seguridad Social busca ahora de nuevo la forma de financiar la subida en 2020 mientras no haya Presupuestos.

El plan del Gobierno contempla eliminar algunos gastos impropios de la Seguridad Social y reducir las bonificaciones a la contratación. Pero nada de eso se ha materializado todavía.

“Lo vamos a pagar, eso está fuera de toda duda, que nadie se alarme. Pero vamos a tener que aplicar imaginación contable para solucionar un problema que se creó en el mismo momento en que se aprobó una medida que obligaba a gastar más”, lamentan a ECD fuentes próximas a la Seguridad Social.

El salario mínimo aún no ha sido ni negociado

Por si fuera poco, Pedro Sánchez se ha comprometido con los líderes de los sindicatos y los empresarios a negociar con ellos todo lo que tenga que ver con legislación laboral y reforma de pensiones.

Eso implica que tendrán que hablar, concretamente, sobre la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), según les trasladó explícitamente hace unas semanas a los presidentes de CEOE, Antonio Garamendi, y Cepyme, Gerardo Cuerva, cuyas organizaciones están especialmente inquietas.

La subida del SMI preocupa a los agentes sociales porque temen volver a quedarse fuera de esa decisión, como ya sucedió el año pasado. Temen que se les lleve un acuerdo cerrado que les deje sin margen de negociación.

Nadie les ha llamado

El equipo económico de Sánchez les ha calmado, trasladándoles que su intención es contar esta vez con sindicatos y patronal en esa decisión.

Sin embargo, fuentes de los agentes sociales confirman a ECD que “nadie del Gobierno se ha puesto en contacto todavía con nosotros para negociar nada”.

Desde el lado empresarial, la CEOE prevé contactar con los sindicatos para pactar con ellos una posición sobre el SMI ya para 2020. Este movimiento se antoja preventivo, ante las informaciones que han ido apareciendo, y que avanzan que el PSOE y Unidas Podemos habrían pactado ya un aumento hasta los 1.000 euros mensuales, desde los actuales 900. “Una barbaridad”, a juicio de la patronal.

El sueldo de los funcionarios, en los Presupuestos

El Gobierno también había ligado la subida salarial de los funcionarios a dejar de estar en funciones, y se comprometió a que “en todo caso será devengado con fecha 1 de enero” y “con efecto retroactivo”.

Los sueldos de los funcionarios y trabajadores públicos deben repuntar este año un mínimo de un 2%, que puede alcanzar hasta un máximo de un 3,85% en función del crecimiento, el cumplimiento del objetivo de déficit y la utilización de los denominados fondos adicionales.

No obstante, fuentes de Hacienda explican a ECD que el Ejecutivo se decanta en estos momentos por no aplicar el incremento hasta que no haya nuevos Presupuestos, y así se lo ha transmitido a Bruselas en el marco del plan presupuestario para 2020. Por lo tanto, la vía del decreto para aprobar la subida ha sido por ahora descartada.

Al contrario de la decisión tomada con los pensionistas, el Gobierno condiciona aplicar la subida salarial a la aprobación de los Presupuestos, por lo que todo indica que continuarán varios meses con el sueldo congelado. Al menos, hasta la próxima primavera. Los empleados públicos serán así uno de los colectivos más perjudicados por la falta de cuentas del Estado.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable