Política

Máxima vigilancia a la traducción del catalán en el juicio al ‘procés’

Las defensas van a examinar al milímetro las grabaciones con las declaraciones en castellano de los procesados para evitar la manipulación de sus palabras

Primera sesión del juicio del 1-O.
photo_cameraPrimera sesión del juicio del 1-O.

Acaba de comenzar el juicio a los responsables políticos del referéndum del 1-O, que ocupará durante tres meses el Tribunal Supremo en uno de los procesos más importantes de las últimas décadas en España.

Aunque en la vista que se celebró en el Alto Tribunal en diciembre las defensas de los procesados pidieron la traducción simultánea, no todos los procesados harán uso de ella.

Según se ha conocido en los últimos días, algunos ya tienen claro que declararán en castellano y catalán y otros dejarán la decisión final hasta el último momento.

La gran mayoría de los procesados de ERC utilizarán el bilingüismo durante su participación en este macro juicio. Usarán el castellano para responder a las preguntas de la Fiscalía y de su defensa.

En cambio, se pasarán al catalán en su turno de alegato final antes de que el juicio quede visto para sentencia. Que la traducción sea simultánea mientras declaran y no al final de cada respuesta, será determinante para que la mayoría se decante por un idioma u otro.

Los acusados más intransigentes son los cercanos a Carles Puigdemont, los de Junts per Catalunya, que no quieren declarar en castellano en el Supremo. Su defensa ha vuelto a solicitar antes de arrancar el juicio, que la traducción sea simultánea de forma que mientras ellos estén hablando se les esté traduciendo lo que dicen a todas las partes.

Revisión de las traducciones

Pero las defensas tienen en cuenta que “cada palabra cuenta” en el juicio al ‘procés’. Y cuenta todavía más cuando frases traducidas del catalán al castellano forman parte del relato por el que las acusaciones piden decenas de años de cárcel a los líderes soberanistas.

Por ello, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes judiciales, los abogados van a examinar al milímetro las grabaciones de las declaraciones de los procesados, que se traduzcan del catalán al castellano, para evitar cualquier tipo de manipulación en sus palabras.

Consideran que cuando las manifestaciones se traducen se pueden perder matices y se corre también el riesgo de que se produzcan inexactitudes en los mensajes.

Hay que recordar que el Tribunal Supremo acaba de aceptar un informe pericial de una filóloga, propuesto por el ex conseller de Interior, Joaquim Forn, que desmiente la traducción de la Fiscalía de un informe clave de los Mossos d’Esquadra sobre su papel el 1-O, una de las cuestiones esenciales para dirimir la supuesta rebelión.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes