Política

ECD lo ha confirmado con miembros de la formación

Uno de los jueces que excarceló a Puigdemont es un ‘nacionalista danés’

Martin Probst ha sido identificado por miembros del partido SSW como uno de los defensores de la escisión de Schleswig-Holstein

Carles Puigdemont.
photo_cameraCarles Puigdemont.

De la noche a la mañana, tres jueces del tribunal regional superior de Schleswig-Holstein pasaron de ser desconocidos a acaparar el protagonismo de las portadas españolas y alemanas, con motivo de la puesta en libertad de Carles Puigdemont. Los magistrados no apreciaron delito de rebelión en el ex president.


De esta manera, Martin Probst, Matthias Schiemann y Matthias Hohmann dieron una auténtica sorpresa el pasado 5 de abril a las autoridades españolas, que confiaban en una entrega rápida y eficaz de Puigdemont al Tribunal Supremo.

Frustración

Juristas y dirigentes hispanos habían mostrado la más completa seguridad cuando Puigdemont fue detenido en el norte de Alemania, a apenas treinta kilómetros de distancia con la frontera danesa. Y habían confiado plenamente en el código penal alemán, muy similar al español en cuanto a los delitos de rebelión y sedición.

De hecho, el artículo 81 considera autores de alta traición a quienes “intenten con violencia o por medio de amenaza con violencia perjudicar la existencia de la República Federal de Alemania o cambiar el orden constitucional”.

Las penas para estos delincuentes oscilan entre los diez años de cárcel y la cadena perpetua y entre los hechos que constituyen alta traición está incluida la independencia de un land. El procés y el referéndum parecían casar a la perfección.

Por eso, la frustración de Moncloa y del Supremo fue grande al conocer la decisión de los jueces, descartando el delito de rebelión y apreciando dudas sobre el de malversación.

El Südschleswigscher Wählerverband

La trayectoria de estos jueces no es muy conocida. Los tres acumulan decenas de años de carrera pero siempre han mantenido un perfil discreto. Es muy poco lo que se sabe de ellos.

Probst, de 60 años, es un especialista en extradiciones y de hecho es el presidente de la sala primera de lo penal del tribunal, que se encarga de estos asuntos. También cuenta con una amplia experiencia en el campo de la mediación y es autor de manuales de Derecho de menores y de familia.

Hohmann, de 62 años, ha ejercido durante casi toda su trayectoria en Schleswig-Holstein, mientras que Schiemann, de 63 años de edad, fue fiscal en Flennsburg.

Sin embargo, El Confidencial Digital ha podido saber que uno de ellos, Probst, cuenta con filiaciones políticas definidas. Y que éstas pueden coincidir con las de Puigdemont, ya que Probst simpatiza con el Südschleswigscher Wählerverband (SSW), el Partido de los Votantes de Schleswig-Holstein, de tendencia pro danesa.

Esta formación se fundó en 1948 y canalizó a la minoría danesa del land Schleswig-Holstein, territorio que históricamente ha sido objeto de disputas entre Alemania y Dinamarca y donde a lo largo del siglo XX se han celebrado varias consultas sobre a qué país debe pertenecer.

A día de hoy, el SSW es uno de los partidos minoritarios de Alemania. A partir de la década de los 70 comenzó a perder influencia y ha tenido dificultades para hacerse notar a nivel nacional, sin obtener representación en el Bundestag.

La tendencia se revirtió en las elecciones estatales  de 2012, cuando formó gobierno en Schleswig-Holstein junto con los demócratas del SPD y los Verdes. La coalición se denominó en la prensa regional “el semáforo danés”.

La ideología del SSW se limita, básicamente, a defender los intereses del land y a promover la salida de Alemania para incorporarse a Dinamarca, si bien por cauces más culturales que jurídicos.

Simpatizante del SSW

Según ha confirmado ECD de miembros del SSW, Probst no es militante del partido, pero comulga con sus postulados y en las filas de la formación le consideran “un simpatizante más”.

Las mismas fuentes explican que Probst mantiene relaciones fluidas con miembros del SSW, tanto de amsitad como políticas, y que en privado defiende el programa del partido y afirma identificarse con él. Además, ha asesorado a algún dirigente en casos puntuales.

Sin embargo, Probst no es dado a dar a conocer sus filiaciones políticas y no se deja ver en público con altos cargos del SSW, sino que prefiere mantener su simpatía hacia ellos en privado para evitar interferencias debido a su profesión de juez. Por tanto, no participa en actos del partido; tan sólo ha sido ponente en alguna conferencia en la que también disertaban dirigentes del mismo.

Este confidencial también se ha puesto en contacto con el gabinete de prensa del SSW para conocer la postura oficial del partido respecto de Probst. Estas fuentes niegan haber escuchado que el juez sea simpatizante de la formación nacionalista, y aseguran que se trata de “ficción”.

Sin embargo, miembros del SSW discrepan de esta versión y alegan que la simpatía de Probst con el partido no es muy conocida, como otros aspectos personales. Esta sintonía con los postulados del Südschleswigscher Wählerverband podría arrojar luz sobre la decisión tomada sobre Puigdmeont.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo