Política

“Griñán tiene que entrar en prisión”, la línea roja que el PSOE ha marcado a Sánchez para la rebaja de la malversación

Le han transmitido que la reducción de la condena no puede dejarla en menos de dos años y que eso le permita eludir la cárcel: “Parecería que estamos soltando a políticos corruptos”

SEVILLA, 19.11.19. Salida de la Audiencia Provincial de José Antonio Griñan.
photo_camera SEVILLA, 19.11.19. Salida de la Audiencia Provincial de José Antonio Griñan.

El Gobierno se ha esforzado en defender que la reforma de la malversación no afectará al socialista José Antonio Griñán, el ex presidente de Andalucía, condenado a seis años por este delito en el caso de los ERE. El PSOE ha concluido que es un ejemplo claro en el que no hay lucro personal, pero ha marcado a Moncloa una línea roja.

Por lo pronto, el Ejecutivo de Pedro Sánchez estudiará la reforma del delito de malversación de fondos que plantea ERC. Este cambio del Código Penal se llevará a cabo mediante una enmienda que los independentistas catalanes presentarán a la supresión del delito de sedición, que ya se encuentra en el Congreso.

Aunque el cambio busca beneficiar a algunos de los dirigentes del ‘procès’, también podría suponer un alivio para el ex presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y otros ocho penados, por la pieza principal del caso de los ERE de Andalucía.

Una corrección de las penas

Hay que recordar que Moncloa viene negociando con ERC lo que ambos han denominado “desjudicialización” del conflicto en Cataluña, que se traduce en realidad en una corrección de las penas acordadas por los tribunales.

Primero, llegó el indulto aprobado por el Consejo de Ministros en junio de 2021 y, ahora, una suerte de “amnistía encubierta”, en forma de reforma del Código Penal, que alivia penas presentes y futuras. Y esto es lo que puede acabar beneficiando a Griñán.

No obstante, los términos exactos de la enmienda de ERC y, por tanto, su repercusión en otros condenados aún están por concretar hasta que no se conozca el texto. Mientras tanto, los ministros de Presidencia y de Defensa, los juristas Félix Bolaños y Margarita Robles, respectivamente, se han mostrado abiertos a este cambio.

Griñán no se lucró de modo personal

Pedro Sánchez ha insistido en los últimos días en que “no va a haber ningún retroceso en la lucha contra la corrupción”. Pero el presidente ha dejado muy claro que está dispuesto a reformar la malversación, algo que beneficiaría a los procesados independentistas, porque entiende esta decisión como “el final de un proceso político”.

Sin embargo, hay que tener en cuenta también que el delito de malversación es el que provocó penas de prisión a nueve condenados de la pieza principal del caso de los ERE. En el caso de Griñán, fueron seis años de cárcel, y en situaciones similares se encuentran otros siete condenados.

No se pasa por alto que los condenados por los ERE no se lucraron de modo personal, que es una de las condiciones que se contempla en la reforma. Un aspecto que ha encendido las alarmas en el PSOE.

La reforma que busca ERC puede afectar tanto a la inhabilitación como a las penas de cárcel. No obstante, para que José Antonio Griñán se viera beneficiado la condena debería de pasar a menos de dos años de prisión y serían cuatro años de rebaja.

“Griñán tiene que entrar en prisión”

Y esta es la línea roja que el PSOE ha marcado a Pedro Sánchez para la disminución de las penas, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de Ferraz y del grupo parlamentario socialista en el Congreso. “Otra cosa sería inasumible”, han advertido a  Moncloa, con visible preocupación, varios miembros de la dirección del partido.

 

Además de las críticas en público de barones socialistas, encabezadas por Emiliano García-Page y Javier Lambán, miembros de la Ejecutiva del PSOE y del grupo parlamentario liderado por Patxi López han advertido también a Moncloa del temor a que tocar la malversación pueda suponer que algunos corruptos pidan revisiones de penas acogiéndose a esa reforma, algo que sería políticamente “demoledor”, afirman.

Un enorme escándalo político

Según las fuentes consultadas, la dirección del PSOE ha sido contundente con el asunto de Griñán, porque, concluyen, “supone la gran amenaza para la moralidad de un Gobierno que llegó a través de una moción de censura contra la corrupción de Rajoy”, destacan.

Y es que tocar la malversación, en principio, afecta a algunos políticos. El ex presidente de la Junta de Andalucía está a punto de entrar en prisión por la malversación de marras. En el PSOE, a todos los niveles, admiten que asumen que una reforma que facilite la evasión de la condena a José Antonio Griñán supondría un escándalo político de dimensiones estratosféricas.

“Parecería que estamos soltando a corruptos”

“Parecería que estamos soltando a políticos corruptos, después de que los errores en la ley del “solo sí es sí” ya hayan puesto en la calle a agresores sexuales y violadores”, han avisado varios dirigentes y diputados socialistas al equipo de Sánchez en Presidencia.

La idea que siempre ha defendido ERC, y ahora parece haber asumido el Gobierno, es que los procesados por malversación por el ‘procès’ no se enriquecieron personalmente, y por tanto, no pueden enfrentarse a condenas tan altas como las de un corrupto.

Una línea muy fina y difícil de trazar

En el entorno de Pedro Sánchez apuntan a ECD que la reforma del PP en 2015, que se realizó precisamente para endurecer las penas por corrupción en plena crisis del caso ‘Gürtel’, derivó en que no haya apenas diferencias entre la malversación con lucro personal y sin él.

Y ese es el espacio que ahora están buscando el Gobierno y ERC para cambiar las penas por malversación, pero sin que eso suponga beneficiar a lo que el Ejecutivo entiende como corruptos, esto es los que se han lucrado, una línea muy fina y difícil de trazar jurídicamente, porque también hay condenas por corrupción sin lucro propio, por ejemplo los casos en los que se han destinado las comisiones a financiar a un partido.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?