Política

Medio millar de funcionarios utilizados por el Gobierno para atacar al PP

Un diez por ciento del personal de libre designación ha trabajado durante un mes buscando argumentos para descalificar a la oposición

María Jesús Montero, Carmen Calvo y Pedro Sánchez.
photo_cameraMaría Jesús Montero, Carmen Calvo y Pedro Sánchez.

La utilización de funcionarios del Estado en beneficio de la campaña electoral del PSOE ha alcanzado a todos los ministerios. Han sido medio millar los movilizados desde el Gobierno, y sus trabajos han durado al menos un mes.

Según confirman a Confidencial Digital fuentes de la Administración, la operación del Gobierno dirigida a elaborar “argumentos de ataque frente a otros partidos, sobre todo contra el PP”, ha tenido trabajando a una media de treinta cargos de libre designación por ministerio.

El escándalo ha saltado justo en un momento en el que arrecian las críticas desde la oposición por el presunto uso partidista de las instituciones que está practicando el Gobierno de Pedro Sánchez, sobre todo con el intento de convalidación de reales decretos en la Diputación Permanente del Congreso, pero no solo.

Instrucciones desde Moncloa a los ministerios, pidiendo informes y dossiers, han revelado la existencia de una amplia operación para poner parte de la maquinaria institucional del Estado al servicio de Sánchez como candidato del PSOE.

500 funcionarios utilizados en la operación

Confidencial Digital ha podido contabilizar, por fuentes de varios sindicatos de funcionarios conocedoras de la operación, que esta estrategia ha mantenido ocupado al menos a medio millar de empleados públicos del Estado, lo que representa aproximadamente un 10% de los cargos de libre designación.

Según los cálculos que han elaborado los propios trabajadores de algunos departamentos, el cambio de Gobierno provocó el verano pasado el cese de más de 400 altos cargos nombrados por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

En los ocho meses transcurridos desde la moción de censura, el nuevo Gobierno socialista ha sustituido prácticamente al completo a los altos cargos de la Administración y de las principales empresas públicas.

En los ministerios recuerdan a ECD que se ha producido también la renovación de otros puestos muy sensibles para el partido que gobierna, como las jefaturas de gabinetes o las presidencias de organismos y empresas públicas.

En esta operación, revelan, los secretarios de Estado y directores generales han sido los responsables de trasladar las órdenes de Moncloa, de elaborar y recoger material contra el PP, a los subdirectores, quienes a su vez han puesto a trabajar a los empleados públicos no políticos de sus departamentos.

Un 10% de los cargos de libre designación

Fuentes internas de la Administración destacan a ECD que los asesores de los altos cargos del PP que no eran funcionarios con plaza dejaron sus puestos con el cambio de Gobierno.

Han contabilizado, solo como asesores de los altos cargos socialistas, a unos 600 empleados públicos, que desempeñan funciones especiales y de confianza para los directivos.

Además de estos puestos, han contabilizado unos 5.000 funcionarios de libre designación, es decir, contratados a dedo. En total, más de 6.000 personas entre altos cargos y asesores. De ellos, calculan que alrededor de 1.000 responsables designados por el PP han sido sustituidos paso en estos ocho meses por los del PSOE.

Fuentes gubernamentales aseguran a Confidencial Digital que algunos funcionarios han preferido no contribuir al argumentario electoral del PSOE y se han limitado a elaborar puntos defensivos explicando razones de algunas medidas.

Elaborando fichas durante un mes

Trabajadores de varios departamentos han explicado a ECD que existe un “fuerte malestar” entre muchos de los empleados de las direcciones generales. “Todo el mundo alucina, con lo de tener que elaborar argumentos contra el PP”, coinciden en varios ministerios.

Relatan que, en muchos casos, su trabajo ha consistido en elaborar una ficha por ministerio recogiendo los “argumentos de ataque” contra otros partidos, sobre todo el PP, así como los “argumentos de defensa” frente a los ataques que puedan lanzar al PSOE los partidos de la oposición.

Su denuncia es que “funcionarios de los ministerios hemos sido llamados a trabajar para el PSOE, y ese planteamiento quiebra el respeto institucional, porque abre la puerta a una instrumentalización partidista del Gobierno”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?