Política

Los ‘hombres de negro’ enviados a España, “asustados” al comprobar que los ministros no se hablan

Han permanecido una semana en Madrid, se han encontrado con que dos vicepresidentas rechazan sentarse en la misma mesa, y han visto a empresarios y sindicatos “fuera de juego”

photo_camera Sánchez, Calviño y Yolanda Díaz.

Los ‘hombres de negro’ acaban de terminar su misión en España. Pero han regresado a Bruselas “asustados” por algunas escenas que han vivido en sus reuniones con altos cargos del Gobierno, en las que han podido comprobar incluso que los ministros y sus equipos no se hablan con otros miembros del Ejecutivo.

Después de casi cinco años sin dejarse ver prácticamente por Madrid, los altos funcionarios de la Unión Europea desembarcaron de nuevo hace un par de semanas, con una misión muy concreta: controlar el reparto de los 140.000 millones de los fondos europeos que corresponden a España.

Según fuentes conocedoras de sus encuentros en la capital, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, los inspectores de la Comisión Europea permanecieron una semana en España, especialmente en la sede del Ministerio de Hacienda, en el Paseo de la Castellana.

Hay que recordar que, entre los organismos de control establecidos por el Gobierno, se encuentra la Autoridad Responsable del Mecanismo para la Recuperación y Resiliencia, atribuida a la Secretaría General de Fondos Europeos del Ministerio de Hacienda. 

Esta responderá antes las instituciones europeas. A esta se suma la Autoridad de Control del Mecanismo para la Recuperación y Resiliencia, que recae sobre la Intervención General del Estado, también dependiente del departamento de María Jesús Montero.

Desembarco en el Palacio de la Moncloa

También desembarcaron en el Palacio de la Moncloa, donde se encuentra la Unidad de seguimiento de los fondos europeos, creada por la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno.

Esta unidad debe cumplir las funciones de dar apoyo técnico a la comisión interministerial que se ha creado para analizar los avances que se produzcan en la ejecución de los objetivos fijados en los distintos frentes, y preparar los informes que se deben enviar periódicamente a Bruselas sobre el cumplimiento de los objetivos.

Asimismo, centralizará las relaciones con las comunidades autónomas y la colaboración público-privada, así como plantear la reprogramación de la cantidad y el destino de los fondos si fuera necesario. En definitiva, se centrará en controlar las actuaciones y asegurar que todo avanza armoniosamente.

“Asustados” porque los ministros no se hablan

Las fuentes comunitarias consultadas por ECD desvelan que la misión de los ‘hombres de negro’ ha sido, sin mayores rodeos, controlar la gestión del Gobierno con los fondos europeos. España ha quedado bajo la tutela de Europa por segunda vez, como ocurrió en 2012, cuando la prima de riesgo se situaba por encima de los 600 puntos.

 

Sin embargo, más allá del trabajo técnico, los ‘hombres de negro’ enviados a España han salido “asustados” de las reuniones con miembros del Gobierno al comprobar que “hay ministros que no se hablan”. Una “tensa situación” que, según han reconocido a altos cargos comunitarios, no se han encontrado en ningún otro país de la UE.

Imposible sentar a dos vicepresidentas

Relatan, por ejemplo, que las citas con los equipos de Nadia Calviño y Yolanda Díaz, tuvieron que realizarse completamente por separado, según ha podido confirmar ECD por fuentes conocedoras de los encuentros. Los funcionarios de la UE se encontraron con la imposibilidad de que dos vicepresidentas se sentaran en la misma mesa.

Una situación que ha vuelto a repetirse esta semana con la visita a Madrid del comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. Mantuvo reuniones con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta primera, Nadia Calviño; la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz; y con el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

La visita se producía solo unos días después del choque entre ambas vicepresidentas por la derogación de la reforma laboral. Pedro Sánchez le ha pedido a Calviño que lidere las negociaciones para intentar llegar a un pacto con la patronal que Díaz no considera fundamental para cerrar el acuerdo.

Empresarios y sindicatos están “fuera de juego”

La misión de los ‘hombres de negro’ también ha incluido visitas a los agentes sociales como muestra de su interés por conocer el grado de apoyo a la reforma laboral que considera crucial para España.

Fuentes comunitarias explican a ECD que la patronal CEOE trasladó en privado a los funcionarios de la UE que no iba a aceptar la normativa tal y como la está planteando la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. Este mensaje directo de los empresarios a los enviados de Bruselas supone un revés para el Gobierno, puesto que la Comisión Europea considera clave que esta reforma en España sea objeto de acuerdo de todos los agentes sociales.

Por si esto fuera poco, los ‘hombres de negro’ vieron a empresarios y sindicatos “completamente fuera de juego”. Les reconocieron que no sabían muy bien a quién dirigirse, no tenían un interlocutor claro. Los inspectores se quedaron con la imagen de que no hay una sola voz en el Gobierno y eso tiene “despistados” a los agentes sociales.

Ofrece más tiempo para negociar la reforma

En vista de los acontecimientos, fuentes del Gobierno admiten a ECD que Bruselas ha ofrecido más tiempo a España para negociar la reforma laboral. Ha concluido que, con la experiencia que ha vivido sobre el terreno, va a resultar complicado que todos los agentes implicados se pongan de acuerdo en poco más de mes y medio.

Hay que recordar que el Ejecutivo se ha comprometido a tener tramitada la nueva normativa laboral antes del 31 de diciembre. 

En Moncloa reconocen que los plazos son ajustados, pero advierten de que esa demora no saldrá gratis a España. A cambio, la UE ha confirmado que bloqueará la entrega de 10.000 millones de euros de los fondos europeos correspondientes a 2021. 

En el Gobierno afirman que “no se quiere oír hablar por ahora de ese escenario” porque la falta de esa inyección de dinero retrasará a su vez la reactivación económica del país que ya venden todos los ministros para el año que viene.

Sánchez anuncia 400 millones de inversión para Egipto

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?