Política

Lesmes está dispuesto a presidir el pleno del Supremo que decidirá la sentencia sobre las hipotecas

Es una iniciativa insólita. Miembros de la Sala Tercera han mostrado sus reticencias y han amagado con un desplante

Carlos Lesmes, presidente del CGPJ.
photo_cameraCarlos Lesmes, presidente del CGPJ.

Según ha podido saber Confidencial Digital, el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, se ha planteado dar un golpe de timón con la polémica sentencia sobre los impuestos de las hipotecas y presidir el pleno convocado para el próximo lunes 5 de noviembre.

Este pleno fue la solución ordenada por el presidente de la Sala de lo Contencioso, Luis Díez-Picazo, para decidir cómo se aplicaba el fallo. Díez-Picazo lo suspendió al día siguiente, el viernes 19, dado el cambio radical que suponía para la banca. De hecho, las grandes entidades se desplomaron en Bolsa.

Un pleno decisivo

Todavía se desconoce el resultado de ese pleno, para el que están convocados los treinta magistrados de la Sala Tercera, pero ECD ha podido saber que Lesmes ha manifestado a su entorno su intención de asistir.

Se trata de una decisión insólita, ya que es muy poco común que el presidente del Alto Tribunal acuda a los plenos de las Salas. Éstos suelen estar dirigidos por sus presidentes, en este caso, Díez-Picazo.

Sin embargo, el trasfondo de la sentencia sobre las hipotecas, que esconde una guerra civil en el seno del Supremo, y más en concreto, en la Sala Tercera, ha llevado a Lesmes a plantearse seriamente su asistencia al pleno del 5 de noviembre para “reforzar la autoridad de Díez-Picazo”, que está aún más cuestionada tras el inesperado fallo.

Retroactividad

El objetivo de Lesmes es imponer de una manera u otra su criterio sobre la sentencia; esto es, que no tenga carácter retroactivo. Si cualquier hipotecado pudiera reclamar el impuesto sobre los actos jurídicos documentados (la escritura ante notario), los bancos tendrían que asumir un coste de en torno a 20.000 millones de euros, según los cálculos de las entidades.

Lesmes ha pedido perdón por la gestión de la sentencia y ha negado presiones de la banca, pero las fuentes consultadas contradicen su versión. Aseguran que el presidente del TS ha hablado con directivos de las grandes entidades españolas y conoce la intención del Gobierno de ‘salvarles’ de las pérdidas millonarias a las se enfrentan.

Lesmes considera que la manera de hacer “menos daño” a las cuentas de los bancos asegurar que la sentencia no será retroactiva, algo que ya maneja el Gobierno. La intención del Ejecutivo es limitarla sólo a los cuatro años anteriores. En este caso, las entidades perderían 1.500 millones.

Un posible plante

Sin embargo, Lesmes todavía no tiene decidido si acudirá al pleno clave para la banca. Conoce lo “raro” que sería su presencia, las suspicacias que despertarían en los magistrados y el descrédito aún mayor en que quedaría Díez-Picazo, con quien mantiene una buena relación.

Es más, ya hay magistrados de la Sala que han comenzado a airear en ambientes jurídicos su desconcierto con las formas del presidente del Supremo y han asegurado que no permitirán “que se toque ni una coma” del fallo. Además, consideran “inaudito” que Lesmes se haya planteado presidir el pleno. “Dan ganas de darle plantón”, afirman las mismas fuentes a ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?