Política

Pedro Sánchez deja una guardia pretoriana en Ferraz para tener controlado el PSOE

Cristina Narbona, Santos Cerdán y Adriana Lastra cooordinan, por orden del presidente, la comunicación con los barones regionales y el grupo parlamentario

Sánchez, junto a Cristina Narbona y Adriana Lastra.
photo_cameraSánchez, junto a Cristina Narbona y Adriana Lastra.

Con su proclamación como presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ha cambiado su despacho en Ferraz por el de La Moncloa. Pese a ello, el líder del PSOE tiene claro que no puede descuidar al partido a menos de 50 semanas para un nuevo desafío electoral. Y, por ese motivo, ha dejado en la sede federal a toda una guardia pretoriana.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes nacionales del PSOE, Sánchez es consciente de que se le viene encima un duro “calendario orgánico y parlamentario” que tendrá que solventar en apenas dos meses, una vez que se reabra el curso político en septiembre: “Hay mucho que pactar en el Congreso y muchas candidaturas que decidir en el partido”.

Con ese escenario en mente, el presidente del Gobierno tomó la decisión, cuando aún estaba conformando su Consejo de Ministros y el organigrama de su Ejecutivo, de mantener en Ferraz a tres personas de su máxima confianza, con el objetivo de que fueran sus ojos y sus oídos en la sede nacional, y que también actuaran como “portavoz” de los mensajes procedentes de Moncloa.

Esos elegidos, ya conocidos en la sede nacional como la “guardia pretoriana” de Sánchez, tienen además importantes cargos orgánicos: son Cristina Narbona, presidenta del PSOE; Santos Cerdán, secretario ejecutivo de coordinación territorial; y Adriana Lastra, vicesecretaria general y portavoz parlamentaria del Grupo Socialista.

Un papel muy definido para cada uno

Los tres coinciden en ser apoyos leales a Sánchez desde su primera etapa en Ferraz y, sobre todo, después del Comité Federal del 1 de octubre de 2016 que provocó su dimisión. Todos ellos permanecieron a su lado y le ayudaron a recuperar la secretaría general. Ahora, cada uno de ellos, con Sánchez en La Moncloa, tiene un papel muy definido:

--Cristina Narbona. La presidenta del PSOE es la primera interlocutora con el Gobierno. Informa sobre las novedades del partido y también recibe las nuevas consignas del jefe del Ejecutivo. También está en contacto con diferentes ministerios.

--Santos Cerdán. Número dos de José Luis Ábalos en Ferraz, la marcha del secretario de Organización a Fomento ha provocado que el navarro asuma ese papel dentro de la ejecutiva. Ejerce de intermediario entre Sánchez y las diferentes ejecutivas regionales, y sus compañeros afirman que tendrá un papel protagonista en la organización de las candidaturas para las próximas elecciones municipales y autonómicas.

--Adriana Lastra. Junto a Narbona, informa a Sánchez de la situación del PSOE tanto en Ferraz como en el Congreso. También ha estado al frente de las negociaciones del Gobierno con los diferentes grupos parlamentarios en la Cámara Baja. Y, a pesar de algunas dudas generadas en la bancada socialista, el presidente del Gobierno tiene “confianza plena en ella”, según sus propios compañeros en la sede nacional.

Comité Federal a la vuelta de verano

Desde Ferraz insisten a ECD que Sánchez tiene muy presente el calendario orgánico del partido y, por ese motivo, ya se trabaja en la idea de celebrar un nuevo Comité Federal del PSOE a la vuelta de verano.

La fecha no está cerrada, pero los dirigentes socialistas consultados apuntan a “finales de septiembre” o a octubre para “analizar los pasos a dar en función de los apoyos parlamentarios logrados” e ir preparando las elecciones de mayo de 2019.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?