Política

Irene Montero ha pedido perdón al ex ministro Juan Carlos Campo después de que Pablo Iglesias le llamara “machista frustrado”

Siendo titular de Justicia, fue el que más objeciones puso al proyecto de ley del “solo sí es sí” del Ministerio de Igualdad

Irene Montero y Pablo Iglesias.
photo_camera Irene Montero y Pablo Iglesias.

La ley del “solo sí es sí” ha propiciado que varios condenados por delitos de abuso sexual hayan podido rebajar sus penas o, incluso, lograr la excarcelación al aplicarse las nuevas horquillas de castigos. Ahora, Irene Montero ha pedido perdón al ex ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, con quien se enfrentó por las trabas que puso a su proyecto estrella.

La norma bautizada como “solo sí es sí” arrancó con polémica. Su contenido fue motivo de la primera gran crisis del Gobierno de coalición. El Ministerio de Justicia, que ocupaba entonces Juan Carlos Campo, juez de profesión, criticó con dureza la redacción y enmendó tres cuartas partes del texto debido a errores de “técnica legislativa”.

El departamento vio en los primeros borradores un enfoque doctrinal y reivindicativo, más programático que imperativo, nada adecuado para una ley.

Campo se ganó por aquellas reticencias técnicas la etiqueta de “machista frustrado” que le colgó Pablo Iglesias, entonces aún vicepresidente, en unas polémicas declaraciones.

Montero ha pedido perdón por Iglesias

Ahora, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a Montero, la titular de Igualdad ha admitido estos días en privado que Campo le convenció, al menos con su empeño, en no bajar los tipos máximos.

Ha reconocido a algunos de sus íntimos que el entonces titular de Justicia le avisó de que podrían darse casos de revisión de las penas, como finalmente ha ocurrido. Por si fuera poco, ahora esa otra rebaja habría agravado aún más la situación.

Irene Montero ha transmitido al entorno del ex ministro de Justicia que, visto lo acontecido, no fue adecuado que desde Podemos, y en concreto por su entonces líder, Pablo Iglesias, se le tachase públicamente de “machista frustrado”. Unas declaraciones por las que, aseguran, la titular de Igualdad “ha pedido perdón”.

En cambio, Montero insiste en que nadie podía pensar que, si se bajaban las condenas mínimas, eso podía conllevar revisiones de las penas, porque existe jurisprudencia en contra.

Se acoge a una circular de la Fiscalía General del Estado según la cual, en las penas privativas de libertad, no se considerará más favorable el nuevo código cuando la duración de la pena anterior impuesta sea también imponible con arreglo al nuevo texto. Es decir, según la ministra, si no se bajan las máximas y la pena que se ha impuesto entra dentro de la nueva horquilla de penas, no cabe la revisión.

Prisas, errores y correcciones constantes

Los errores y correcciones al anteproyecto de ley del “solo sí es sí” fueron constantes desde el inicio. El Ministerio de Igualdad se empeñó en que el texto se aprobara en primera ronda por el Consejo de Ministros antes de la celebración del Día Internacional de la Mujer de 2021.

Las prisas para que se iniciara la tramitación estuvieron en el origen de esos roces con Justicia. El anteproyecto se aprobó in extremis, en la antesala de la celebración del 8 de marzo.

El Consejo de Ministros lo avaló el 3 de marzo del año pasado, a solo unos días de las marchas previstas para el 8-M. Ya por entonces, hace casi dos años, los jueces y fiscales avisaron de las disminuciones de condenas que desencadenaría, pero no se tuvieron en cuenta sus advertencias.

 

Marruecos 0-0 (3-0) España
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Busquets dió la charla y la cara Luis Enrique fue de puro bajón
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes