Política

Ministros del PSOE critican que no se haya esperado a después de la cumbre de la OTAN para cesar a Paz Esteban

Estaba liderando las gestiones con otros servicios secretos para la organización de la reunión en Madrid y consideran que el cambio erosionará la imagen de España

Cumbre de la OTAN en Londres.
photo_camera Cumbre de la OTAN en Londres.

La crisis por las escuchas de Pegasus ya se ha cobrado su primera víctima política. Después de varios días de comentarios, el Gobierno ha decidido cesar a la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban. Un anuncio en este momento que no ha acabado de convencer a una parte de los ministros, incluso del sector socialista.

Esteban fue destituida este martes en el Consejo de Ministros. Desde la cúpula del Ejecutivo los mensajes eran muy claros en los últimos días: la decisión estaba tomada. Lo único que faltaba era ponerle fecha.

Finalmente se ha materializado tras la comparecencia de la jefa de los espías ante la comisión de secretos oficiales el pasado jueves, y ya con el informe sobre el espionaje a los miembros del Gobierno cerrado.

Moncloa informó este martes de que se ha detectado, de hecho, una tercera intrusión en el teléfono del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, también en junio del año pasado, coincidiendo con la crisis migratoria en Ceuta provocada por Marruecos. Hubo también un cuarto intento de intrusión en el móvil de otro ministro que fracasó, en este caso en el del titular de la cartera de Agricultura, Luis Planas.

Por lo tanto, la decisión del cese de la directora del CNI se ha tomado de forma rápida, lo que demuestra la voluntad de Pedro Sánchez de cerrar cuanto antes la crisis.

Esperar a después de la cumbre de la OTAN

Sin embargo, varios ministros socialistas, a los que ha tenido acceso Confidencial Digital critican que Moncloa no haya a después de la cumbre de la OTAN, en la que España se juega su imagen exterior, para cesar a Paz Esteban.

Una opinión que comparten algunos altos responsables de la seguridad del Estado. Aseguran que la directora del CNI estaba liderando las gestiones con otros servicios secretos extranjeros para la organización de la reunión en Madrid y consideran que el cambio erosionará la imagen de España.

España ultima los detalles del mayor despliegue en las últimas décadas. La ciberseguridad, la protección de las comunicaciones de los asistentes a la cumbre, exige un trabajo muy intenso, con el Centro Criptológico Nacional –que depende del CNI- y el resto de los organismos estatales dedicados a esta tarea ya a pleno rendimiento.

Varios medios internacionales ya se hacían eco este martes del cese de la máxima responsable de los servicios de Inteligencia por el escándalo del espionaje con Pegasus.

 

No se han aclarado los motivos del cese

En ámbitos del Ejecutivo también lamentan que la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha evitado especificar el motivo del relevo al frente de los servicios de inteligencia, que se produce a apenas mes y medio de la celebración en Madrid de la Cumbre de la OTAN, un desafío mayúsculo para la seguridad del Estado.

En la comparecencia posterior al Consejo de Ministros, Robles se limitó a asegurar que los servicios de inteligencia cuentan con prestigio internacional y presentó a España como un socio “serio, seguro y fiable”. Esto consideró que se demostrará en la Cumbre de la OTAN que se celebrará en el mes de junio en Madrid, cuya preparación afirmó que “va sobre ruedas”.

La titular de Defensa insistió en que España es “un socio de referencia esencial” en la Unión Europea y en la OTAN, al que se recurre cuando hay problemas de seguridad, y presumió de que ella se siente orgullosa cuando participa en foros internacionales.

Se habían difuminado los argumentos

En cambio, algunos miembros del Consejo de Ministros consideran se habían difuminado los argumentos para cesar de inmediato a Paz Esteban, toda vez que lo que había demostrado era que se había procedido de manera legal y con autorización.

La comparecencia de la responsable del CNI en el Congreso, que tuvo lugar el pasado jueves en la comisión de secretos oficiales, sirvió para exponer que se había espiado a 18 dirigentes nacionalistas, entre ellos Pere Aragonès, pero bajo autorización judicial.

Había amparo judicial y no eran las más de 60 personas que decía el informe de ‘Citizen Lab’ al que se agarraba el independentismo.

Moncloa había pospuesto la salida

De hecho, recuerdan que Moncloa había dejado en el aire el futuro de Esteban, ahondando en la tesis de que sería la pieza a cobrar para tratar de rebajar el enfado de sus socios nacionalistas.

Pero la decisión sobre su salida, aunque todo apuntaba a que estaba tomada, se había ido enfriando en los últimos días. Hasta el punto que desde el PSOE posponían la ejecución a que terminase la investigación abierta en los servicios secretos españoles.

Así se desprendía de fuentes gubernamentales, que no la daban como inminente. Al menos así se interpretó también tras la reunión de este lunes de la Ejecutiva Federal del PSOE que presidió el propio Pedro Sánchez.

Se seguía sin ratificar a Paz Esteban en el cargo en el futuro, pero se buscaba tener como argumento esa investigación interna en el CNI, anunciada por el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.

Se niega que sea una destitución

La determinación de La Moncloa de dejar sola a la directora del CNI, situándola en el foco, ha chocado con la firmeza de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ha avalado en todo momento su labor.

Incluso, cuando anunció su cese tras el Consejo de Ministros de este martes, y la sustitución por su mano derecha, Esperanza Casteleiro. Robles llegó a negar también que se trate de una destitución, sino que, matizó, es una simple “sustitución” dentro de una “continuación normal y natural” en los servicios de inteligencia.

Vista como una cesión a los independentistas

Algunos miembros de la parte socialista del Gobierno recuerdan que las conclusiones del control interno del CNI aún no han llegado.

Una circunstancia que, aseguran, ha provocado que Moncloa no tuviera aún una base sobre la que asentar el cese de la responsable de los servicios secretos sin que fuera interpretado como una mera aceptación de las exigencias de los independentistas, como ha ocurrido finalmente.

No pasan por alto que ERC, socio principal del Ejecutivo, “debía saber lo que iba a ocurrir” porque horas antes el líder del partido, Oriol Junqueras, en una entrevista en El País, anunciaba que su formación no iba a romper. A las pocas horas, la salida de Esteban era un hecho.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?