Política

Está imputado por sedición y por dirigir una organización criminal

El mayor Trapero, en el punto de mira del Supremo

Aunque no es aforado, el Alto Tribunal se plantea reclamar la causa que ahora instruye la Audiencia Nacional por la “conexidad” con la investigación del juez Llarena

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero.
photo_cameraEl mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero.

El lunes, la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela imputó al mayor Trapero un nuevo delito de sedición y otro por ser el presunto cabecilla de una organización criminal, en referencia a la “inacción” de los Mossos durante el referéndum del 1 de octubre. Está citado a declarar este viernes.


La Audiencia Nacional instruye los presuntos delitos de sedición cometidos por los Jordis y el mayor Trapero, que no son parlamentarios y por tanto no están aforados, a diferencia de los ex consellers, investigados por el Supremo.

De hecho, el magistrado instructor Pablo Llarena dictó un auto la semana pasada en el que se negaba a acceder a la petición de Joaquim Forn: el ex titular de Interior catalán le pedía que Trapero fuera también investigado en el Alto Tribunal, ya que obedecía órdenes directas de la conselleria.

Sin embargo, según afirman fuentes de la Fiscalía a El Confidencial Digital, esta opción no está del todo descartada; de hecho, en el Supremo estudian que en un futuro, cuando la investigación de la AN haya avanzado un tanto, Llarena solicite a Lamela la inhibición de la causa para asumirla.

También participó en el referéndum

Las mismas fuentes explican a este confidencial que existen motivos jurídicos para dar este paso: aunque Trapero no es aforado, el Supremo le podría investigar, procesar y juzgar excepcionalmente por la “conexidad” existente entre los delitos que se le imputan y los de Junqueras, Puigdemont y los ex consellers.

Es decir, con la imputación de dos nuevos delitos, Trapero podría entrar en la causa del 1-O: hasta ahora, Lamela sólo investigaba el papel del mayor durante el asedio de la conselleria de Economía el 20 de septiembre, junto con Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Sin embargo, la “inacción” de los Mossos durante la jornada electoral del 1 de octubre podría constituir para Trapero un delito de sedición, por cuanto desobedeció las órdenes del TC, que conminaban a las autoridades a impedir la celebración de la consulta.

Delito que estaría estrechamente conectado con los de rebelión, sedición y malversación que se les imputa a los ex consellers y a Puigdemont. Por tanto, sería lógico acumularlos en la misma causa.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo