Política

El Ministerio de Exteriores no participará en actos si no hay presencia equilibrada de mujeres

Borrell firma una orden interna que contempla declinar la participación de representantes del departamento en caso de que no se acepten nombres alternativos de oradoras

Josep Borrell, en un acto de la Secretaría General Iberoamericana.
photo_cameraJosep Borrell, en un acto de la Secretaría General Iberoamericana.

“Me gustaría reivindicar lo que ocurrió en este país el pasado 8 de marzo. Este país cambió el 8 de marzo, señorías”: con estas palabras en su discurso como candidato en la moción de censura Pedro Sánchez definió así el perfil feminista del Gobierno que conformó días después, para el que nombró once ministras y seis ministros.

Sánchez y la vicepresidenta Carmen Calvo han insistido en que la igualdad de hombres y mujeres es uno de los pilares de su acción política, y además debe ser transversal a todos los ministerios.

Este empeño llega ahora al Ministerio de Asuntos Exteriores. El departamento que dirige Josep Borrell ha aprobado una orden “por la que se dictan instrucciones sobre presencia equilibrada de mujeres y hombres en las intervenciones públicas en las que participe el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación”.

Contrarrestar la “infrarrepresentación” de la mujer

Desde hace algún tiempo son cada vez más las voces que reclaman que las mujeres estén más representadas en conferencias, mesas redondas, tertulias y otros actos públicos. Colectivos feministas denuncian que muchas organizaciones convocan actos en los que sólo se da voz, como expertos en un tema, a hombres, y se ‘invisibiliza’ a las mujeres.

El fenómeno ha llegado al punto de que algunos partidos, medios de comunicación... no participan en este tipo de actos si no hay al menos tantas mujeres como hombres entre los ponentes del evento.

Confidencial Digital ha podido comprobar que la orden del Ministerio de Asuntos Exteriores va en esa misma línea. El objetivo de esta orden interna es “promover un mayor equilibrio entre mujeres y hombres en actos en los que el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación intervenga como organizador, colaborador o participante de conferencias, foros de debate, seminarios, etc.”.

De ahí que vaya a poner en marcha una serie de “buenas prácticas que orienten y pongan de relieve de forma progresiva la necesidad de contrarrestar la pervivencia de determinados usos que contribuyen a la infrarrepresentación de las mujeres expertas como oradoras en foros de debate, conferencias, paneles y demás eventos públicos”.

Entre esas prácticas que va a adoptar el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación hay varias referidas a actos que no organice el propio departamento, pero en los que participen representantes de este ministerio.

Proponer más mujeres o no asistir

Exteriores pretende que sus altos cargos y otros miembros del personal, al acudir a foros, mesas o paneles de debate bien en España, bien en otro país en el que se encuentren acreditados como personal diplomático, se fijen en la proporción de hombres y mujeres participantes.

“En el caso de que se observe una composición exclusivamente integrada por hombres o por mujeres, se podrá proponer una representación alternativa de la Unidad, Embajada o Consulado, que tienda al reequilibrio”, se establece en esta orden firmada por Borrell.

En su empeño por conseguir ese equilibrio de mujeres y hombres, el ministerio llega a establecer que “solo en última instancia, una vez se haya llamado la atención de los organizadores sobre ese desequilibrio y formulado propuestas constructivas con nombres alternativos de oradores u oradoras, se evaluará la posibilidad de declinar la participación”.

Exteriores admite excepciones a esta posición estricta contra los actos en los que no haya mujeres, o sólo haya una proporción mínima: “En el extranjero, en atención a las circunstancias políticas y sociales del país de acreditación, podrá ponderarse o incluso exceptuarse la participación en actos institucionales, tales como intervenciones en inauguración o clausura de eventos, así como en aquellos supuestos en los que la ausencia de equilibrio esté suficientemente justificada”.

Ni sólo hombres ni sólo mujeres

Esas exigencias se refieren a actos en los que el personal de Asuntos Exteriores acuda a participar como invitado. Las instrucciones son más severas para los eventos que organice el propio ministerio, en cuyo caso “se velará por integrar el criterio de equilibrio entre mujeres y hombres como principio para el diseño de las intervenciones y se evitarán en todo caso paneles compuestos exclusivamente por hombres o por mujeres”.

Este principio se debe hacer extensivo “a los actos patrocinados y coordinados por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, así como los que se celebren en sus instalaciones”. Y el criterio de equilibrio entre hombres y mujeres ha de quedar reflejado ya en los convenios de colaboración que firme el ministerio con otras administraciones públicas o con otro tipo de entidades.

Los titulares de los centros directivos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación tienen instrucciones de difundir esta orden y supervisar que se cumpla en su ámbito de actuación.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?