Política

“Madrid no contagia”. Díaz Ayuso lanza una campaña para vender que el virus desborda España con los madrileños encerrados

Va a argumentar que el coronavirus se ha expandido por todo el país mientras la Comunidad se encontraba ya en estado de alarma desde quince días antes

El vicepresidente y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Ignacio e Isabel Díaz Ayuso, antes del comienzo del debate del Estado de la Región, en la Asamblea de Madrid este lunes.
photo_camera El vicepresidente y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Ignacio e Isabel Díaz Ayuso, antes del comienzo del debate del Estado de la Región, en la Asamblea de Madrid este lunes.

Las fronteras de la Comunidad de Madrid cerrarán finalmente solo durante los días del puente de Todos los Santos y de La Almudena para contener la pandemia. Isabel Díaz Ayuso prepara una potente campaña para resaltar que el coronavirus se ha expandido sin control por España mientras la capital se encontraba cerrada por el estado de alarma.

Hasta ahora, la batalla política por el cierre de Madrid había dejado una consecuencia patente: el caos en la ciudadanía, que a pocas horas de que arrancase un largo fin de semana desconocía qué podía hacer y qué no respecto a la movilidad en la Comunidad.

Tras su reunión el miércoles con los presidentes de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), y de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page (PSOE), para tomar conjuntamente la medida sobre los cierres perimetrales, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, anunció que Madrid se cerraría durante los días del puente, pero únicamente esas jornadas, si el Gobierno se lo permitía.

Díaz Ayuso ha recomendado a los ciudadanos que “salgan lo justo”. En el Gobierno de la Puerta del Sol explican que los cierres autorizados por el Ejecutivo central en el decreto de alarma son por un mínimo de una semana, lo que, aseguran “no responde a un parámetro sanitario”.

A última hora de la tarde de este jueves, la Comunidad de Madrid confirmó que cerrará los dos próximos fines de semana. Es decir, los madrileños no podrán salir de su región los días 30 y 31 de octubre; y 1 y 2 de noviembre, y, después, 7, 8 y 9. El Gobierno ha acabado aceptando este planteamiento tras rechazarlo en un primer momento.

“Madrid no contagia, no es el problema”

Mientras tanto, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a la Comunidad, el equipo de Díaz Ayuso ha diseñado una campaña para destacar que “Madrid no contagia, no es el problema” tras constatar que el virus se ha expandido por España mientras los madrileños se encontraban ya encerrados desde quince días antes.

La campaña insistirá en que Madrid ha permanecido bajo un “cierre decretado de manera arbitraria, sectaria y sobre todo arrolladora”, en referencia al estado de alarma aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez el pasado 9 de octubre, justo antes del puente del Pilar, para impedir salidas masivas desde la capital.

Destacará que es la única autonomía que ha sufrido de manera unilateral, sin ningún tipo de diálogo, un estado de alarma a la carta, cuando luego el virus se ha propagado por toda España, lo que ha demostrado que “el problema no va de fronteras y no de va de madrileños”.

Resaltará también que, si se comparan los datos con las autonomías limítrofes, en Madrid se han registrado 28.655 positivos por coronavirus en los últimos 14 días, con una incidencia acumulada de 430 casos por 100.000 habitantes; mientras que en Castilla y León se han contabilizado 16.811 casos y una incidencia de 700; y en Castilla-La Mancha 9.370 casos y una incidencia de 460.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

España se encuentra desbordada

La campaña de la Comunidad de Madrid va a tratar de poner en evidencia que los contagios desbordan las medidas, cada vez más restrictivas, que imponen las autonomías. En cambio, Madrid ha reducido claramente los contagios -los casos notificados- desde hace semanas, mientras en el resto de territorios la tendencia es al alza.

Las hospitalizaciones de enfermos también van creciendo en toda España. La pandemia está dejando 140 fallecidos de media al día. Desde hace cinco semanas, cada día mueren más de 100 personas por coronavirus.

Las autonomías más golpeadas

Navarra, La Rioja, Aragón y Castilla y León son las comunidades con peor situación epidemiológica. Pese al cierre de Madrid por el estado de alarma hace tres semanas, todas superan los 500 casos diagnosticados por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Navarra dobla incluso esa barrera, con 1.063 casos.

En el Gobierno madrileño destacarán también que se trata de autonomías que han tomado medidas drásticas como el confinamiento perimetral, que implica la prohibición de entrar o salir de un territorio.

La mala situación de estas comunidades se evidencia también en la positividad, el porcentaje de pruebas diagnósticas que da positivo y que, según la OMS. debería estar por debajo del 5% para considerar que la epidemia está controlada. En Aragón esta cifra está en el 20%; en Castilla y León en el 18%; en Navarra es del 15% y en La Rioja en el 8%.

La ocupación en los hospitales, y especialmente en las unidades de cuidados intensivos, es muy alta en estos cuatro territorios. Solo Navarra (32%) está por debajo del 35% de camas de UCI. Castilla y León ya lo ha superado (35,2%) y La Rioja y Aragón dejaron atrás ese umbral hace días, con 37% y 43%, respectivamente.

Restricciones selectivas en Madrid

Sin embargo, el equipo de Ayuso insistirá en que la situación epidemiológica de Madrid lleva varias semanas mejorando, aunque admitirá que sigue siendo mala. Con 422 casos por 100.000 habitantes, está por encima de la media española, que también supera en la positividad de las pruebas diagnósticas (12%).

Este último indicador ha mejorado desde el 20% que llegó a tener en septiembre. Es especialmente preocupante la ocupación de las UCI, que se acerca al 40% (39%). Solo Aragón, con un 43%, y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla -esta última tiene el 67% de puestos UCI ocupados por pacientes con el virus- la superan.

Madrid aplica un toque de queda, que entró en vigor cuando acabó el estado de alarma decretado por el Gobierno central el pasado sábado.

El Gobierno regional ha prohibido las reuniones de más de seis personas entre la medianoche y las seis de la mañana, tanto en lugares públicos como en los privados.

El horario de bares y restaurantes, por tanto, se ha alargado una hora más. Si durante el estado de alarma solo para Madrid debían estar cerrados a las 23:00 (y no podían recibir nuevos clientes pasadas las 22:00), ahora pueden seguir abiertos hasta las 00:00.

El Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ha vuelto al sistema de restricciones por zonas básicas de salud que se encontraba en vigor antes de que el Gobierno declarara el estado de alarma en su territorio.

Permanecen confinadas perimetralmente 32 de estas zonas (hay 286 en todo el territorio) desde el pasado lunes, lo que impide a sus habitantes salir y entrar de esas áreas, que están delimitadas por la zona de influencia de cada centro de salud. El criterio para hacerlo es superar los 500 casos por 100.000 habitantes (antes eran 1.000).

Empeoran Cataluña, Andalucía y Asturias

Cataluña y Castilla-La Mancha se encuentran en riesgo “extremo”, según la clasificación del Ministerio de Sanidad. Tienen una positividad alta (12% Cataluña y 15% Castilla-La Mancha) y en Cataluña empieza a preocupar mucho la ocupación de las UCI, que ya se sitúa en el 31%.

La incidencia de Murcia está por encima de la media española, mientras que la positividad está por debajo y dentro de lo que el semáforo de Sanidad considera riesgo medio.

Asturias, Extremadura y Andalucía han empeorado en los últimos diez días. En el Principado la incidencia acumulada rebasó la semana pasada los 300 casos por 100.000 habitantes, con Madrid todavía cerrado por el estado de alarma.

Los contagios aumentan con gran rapidez. Hace dos semanas, la incidencia estaba en 207. La ocupación de la UCI se ha incrementado, del 13,5% al 16%.

Con 327 casos por 100.000 habitantes, Andalucía está por debajo de la media española, pero la positividad es alta (16,5%) y la ocupación hospitalaria está creciendo. Se sitúa en 1.794 pacientes, 513 más que una semana antes, lo que “evidencia la rápida expansión del virus pese al cierre de Madrid con el estado de alarma desde el 9 de octubre”, recalcan en el entorno de Ayuso.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?