Política

Aumenta la crispación en la Cámara catalana

Los miembros de la Mesa del Parlament casi llegan a las manos en la reunión por el voto delegado de Comín

Escenas de desplantes y aspavientos entre independentistas y Ciudadanos. El PSC logró pacificar la situación

Pleno de investidura de Quim Torra en el Parlament.
photo_cameraPleno de investidura de Quim Torra en el Parlament.

La última reunión de la Mesa del Parlament fue especialmente tensa. Si desde las elecciones del 21-D se venían celebrando en medio de un ambiente poco cordial, en la del jueves se produjo un enfrentamiento verbal bastante violento que terminó pacificando el miembro del PSC.


La semana pasada, el tribunal belga decidió invalidar la euro orden dictada por el España contra los ex consellers Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, huidos en Bruselas desde el pasado 31de octubre. Además, les retiró las medidas cautelares.

La Mesa del Parlament autorizó el 24 de abril la delegación del voto a Comín, elegido diputado por ERC en las pasadas elecciones del 21-D alegando que su situación era análoga a la de los diputados en prisión. Sin embargo, la decisión del tribunal belga ha llevado a los miembros constitucionalistas de la Mesa a plantear un cambio, ya que Comín tiene libertad de movimiento y puede trasladarse a Barcelona al próximo pleno.

El tema se debatió en la reunión del miércoles, en la que los independentistas se negaron a revocar el voto delegado, alegando que en caso de que entre en España, Comín será detenido por las fuerzas de seguridad y puesto a disposición del juez Llarena.

El sector independentista proponía que Comín aclare a la Mesa su situación jurídica, algo que los constitucionalistas rechazaron de plano alegando que los propios ex consellers celebraron con cava la decisión del tribunal belga.

Un debate especialmente intenso

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la división de posturas se puso de manifiesto nada más comenzar la reunión, celebrada entre el presidente del Parlament, Roger Torrent, Josep Costa (Junts per Catalunya), José María Espejo-Saavedra (Ciudadanos), Eusebi Camdepadrós (Junts per Catalunya), David Pérez (PSC), Joan García (Ciudadanos) y Alba Vergés (ERC).

Ambos bloques argumentaron sus posturas en reiteradas ocasiones, alargando la reunión durante buena parte de la mañana y casi toda la tarde, sin llegar a un acuerdo. A medida que pasaban las horas, la tensión iba en aumento, de manera que los diputados se fueron acalorando hasta terminar levantando la voz. “Fue un debate especialmente intenso”, afirman fuentes conocedoras de los hechos.

Las conversaciones terminaron en un enfrentamiento verbal por parte de Costa, Camdepadrós, Vergés y Espejo-Saavedra y Costa. Según ha sabido ECD, uno de ellos se levantó en un momento dado, amagando con abandonar la sala, e, imprecado por sus rivales, lanzó el fajo de papeles que llevaba bajo el brazo, dando un fuerte golpe en la mesa.

La paz del PSC

Este desplante hizo reaccionar al socialista Pérez, que desde entonces intentó pacificar el despacho. Ante la imposibilidad de conciliar posturas opuestas, ofreció la posibilidad de encargar un informe consultivo a los letrados del Parlament.

Tras unas cuantas negociaciones, los otros seis parlamentarios accedieron a la oferta de Pérez, admitiendo que era la única manera de zanjar la discusión y de concederse más tiempo para negociar en la Cámara.

Según ha podido saber este confidencial, el informe de los letrados está previsto para dentro de una semana, aunque puede alargarse hasta dentro de diez días.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo