Política

Irene Lozano desactiva al presidente de México y logra que suelte un “¡Viva España!”

López Obrador aceptó hacerse un selfie con la secretaria de Estado de la España Global, tres meses después de exigirle al rey pedir perdón por la conquista española

Selfie de López Obrador con Lozano.
photo_cameraSelfie de López Obrador con Lozano.

La grieta diplomática originada entre España y México por la carta de Andrés Manuel López Obrador criticando la conquista española empieza a cerrarse. Tres meses después de ese episodio, que provocó el rechazo profundo del Gobierno de Pedro Sánchez al gesto del presidente mexicano, la visita de Irene Lozano, secretaria de Estado de la España Global, al país azteca ha conseguido destensar la relación entre los dos gobiernos.

A principios de marzo, el izquierdista López Obrador envió una carta al rey de España, Felipe VI, y al Papa Francisco, para exigirles que pidieran públicamente perdón por los excesos en la colonización y evangelización de América, en este caso concreto del actual territorio de México, y por la responsabilidad de la Corona española y de la Iglesia.

“Envié ya una carta al Rey de España y al Papa para que se haga un relato de agravios y que se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce como derechos humanos; hubo matanzas, imposiciones... la llamada conquista se hizo con la espada y con la cruz”, escribió en un tuit López Obrador.

El gesto fue percibido como hostil por el Gobierno de España, que reaccionó con un comunicado en el que lamentaba profundamente la carta de López Obrador y rechazaba “con firmeza” sus argumentos.

Primer contacto tras la carta

Tras ese episodio, el primer contacto previsto del gobierno de España con el ejecutivo de México era el homenaje a los españoles que se exiliaron a este país americano durante o tras la Guerra Civil de 1936-1939.

Según cuentan fuentes diplomáticas a Confidencial Digital, en el Ministerio de Asuntos Exteriores, y concretamente en la Secretaría de Estado de la España Global, se movilizaron para conseguir que esa conmemoración del exilio español en México fuera un éxito, y no se viera empañada por el incidente de la carta de López Obrador.

La expedición española para celebrar en México el homenaje a los exiliados la lideró Irene Lozano, quien, en las semanas y meses previos al acto, se volcó en limar asperezas con el gobierno mexicano.

Las fuentes consultadas ponen en valor una serie de detalles que muestran que Lozano consiguió desactivar, al menos durante ese viaje, los gestos hostiles de Andrés Manuel López Obrador. Es más, revelan un par de episodios llamativos.

El mismo hecho de que Lozano, con rango de secretaria de Estado, fuera recibida por el presidente de México, el jefe de Estado, ya fue considerado un gesto significativo. Pero más revelador aún fue algo que, durante el acto de recuerdo a los exiliados republicanos españoles, dijo López Obrador.

 

Tal y como se puede ver al final de este vídeo, el presidente de México cerró su discurso con un “Que viva España, que viva el exilio, que vivan los refugiados españoles, que viva México”.

Ese “viva España” produjo gran impacto en la delegación española, precisamente por el precedente de la carta y otros gestos en los que Andrés Manuel López Obrador ha hecho gala de un discurso ‘indigenista’ y contrario al pasado colonial español en México. Por ejemplo, también en marzo, el presidente publicó un vídeo desde Comalcaco, donde conmemoró (según escribió en un tuit) “500 años de la batalla de los españoles contra la resistencia de los mayas-chontales”.

Selfie de López Obrador con Lozano

El “viva España” no fue el único gesto de deshielo. Fuentes de Exteriores revelan también que les llamó mucho la atención la buena relación, e incluso la gran complicidad que demostró el presidente mexicano con la secretaria de Estado de la España Global.

Personas conocedoras del viaje explican a ECD que les impactó mucho que López Obrador, “siendo un hombre tan serio”, tuviera tanta confianza que incluso aceptó posar con Irene Lozano, en un momento del acto de homenaje a los exiliados, para hacerse un selfie.

La secretaria de Estado no publicó esa fotografía, de tono más personal, en su cuenta oficial de Twitter donde aparecen imágenes más institucionales. Pero sí hizo circular la foto entre personal de Exteriores, para mostrar el éxito del viaje.

Las diferencias con el consejero catalán

Además, fuentes de Exteriores destacan también la notable diferencia de trato que han recibido Irene Lozano y otro representante político español llegado a México poco después: Alfred Bosch, consejero de Acción Exterior del Govern de la Generalitat de Cataluña.

La secretaria de Estado de la España Global, no sólo tuvo ese encuentro con el presidente López Obrador, sino que se reunió con los presidentes del Senado y de la Cámara de los Diputados.

Por contra, destacan diplomáticos que han seguido los viajes, Bosch sólo fue recibido por personalidades de un nivel menor: el presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso mexicano, la secretaria de la Comisión de Desarrollo Social, la senadora Geovanna Bañuelos, los responsables del Área Internacional y de Cultura de la Ciudad de México, y el director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.

La mayoría de ellos pertenecen al Partido del Trabajo, una formación de izquierda socialista que es la cuarta fuerza política de México.

Ni López Obrador, ni ningún ministro de su gobierno, recibió al consejero catalán de Acción Exterior, algo que destacan fuentes diplomáticas españolas.

Hay que recordar que el gobierno de México, entonces presidido no por López Obrador sino por su antecesor Enrique Peña Nieto, fue uno de los primeros gobiernos extranjeros en expresar, en octubre de 2017, que no reconocía la independencia de Cataluña declarada en el Parlament.

Lo hizo el 10 y el 27 de octubre, a través de mensajes de Peña Nieto y de su ministro de Asuntos Exteriores: “México no reconocerá la declaración unilateral de independencia de Cataluña. Hacemos votos por una solución política y pacífica”. “Si a pesar del diálogo político, el Gobierno catalán declara unilateralmente la independencia, el Gobierno de México, en apego al Derecho Internacional, no reconocerá a Cataluña como un Estado independiente”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable