Política

Juanma Moreno coloca ahora las elecciones de Andalucía en enero de 2023

El resultado de Castilla y León le ha convencido de alargar la legislatura “todo lo posible” frente a la idea de adelantar los comicios a junio

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante el Debate de Presupuesto de la Junta de Andalucía, a 24 de noviembre de 2021 en el Parlamento de Andalucía en Sevilla (Andalucía, España)
photo_camera El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante el Debate de Presupuesto de la Junta de Andalucía, a 24 de noviembre de 2021 en el Parlamento de Andalucía en Sevilla (Andalucía, España)

Juanma Moreno no adelantará las elecciones en Andalucía: “Tengo tiempo incluso hasta el año que viene”. Es el mensaje que ha trasladado directamente el presidente andaluz a su equipo de máxima confianza, horas después de conocerse el resultado de las elecciones en Castilla y León, que va a obligar al PP a pactar con Vox para gobernar.

Fuentes próximas al jefe del Ejecutivo andaluz, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, aseguran que Moreno Bonilla ha decidido ahora “echar el freno” y va a “tratar por todos los medios de agotar la legislatura”.

Incluso, según sus propias palabras, pretende “alargar el mandato todo lo posible” hasta que los partidos de la oposición lo permitan, dado que ante la falta de una mayoría absoluta tiene que negociar apoyos parlamentarios puntuales con Vox o con el PSOE.

En su entorno de máxima confianza reconocen que la posible entrada de Vox en el Gobierno de Castilla y León ha abierto un nuevo escenario que ha condicionado la decisión del líder andaluz sobre cuándo convocar elecciones.

Elecciones ni en junio ni en octubre

Algunas informaciones de las últimas semanas –muchas veces originadas fuera de Andalucía- habían hecho pensar que el adelanto electoral llevaría los comicios a antes del verano.

De hecho, el Gobierno de Juanma Moreno y el propio presidente han alimentado en alguna ocasión, al mismo tiempo que lo negaban, la posible convocatoria abrupta de las autonómicas.

El resultado en Castilla y León ha roto la hoja de ruta de Moreno Bonilla, “que ha frenado en seco”, admiten en su entorno. El auge de Vox en este momento enfría el adelanto electoral, que barajó para junio, pero también para octubre.

Tiene decidido alejar lo más posible la cita andaluza de lo sucedido este domingo para evitar verse arrastrado por la debacle emocional y el deterioro de la marca. Es el mensaje en el que insistido a miembros de su gobierno en las últimas horas: “No hay ninguna prisa”.

“Tengo tiempo hasta enero de 2023”

Hasta el punto de que, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas al presidente andaluz, Juanma Moreno tiene encima de mesa incluso la idea de aplazar las elecciones autonómicas hasta el año que viene. “Técnicamente, tengo tiempo hasta enero de 2023”, ha insistido.

 

A pesar de que los anteriores comicios se celebraron el 2 de diciembre de 2018, el jefe del Ejecutivo podría retrasar la convocatoria hasta dos meses en base a la interpretación de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG), según la cual los cuatro años de legislatura comienzan a partir de la sesión de investidura. Concretamente la de Juanma Moreno tuvo lugar el 16 de enero de 2019.

Juanma Moreno necesita “ganar tiempo”

En el Gobierno andaluz admiten ahora a ECD que necesitan “ganar tiempo”. Moreno Bonilla ha fiado a la recuperación económica sus opciones de revalidar el poder. Además, no pasan por alto que el PP ha ganado las elecciones en Castilla y León y la derecha suma para gobernar, pero el resultado está muy por debajo de las expectativas.

El candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, había adelantado los comicios para lograr una mayoría holgada que le permitiera gobernar en solitario, pero no ha conseguido su propósito y ha quedado en manos de Vox.

El resultado demuestra que el PP va a estar condicionado por la extrema derecha en este nuevo ciclo político. Mañueco tendrá ahora que negociar con Vox y, muy probablemente, incluir a la formación de Santiago Abascal en su Ejecutivo si quiere seguir gobernando.

Lejos de lograr una mayoría suficiente

En el entorno de Juanma Moreno recuerdan que el PP ha quedado muy lejos de la mayoría suficiente que el presidente andaluz pidió cuando acudió hace varias semanas al congreso regional del partido en Castilla y León.

“Por Dios, por Dios, sacad una mayoría suficiente”, espoleó Moreno Bonilla a los populares castellanoleoneses, a los que recordó que el próximo en examinarse es él y su aspiración es lograr una victoria holgada para poder gobernar en solitario.

Resistir al bloqueo de PSOE y Vox

Pese al nuevo calendario establecido por el presidente de la Junta, en su círculo de máxima confianza asumen que la estabilidad en Andalucía depende ahora mismo de dos partidos que mantienen posturas antagónicas respecto a la convocatoria electoral.

Por lo pronto, el Ejecutivo andaluz acaba de salvar el inicio de dos leyes clave, la de Economía Circular y la de los regadíos de Doñana, lo que da oxígeno a Juanma Moreno para continuar adelante con la legislatura.

Vox está presionando para que se convoquen “cuanto antes” los comicios regionales y, cuando así sea, anunciará oficialmente que la diputada Macarena Olona será su candidata a la presidencia de la Junta.

En cambio, el PSOE es partidario de que se agote lo máximo posible la legislatura para seguir dando a conocer por toda Andalucía la candidatura de Juan Espadas y lograr que su perfil no siga encasillado en el rol de alcalde de Sevilla que ha desempeñado en los últimos años.   

Tampoco podrá gobernar sin Vox

En la Junta de Andalucía tampoco olvidan que Vox irrumpió en las instituciones españolas a través de Andalucía, en 2018, con casi 400.000 votos; en las generales de 2019, rebasó las 800.000 papeletas en esta comunidad. Con Ciudadanos en claro retroceso, esa horquilla se la van a disputar a codazos PP y Vox.

Al igual que Mañueco, Moreno Bonilla no podrá gobernar sin el apoyo del partido de Santiago Abascal. Los últimos sondeos publicados reflejan que el PP con el 30,6% de los votos obtendría 40 diputados, muy lejos de los 55 que supone la mayoría del Parlamento andaluz. Podría conseguir esa mayoría con los 21 diputados que sacaría Vox gracias al 17,6% de los votos que conseguiría si se celebraran ahora las elecciones.

Además, el PP solo no sumaría más escaños que los tres partidos de izquierda. El PSOE con el 28,9% de los votos conseguiría 36 escaños. Unidas Podemos con el 7,6% lograría 5 y Adelante Andalucía, con un 6,1% se haría con 3 diputados regionales. Los mismos que Ciudadanos con el 5% de los votos. El último de los 109 diputados autonómicos lo obtendrían los miembros de la ‘España Vaciada’ en Huelva.

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?