Política

Los monjes del Valle de los Caídos llevan meses preparándose para la expulsión

Grupos de voluntarios les han ayudado a digitalizar documentos y a poner orden en las cuentas, ante la certeza de que el Gobierno de Pedro Sánchez iba a intervenir en el mausoleo donde estuvo enterrado Franco

Valle de los Caídos.
photo_camera Valle de los Caídos.

El Consejo de Ministros aprobó este martes el Proyecto de Ley de Memoria Democrática, que supondrá numerosos cambios en el Valle de los Caídos. Uno de los cambios es la extinción de la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, que se creó en 1957 para dar cabida a los monjes benedictinos.

Hay que recordar que el prior de la Abadía Benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, se opuso con recursos judiciales y denegando permisos a la exhumación de los restos mortales de Francisco Franco.

Una vez ejecutado el traslado de los restos del dictador, el Gobierno de Pedro Sánchez anunció su plan de superar la Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007, en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, con una ley que sacaría del monumento de Cuelgamuros a los monjes benedictinos.

Desde que se hizo más o menos público ese plan de retirar a los religiosos del Valle, la Abadía Benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos ha estado preparándose con la idea de tenerlo todo listo y que la expulsión no les pillara de sorpresa, según ha podido saber Confidencial Digital.

Digitalización de documentos

Fuentes conocedoras del proceso explican que hace meses, en 2020, simpatizantes del Valle de los Caídos organizaron grupos de voluntarios que los fines de semana acudían a la basílica y a la abadía para ayudar a los monjes en su “operación” para estar preparados para la salida.

Estos voluntarios procedían de distintos ámbitos, como colectivos que se oponen a los planes del Gobierno PSOE-Podemos sobre la Memoria Histórica y el Valle de los Caídos, así como grupos católicos que simpatizan con los monjes.

Los sábados o domingos se trasladaban al Valle de los Caídos y pasaban el día trabajando en distintos ámbitos.

Una de las misiones que han llevado a cabo en los últimos meses ha consistido en digitalizar cientos, miles de documentos en papel que todavía no habían sido convertidos a formato electrónico.

Hace años el Ministerio de Justicia acometió un proyecto en ese sentido, de digitalizar los numerosos fondos documentales del Valle de los Caídos. Pero algunos papeles quedaron sin digitalizar.

Estos papeles son con los que esos voluntarios estuvieron trabajando, escaneándolos para tenerlos en formato digital. Algunas fuentes apuntan que se trataría de documentos sobre el traslado de las fosas de la guerra hasta el Valle de los Caídos, sobre la ubicación donde fueron reinhumados, certificados de defunción...

El objetivo de los monjes sería poder guardar de forma segura toda la documentación física que hay en sus archivos, antes de ser expulsados.

Estos grupos de simpatizantes también han estado revisando y poniendo en orden documentación sobre las cuentas bancarias que maneja la abadía.

Esos voluntarios también iniciaron una campaña de recogida de donativos para los monjes, de los que no se sabe a qué monasterio tendrán que marcharse cuando se apruebe definitivamente la Ley de Memoria Democrática y el Gobierno de España, con un real decreto, ejecute el “desahucio”.

El vídeo del día

El PIB sube un 2,8% en el segundo trimestre
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?