Política

Moncloa controlará a Fernando Simón en sus apariciones informales tras la polémica con las enfermeras

Desde que acabó el primer estado de alarma comunicaba a Sanidad sus comparecencias ajenas a la pandemia y a partir de ahora Presidencia también decidirá sobre sus intervenciones y mensajes

Fernando Simón
photo_camera Fernando Simón.

Moncloa ha decidido “atar en corto” a Fernando Simón. El portavoz de la pandemia está dispuesto a “dejarse ayudar” para evitar nuevas polémicas que perjudiquen la dinámica informativa del Gobierno, como la última protagonizada con el colectivo de enfermeras. A partir de ahora, sus apariciones públicas informales serán controladas por Presidencia.

Simón tuvo un primer contacto con la opinión pública durante la crisis del ébola, pero ha sido la epidemia del coronavirus, la que le ha puesto en el centro de todas las miradas, colándose prácticamente a diario en los hogares de los españoles para dar cuenta de la evolución de la pandemia.

Ahora, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, en el equipo más próximo a Pedro Sánchez asumen que el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES) ha comenzado a sufrir los efectos colaterales de esta sobreexposición.

Reconocen que se ha visto envuelto en varias polémicas en las que “no ha medido el efecto de sus palabras”, emitidas ahora como portavoz gubernamental de la pandemia.

La polémica con las enfermeras

Por encima del resto de polémicas, ha sido la intervención de Fernando Simón en una entrevista telemática con los hermanos escaladores Iker y Eneko Pou la que le ha puesto en la situación más comprometida a la que se ha tenido que enfrentar en los últimos meses.

Durante un momento de la charla, los hermanos Pou le preguntaron a Simón si le gustaban “las enfermedades infecciosas o las enfermeras infecciosas”. “Fernando, ha habido ahí una cosa que no nos ha quedado muy clara cuando has empezado con esta pregunta. No nos ha quedado muy claro si te gustaban las enfermedades infecciosas o las enfermeras infecciosas”, le preguntaban, a lo que Simón, respondió que “no les preguntaban si eran infecciosas o no, eso se veía unos días después”.

Moncloa controlará las apariciones

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Ejecutivo, Moncloa controlará a Fernando Simón en sus apariciones informales tras la polémica con las enfermeras.

Se tiene en cuenta que, desde que finalizó el primer estado de alarma a finales de junio, el director del CAES se fue retirando hacia el Ministerio de Sanidad, con algunas comparecencias puntuales junto al ministro Illa en el complejo presidencial, pero decidía solamente con su equipo las comparecencias públicas ajenas a la pandemia.

La línea que separa este papel de su formación técnica se ha visto cuestionada por sus numerosas contradicciones en sus diagnósticos al inicio de la crisis sanitaria, sus salidas de tono o comentarios desafortunados.

 

Por eso, Presidencia decidirá también sobre sus intervenciones y mensajes en espacios informales, como la participación en programas de televisión o entrevistas, además de las dos comparecencias semanales para informar sobre la evolución de la pandemia, donde Moncloa y Sanidad aseguran que ya están “perfectamente coordinados”.

El debate recuerda ahora en Presidencia al que se planteó a finales de abril sobre la conveniencia o no de que continuasen las comparecencias de los mandos policiales y del Ejército, ya que en la ronda de preguntas, los técnicos habían comenzado a crear algún problema político al diseño de la dinámica informativa del Gobierno.

Autorizado el programa con Calleja

En Moncloa no se olvida todavía cuando Simón celebró el pasado verano el boicot turístico a España de países como Alemania o Reino Unido, por la disminución en la probabilidad de contagio que suponía que no viajasen turistas extranjeros a nuestro país.

Tampoco su vida privada, ajena al altavoz gubernamental, ha pasado desapercibida. Sus vacaciones en verano haciendo surf en Portugal, y la grabación de un programa de televisión junto a Jesús Calleja -ya en el comienzo de la segunda ola del Covid-, causaron indignación.

Sin embargo, fuentes próximas a Simón confirman a ECD que la participación en el espacio de aventuras de Cuatro contaba con el visto bueno de Moncloa, además del Ministerio de Sanidad.

Se ha visto obligado a pedir disculpas

Pero el comentario sobre las “enfermeras infecciosas” ha generado por primera vez una oleada de reacciones críticas que han partido incluso del seno del propio Gobierno. Varios fueron los ministros que exigieron una disculpa pública por parte del director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES) tras sus palabras.

El propio titular de Sanidad, Salvador Illa, consideró que debía “aclarar las cosas” y se mostró convencido de que manifestaría su apoyo a los colectivos sanitarios, “y en particular al de enfermería”.

Más contundente se mostró la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien calificó como “desafortunadas” las declaraciones de Fernando Simón y le animó a pedir disculpas, como finalmente ocurrió el pasado martes.

Calvo ha presionado para controlar a Simón

Sin embargo, en el Gobierno no ha pasado por alto la reacción de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

En público, tachó de “muy inapropiado” y “absolutamente desafortunado” el comentario sobre las enfermeras y también le empujó a dar explicaciones. “Tendrá que decir algo, porque eso no puede formar parte de un país donde las mujeres pedimos respeto”, destacó.

En privado, fuentes con acceso a La Moncloa explican que la vicepresidenta primera se mostró especialmente dura con Simón y exigió a los servicios de Comunicación del Gobierno que controlasen las apariciones públicas de Simón, al margen de las dos comparecencias semanales desde el Ministerio de Sanidad para informar sobre el Covid.

Destacó que el Gobierno es muy sensible con todo lo relativo a la defensa de las mujeres, dado el marcado perfil feminista del Gabinete y su apuesta por la igualdad.

Es por ello, que, en este caso, el encendido cierre de filas que hasta ahora habíamos visto siempre con Simón, empezando por el propio Pedro Sánchez, ha quedado relegado y se ha impuesto una crítica unánime y pública, que le ha colocado en el punto de mira.

“Simón es un activo para Moncloa”

Pese a la polémica, fuentes del Gobierno destacan que Fernando Simón es “un activo para Moncloa”, ya que ha defendido en sus ruedas de prensa todas y cada una de las decisiones adoptadas por Sanidad por lo que se ha erigido como un valor importante para el Gobierno.

En el equipo de Pedro Sánchez desligan este nuevo patinazo de su “profesionalidad” y valoran muy positivamente “el trabajo que ha realizado y está realizando durante toda la pandemia”. Recuerdan, además, que acaba de ser elegido para formar parte del comité que asesora a la Comisión Europea en la crisis del coronavirus.

El centro comercial de la ciudad de Kremenchuk después de haber sido atacado por Rusia

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?