Política

Interior y Defensa los ministerios más rápidos en la desescalada, Universidades y Ciencia los más lentos

El departamento de Pedro Duque ha convocado cincuenta y nueve mil videoconferencias, muy por delante del siguiente, el de Margarita Robles

Ministerio de Sanidad.
photo_cameraMinisterio de Sanidad.

La desescalada tras el Covid-19 avanza a distintas velocidades en los ministerios. Mientras que ya se han incorporado a sus puestos de forma física una media del 67% del personal, en algunos departamentos apenas se ha superado el 20. Universidades y Ciencia son las carteras más perezosas en la vuelta a la “nueva normalidad”.

La ministra de Función Pública, Carolina Darias, firmó el pasado mes de mayo con los sindicatos, integrados en la Mesa General de Negociación de la Administración General del Estado, las medidas para la incorporación presencial progresiva de los empleados públicos en el marco del “Plan de Transición a la Nueva Normalidad”.

Se establecieron varios objetivos prioritarios: mantener fórmulas de trabajo no presencial, acción preferentemente telemática, aforos más reducidos en la atención al público, cita previa, y adoptar medidas de prevención y seguridad, siguiendo las recomendaciones sanitarias, para garantizar la salud del personal.

Confidencial Digital ha tenido acceso a los datos internos que maneja el Ministerio de Política Territorial y Función Pública sobre la situación laboral del personal en los distintos departamentos del Gobierno, a fecha de 24 de julio.

De los 179.991 empleados públicos con que cuenta la Administración General del Estado en los ministerios, 120.440 (67,13%) desempeñan ya sus funciones de forma presencial, mientras que 45.331 (25,27%) lo hacen en fórmulas de trabajo no presencial. Otros 521 trabajadores, que suponen el 0,29% del total, figuran como “personal no incorporado”.

Interior y Defensa son los más rápidos

Los números internos, a los que ha tenido acceso ECD, reflejan que los ministerios de Defensa e Interior, por este orden, son los que más han avanzado hasta el momento en la desescalada tras la pandemia.

Destaca el nivel de trabajo presencial en el departamento de Margarita Robles, donde 15.705 empleados públicos, el 95,34%, acude ya habitualmente a las distintas dependencias, como la sede del ministerio en el Paseo de la Castellana.

Le sigue muy de cerca la cartera que dirige Fernando Grande-Marlaska: se han reincorporado al trabajo presencial el 93,72%, pero con casi el doble de empleados públicos que Defensa (31.218).

Hay que recordar que ambos ministerios ejercieron como “autoridades delegadas competentes” durante los dos meses del estado de alarma.

Más personal en Hacienda y Seguridad Social

En volumen de personal, aunque con porcentajes menores respecto al total de su plantilla, figuran por delante de Defensa los ministerios de Inclusión, Seguridad y Migraciones y el de Hacienda. En el departamento de José Luis Escrivá se han reincorporado 18.665 empleados, lo que representa el 63,61% del total.

Lo mismo ocurre en la cartera que ostenta María Jesús Montero, donde solo ha vuelto al trabajo presencial el 53,31% de la plantilla, pero se trata de un colectivo de 18.026 personas.

Universidades y Ciencia, los más rezagados

En la parte baja de la tabla, se sitúan los ministerios de Universidades y de Ciencia, que solo han reincorporado a 81 trabajadores (21,89%) y 4.473 (28,44), respectivamente.

Tampoco han avanzado en la desescalada otras carteras, que no han alcanzado todavía el 50% del trabajo presencial.

Es el caso del Ministerio de Educación y Formación Profesional, donde solo ha vuelto a la sede del departamento un 31,56% de la plantilla, esto es, 350 empleados públicos. En el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo han regresado 724 personas, lo que representa el 34,62% del total.

Tampoco han llegado a la mitad de la plantilla incorporada al trabajo presencial en el Ministerio de Asuntos Exteriores (711 empleados, 41,15%) y en el de Transición Ecológica y Reto Demográfico (3.486 personas, 45,80%). En un 55% de personal presencial (1.532 trabajadores) se sitúa la Vicepresidencia primera de Carmen Calvo.

Podemos no apuesta por el teletrabajo

Otra de las conclusiones que se extraen del informe es que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, es el representante de Podemos que menos apuesta por el teletrabajo. En el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que él dirige, han regresado ya, a la sede del Paseo del Prado el 80,20% de los trabajadores, esto es, 2.126 personas.

Excepto en el departamento de Manuel Castells, el resto de carteras que ostenta Podemos han reincorporado ya a más de la mitad de la plantilla al trabajo presencial. Tanto en el Ministerio de Igualdad de Irene Montero (91 empleados, 56,17%), como en el de Consumo de Alberto Garzón (243 personas, 63,61%).

Ocurre incluso en el de Trabajo, donde han vuelto ya a realizar sus funciones a la sede un total de 7.433 trabajadores, un 57,98, pese a ser la ministra Yolanda Díaz una de las mayores defensoras de regular por ley el teletrabajo.

Ha ‘desescalado’ el 50% en Sanidad

El Ministerio de Sanidad ha tenido que asumir en estos cinco meses la responsabilidad de hacer frente a la peor pandemia que ha sufrido España en los últimos 100 años. A día de hoy, se ha reincorporado el 50,15% del personal a la sede del centro de Madrid, lo que supone solo 650 empleados públicos.

La falta de estructura administrativa en Sanidad se ha puesto de manifiesto en que el ministerio carecía incluso hasta hace unos días de secretario de Estado. Disponía solo de una secretaría general, de la que dependían tres direcciones generales.

Con la reforma del ministerio anunciada esta semana, el Gobierno ha nombrado secretaria de Estado de Sanidad a la epidemióloga Silvia Calzón, y ha explicado que quiere reforzar la estructura del departamento, de cara al control de posibles rebrotes del Covid-19, así como ante la aparición de nuevas enfermedades de potencial pandémico.

Algunos compañeros de Gobierno echaron en cara al ministro Salvador Illa, en los momentos más duros de la pandemia, el error de no haberse rodeado de un equipo de confianza, y de una élite de expertos. “Muy pocos mimbres, para enfrentarse al desafío sanitario más grave que se recuerda”, criticaban varios ministros entonces, en privado.

Illa ha tenido que apoyarse -sin tiempo para revisar su funcionamiento ni chequear la confianza que le suscitaban sus responsables- en el corto aparato de detección de alertas y emergencias sanitarias creado en el 2004, con el doctor Fernando Simón al frente desde 2012, se había hecho cargo de la gestión de la crisis del ébola.

Pedro Duque lidera las videoconferencias

Según el informe del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, el departamento de Ciencia e Innovación, dirigido por Pedro Duque, ha sido, con diferencia el que más videoconferencias ha celebrado de todos los departamentos del Gobierno: un total de 59.090.

Le siguen el Ministerio de Defensa, con 28.698; el de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (17.805), y el de Transportes, Movilidad y Agencia Urbana, que ha celebrado 14.918. Los que menos reuniones virtuales han convocado son ministerios de Unidas Podemos: el de Igualdad y el de Consumo, con 903 y 517, respectivamente.

También destacan las escasas videoconferencias que ha celebrado el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital (1.925), pese a ser el departamento competente.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable