Miquel Iceta será la ‘Margarita Robles dos’ para frenar a Pablo Iglesias en Cataluña

Sánchez le ha encargado que desautorice al líder de Podemos en los indultos a los presos del ‘procés’, la “República plurinacional” y el tratamiento de “exiliado” a Puigdemont

Pedro Sánchez y Miquel Iceta.

El nombramiento de Miquel Iceta para ocupar la cartera de Política Territorial se ha considerado un premio para un político que ha estado más de seis años recibiendo ataques en primera línea de combate. Pero Pedro Sánchez ha diseñado un plan: cuenta con el líder del PSC para frenar a Pablo Iglesias en el conflicto catalán.

El desembarco de Iceta en el Gobierno también se ha interpretado como un reconocimiento en clave de partido. Ha sido un apoyo fundamental de Sánchez para llegar a La Moncloa, sobre todo durante el conflicto con la ex presidenta andaluza, Susana Díaz, para tomar las riendas del PSOE.

Frenar a Iglesias con Cataluña

Es cierto. Pero, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes socialistas, Pedro Sánchez tiene en mente otra estrategia. Por lo pronto, entiende que Pablo Iglesias no tiene intención de abandonar su pulso al PSOE y dará la batalla en los próximos meses en asuntos cruciales donde va a chocar con los socialistas. 

Y uno de ellos es Cataluña. En Moncloa se da por hecho que, tras las elecciones autonómicas previstas por el momento para el 14 de febrero, y la progresiva mejoría de la pandemia de coronavirus con el avance de la vacunación, el conflicto catalán volverá a ocupar el centro del debate político en España.

Se tiene en cuenta que el líder de Podemos trabaja para emplomar el “bloque plurinacional” y garantizar esta legislatura (y las que vengan) con la izquierda, frente a la posibilidad de acuerdos con Ciudadanos. En la dirección de Podemos admiten que esa polarización es “su mejor aliado”.

En el PSOE reconocen también que el papel de “soldador” de esa mayoría “Frankenstein” que tiene el vicepresidente segundo tendrá valor siempre que Sánchez dependa de sus socios de investidura para seguir en La Moncloa.

Que se convierta en la ‘Margarita Robles dos’

Así las cosas, las fuentes socialistas conocedoras del desembarco de Iceta en Madrid, consultadas por ECD, revelan que Pedro Sánchez ha encargado al nuevo ministro de Política Territorial que, llegado el momento, desautorice a Pablo Iglesias en algunos asuntos relacionados con el problema catalán en los que el vicepresidente va a dar la batalla dentro del Gobierno.

Se citan, por ejemplo, los siguientes: indultos a los presos del ‘procés’, la “República plurinacional” y el tratamiento de “exiliado” a Puigdemont que defiende el líder de Podemos.

En esa batalla, el presidente cuenta con Miquel Iceta para que se convierta en una especie de “Margarita Robles dos”: así lo denominan textualmente fuentes socialistas que conocen los planes de Sánchez con el nuevo miembro del Ejecutivo.

Hay que recordar que, en los últimos meses, la ministra de Defensa ha desautorizado en varias ocasiones al vicepresidente segundo. Ataques al Rey, muertes en las residencias, inversión en Defensa, discrepancia por algunas directrices para el control de los medios de comunicación… han sido algunos de los puntos en los que ambos dirigentes han manifestado su desavenencia en medio del silencio del presidente.

Por su parte, en Moncloa reconocen a ECD que Sánchez encuentra precisamente la fractura ideológica de su Gobierno en Iglesias y Robles, los dos contrapuntos que utiliza para situarse exactamente en el medio y salir airoso de cualquier situación.

Los indultos a los presos del ‘procés’

Uno de los primeros choques que dan por hecho en Moncloa llegará con los indultos a los presos independentistas. 

Pablo Iglesias es favorable a conceder ya el derecho de gracia a los condenados del ‘procés’. Considera que es mejor que estén haciendo política en las instituciones y destaca que hay que tener en cuenta que en el pasado se concedió en España a determinadas personas de relevancia pública como José Barrionuevo y Rafael Vera.

En cambio, Iceta defiende que estos trámites no son una decisión directa del Consejo de Ministros, sino que requieren de la opinión del tribunal sentenciador, el conocimiento del comportamiento penitenciario de la persona que ha pedido el indulto y escuchar a quien lo ha pedido. Reclama por tanto que se respeten los tiempos.

Una posición que coincide con la del sector socialista del Ejecutivo que, sin ser contrario a la medida, coincide en no pronunciarse sobre el asunto hasta que la propuesta de indultos no llegue a la mesa del Consejo de Ministros.

La “República plurinacional” de Iglesias

También se tiene en cuenta que el Estado plurinacional es una idea que abandera el propio PSOE bajo el liderazgo de Pedro Sánchez, pero el PSC fue la avanzadilla de este discurso y del modelo federal fraguado en la Declaración de Granada. 

Hay que recordar, sin embargo, que Miquel Iceta, por las circunstancias que le ha tocado vivir como líder del PSC y candidato en anteriores elecciones, fue la cara visible de la “tercera vía” con el objetivo de hacer un hueco a su partido en un momento de polarización de la política catalana durante el mandato de Mariano Rajoy.

En el entorno del político catalán aseguran a ECD que Sánchez va a permitir ahora a Iceta “dejar su impronta”, por el entusiasmo con el que apela al reconocimiento de Cataluña como nación, y al modelo plurinacional en general.

Recuerdan que Miquel Iceta es un firme defensor del “España es una nación de naciones”. Apuntan que este mensaje muestra la sensibilidad de Iceta, aunque en sentido estricto no cubre las aspiraciones de partidos como el PNV o ERC, porque entiende la nación como algo cultural, no político. 

Que el PSOE reconozca a Cataluña o el País Vasco como naciones no implica que reconozca su derecho a decidir. Un principio que Iceta rechaza por completo.

Mientras, Iglesias defiende que el “horizonte republicano” es una fórmula de solventar el problema territorial, sobre todo en Euskadi y Cataluña, al apostar por el reconocimiento de la plurinacionalidad del país y lograr, con ello, que todos los territorios se sientan cómodos.

Rechazo a un referéndum independentista

El nuevo ministro de Política Territorial tampoco quiere oír hablar de un referéndum independentista. Su fórmula pasa por una reforma de la financiación, ampliar el autogobierno y evitar la intromisión en competencias autonómicas. 

Es otro de los “puntos fuertes de discrepancia entre Iglesias y el sector socialista del Gobierno, que Sánchez ha encargado a Iceta. Debe ejercer de contrapeso al vicepresidente también en esta cuestión dentro del Consejo de Ministros en los próximos meses, según confirman a ECD fuentes de la máxima confianza del también primer secretario del PSC.

El tratamiento de “exiliado” a Puigdemont

El sector socialista del Gobierno tampoco ha encajado todavía que Pablo Iglesias haya comparado al ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con los republicanos exiliados durante el franquismo. 

El enfado en las filas del PSOE se ha visto incrementado porque el vicepresidente ha insistido en su símil, lejos de rectificar, salvando únicamente “los contextos históricos diferentes”.

En este asunto, Iglesias también encontrará enfrente a Miquel Iceta por encargo de Pedro Sánchez. El líder del PSC cargará contra la decisión de Podemos y los comunes de asumir el lenguaje independentista al considerar a Puigdemont, Junqueras y el resto de los líderes del 1-O como “presos políticos y exiliados”. 

La posición que marcará el nuevo ministro frente al vicepresidente segundo será clara. “En España no hay presos políticos ni exiliados, hay políticos en la cárcel porque lo ha decidido un juez”, insisten en el entorno de Iceta.