Política

Alarma en Moncloa: la rebaja del abono transporte castiga a la ‘España vaciada’

Perjudica a las zonas menos pobladas donde no hay consorcios de transportes. El PSOE teme un efecto devastador en las elecciones municipales y autonómicas

Pedro Sánchez y María Jesús Montero.
photo_camera Pedro Sánchez y María Jesús Montero.

El Gobierno está perfilando la incorporación de nuevas medidas a la prórroga del decreto anticrisis, que se aprobará este sábado en un Consejo de Ministros extraordinario. Entre las principales novedades se encuentra la subvención del transporte público. Una medida que, no obstante, ha encendido las alarmas en Moncloa.

Se trata de una de las propuestas más avanzadas, según fuentes conocedoras de la negociación entre PSOE y Podemos, consultadas por Confidencial Digital, que está siendo transversal entre todos los ministerios.

El partido de Ione Belarra partía de la pretensión de crear un abono universal de 10 euros, pero desde el Ministerio de Hacienda, dirigido por la socialista María Jesús Montero, se ha retocado la propuesta para que sea un descuento porcentual. Lo que se baraja en estos momentos es una rebaja que podría llegar hasta el 50% de su valor total.

No se podrá llegar a todo el país

Es cierto que la mayor parte de la población y del consumo prescindible de petróleo se encuentra en las ciudades, pero el PSOE ha comenzado a asumir las enormes dificultades que supone aplicar un plan así en todo el país.

La puesta en marcha de un descuento que haga asequible el transporte no quiere decir que éste vaya a ser accesible para todos los ciudadanos.

En Moncloa temen que esa circunstancia reactive las protestas en las zonas de la ‘España vaciada’ a las que no llegue y la medida sea calificada como “no efectiva” para ayudar a la población en plena escalada de los precios del combustible.

En Ferraz admiten a ECD que preocupan especialmente aquellas provincias de la ‘España vaciada’ en las que no existen consorcios de transportes, que son los organismos que fijan los diferentes anillos y el límite geográfico de los abonos. No han dado todavía con la fórmula para subvencionar también el transporte en estos territorios.

Castiga a la ‘España vaciada’

En el desarrollo de la medida, Moncloa ha detectado un “grave problema” con esta decisión por la brecha existente entre el mundo urbano y el rural.

Advierten de que el coste de la movilidad no es solo una herramienta para abordar en las grandes ciudades, sino también lo es para garantizar servicios en las zonas más pequeñas.

 

En caso contrario, dan por hecho que se extenderán las protestas de las plataformas provinciales porque “todos tenemos el mismo derecho de ir al médico, al colegio, al centro de mayores, a la compra o hacer papeleos. Y todo ello, en vísperas de las elecciones locales, puede destrozar al PSOE si la medida no llega a la gente”, sostienen.

Que no haya desigualdad entre territorios

Al menos, las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que el PSOE ha impuesto a Podemos que el descuento sobre el precio del abono permita rebajar en la misma proporción el coste del abono de transporte en todas las grandes capitales de España.

Si se hubiera optado por un billete de 10 euros al mes, como proponía la formación morada, se estaría beneficiando en mayor medida a los abonos que superen con creces esa cuantía. De ahí, la decisión de aplicar un descuento del 50%.

Según un estudio realizado por la organización de consumidores FACUA sobre el precio del autobús urbano en 57 municipios, Madrid es la ciudad con la tarifa más cara: 54,60 euros. A la capital le siguen otras ciudades como Gerona, cuyo precio es de 47 euros; y Valencia y Zamora con 45 euros. También se sitúan por encima de los 40 euros Oviedo y Tarragona, con 42 y 41,5 euros, respectivamente. Barcelona, por su parte, oferta un precio mensual de 40 euros, mientras en Sevilla se sitúa en los 35 euros.

Albacete registra la tarifa para el bono de autobús más barata de España. Su precio es de 15 euros. Junto a ella se encuentran otras capitales castellano-manchegas como Ciudad Real, a 20 euros; y localidades castellano-leonesas como Soria, 21,50 euros; Ávila, 22 euros y Salamanca 22,05 euros.

De hecho, el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco va a implantar una tarifa plana de 20 euros en el transporte urbano y reclama extensión de los bonos AVANT de Renfe entre las capitales castellanas conectadas por ferrocarril.

Las autonomías piden una compensación

Según las fuentes consultadas, el Gobierno ha mantenido también conversaciones con las comunidades autónomas para buscar qué opción es la mejor para tratar de aliviar el coste de la movilidad, en un momento en que la energía y el resto de la cesta de la compra registran precios históricos.

Desde la Consejería de Transportede la Comunidad de Madrid cifran en una pérdida de ingresos de más de 200 millones de euros por cada seis meses que se aplicara un abono mensual de 10 euros.

Por ello, la mayoría de autonomías consultadas por ECD han reclamado ya al Ejecutivo central en esas conversaciones una compensación por la caída de recaudación que van a registrar.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el gasto medio por español en transporte público y privado alcanzó en 2020, año de la pandemia, los 1.101,66 euros.

En mayo del año pasado, por ejemplo, 289,7 millones de pasajeros utilizaron el transporte público en ese mes, un 7,2% más que en los primeros cinco meses del 2021, en comparación con las cifras registradas en 2020.

Trasvase de votos a la ‘España vaciada’

En Ferraz no olvidan ahora que las elecciones en Castilla y León supusieron un notable fracaso para el PSOE, que no solamente dejó de ser mayoritario en la región, sino que perdió hasta siete escaños, merced a la fuerte subida de Unión del Pueblo Leonés (UPL) y la irrupción de Soria Ya!

Los análisis concluyeron entonces que, además de un voto de castigo a la coalición de gobierno a nivel nacional, formada por PSOE y Podemos, los electores de izquierda trasladaron sus votos a los partidos regionales.

Se extienden por todo el país

Por si esto fuera poco, el PSOE reconoce que ve con “preocupación” como la plataforma ‘España vaciada’ va creciendo. Cada vez más provincias se suman a este proyecto que lucha contra la despoblación que se vive en territorios sobre todo del interior peninsular.

La organización propone un “nuevo modelo de país” en el que no haya una “España vaciada” y una “España saturada”, sino una España única.

Tal cómo contó ECD, la plataforma trabaja en presentar candidaturas en diez nuevas provincias de cara a los comicios del año que viene. Con este objetivo, se están organizando agrupaciones en Lugo, Orense, Huesca, Zaragoza, Cuenca, Ciudad Real, Albacete, Guadalajara, Cáceres y Badajoz.

Una grave amenaza para el PSOE

Los socialistas están preocupados por la aparición de más plataformas con vistas a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023.

El fenómeno de ese trasvase de votos constituye una grave amenaza para el PSOE, según los datos que manejan en Ferraz también de cara a las elecciones generales. Se han publicado encuestas que otorgan 15 escaños en el Congreso a los partidos de la ‘España vaciada’.

Si la tendencia se mantiene, y puesto que las cifras de Castilla y León ofrecen opciones a esas formaciones para concurrir a elecciones a nivel nacional, su presencia en las candidaturas de 2023 podría provocar un destacado descenso en los votos a los socialistas.

Las andaluzas han dado el último aviso

La cuestión, como se comprobó el 13-F, no es menor para el PSOE. Estas formaciones regionales o provinciales se sienten con fuerzas para presentarse a las elecciones generales, siguiendo el ejemplo de ‘Teruel Existe’, que ya tiene un escaño en el Congreso desde el 2019, tras haber sido la candidatura más votada en esa provincia en las generales de aquel año.

La última convocatoria electoral que ha permitido comprobar la magnitud de su irrupción por toda España han sido las elecciones andaluzas del pasado domingo. Han concurrido dos plataformas provinciales, en Jaén y Huelva. Aunque en el PSOE matizan que el apoyo electoral que han cosechado ha distado mucho del logrado en Soria y León, debido a su escaso arraigo en el territorio andaluz, se reconoce que les ha arrebatado apoyos, precisamente en dos provincias donde los socialistas concentran “mucho voto”.

Hay que simplificar el mensaje

En un análisis de daños de los últimos meses, en la dirección del PSOE afirman que “la acción del Gobierno es muy amplia y muy ambiciosa”, para hacer frente a los problemas enquistados en estos territorios.

Pero admiten que tienen un problema con el mensaje que se traslada a la ciudadanía en la denominada ‘España vaciada’. “Debemos simplificar el mensaje”, concluyen.

El centro comercial de la ciudad de Kremenchuk después de haber sido atacado por Rusia

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?