Política

“Nos está pasando como a Rajoy cuando estrenó Gobierno”. Malestar en el PSOE por la descoordinación Ferraz-Moncloa

Adriana Lastra y María Jesús Montero mantienen posiciones contradictorias sobre quién debe negociar la reforma del Código Penal, que afecta al delito de sedición

María Jesús Montero, Adriana Lastra y Ander Gil.
photo_cameraMaría Jesús Montero, Adriana Lastra y Ander Gil.

El desconcierto es total estos días entre destacados dirigentes del PSOE por los primeros errores graves de coordinación entre Ferraz y Moncloa. El Gobierno defiende modificar ciertos artículos del Código Penal, entre ellos el que se refiere al delito de sedición, pero sobre esa reforma el Ejecutivo y partido están lanzando mensajes contradictorios.

“Nos está pasado como a Rajoy cuando llegó al poder. Se están lanzando señales contradictorias desde Ferraz y Moncloa. Y eso es peligroso. Hay que mantener la unidad de mensaje… o morimos”. Así expresa a Confidencial Digital su malestar un dirigente próximo a un barón del PSOE.

Prueba de ello, añaden otros dirigentes socialistas consultados, es que, desde que Pedro Sánchez lanzó la idea de reformar el delito de sedición, Moncloa y Ferraz han protagonizado mensajes contradictorios sobre a quién le corresponde plantear al Congreso una reforma que podría beneficiar a los políticos catalanes del ‘procés’, que fueron condenados a entre 9 y 13 años de prisión.

Problemas de comunicación

Los dirigentes socialistas recuerdan que Rajoy, pocos meses después de estrenarse en el Gobierno, se vio obligado a reconocer ante la dirección nacional del PP que existían problemas de comunicación, porque las reformas y recortes que estaba poniendo en marcha el Ejecutivo, en el peor año de la crisis económica (2012), no eran fáciles de explicar. Y reclamó un mayor esfuerzo al partido para que los ciudadanos entendieran las medidas.

El ex presidente reprendió entonces a la cúpula del PP por algunas contradicciones con el Ejecutivo y por la falta de coordinación con los ministerios.

Consciente de estos problemas de comunicación entre Moncloa y Génova, el entonces jefe de gabinete de Mariano Rajoy, Jorge Moragas, impulsó el llamado “equipo de unidad del mensaje”, integrado por representantes del partido y del Gobierno juntos, para intentar cohesionar argumentos y estrategias.

Malestar por el desconcierto Ferraz-Moncloa

Por el momento, Moncloa y Ferraz no se han puesto de acuerdo sobre quién debe negociar la reforma del Código Penal, que afecta al delito de sedición. “Y esa descoordinación la están trasladando a la opinión pública, dando una sensación de caos y desconcierto”, dicen los dirigentes del PSOE consultados por ECD.

Destacan que no es un asunto menor. La rebaja del delito de sedición formaría parte de una reforma más amplia del Código Penal, que contemplará también un reforzamiento del consentimiento en las relaciones sexuales, para que “solo sí sea sí”, así como convertir en delito la exaltación al franquismo.

El Gobierno desvía la propuesta al PSOE

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha anunciado, por un lado, que el plan es revisar ciertos delitos, el de sedición y quizá también el de rebelión.

Pero ha dejado claro que la propuesta de reforma no saldrá del Consejo de Ministros. El motivo que esgrime es que la modificación de la sedición y la rebelión no figuran en el acuerdo programático de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, de manera que no procede un debate dentro de las reuniones del gabinete.

Por lo tanto, se trataría de una iniciativa del grupo parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados, en forma de una proposición de ley.

Ferraz devuelve la patata caliente a Moncloa

Por el contrario, la portavoz socialista en la Cámara Baja, Adriana Lastra, aseguró hace unos días que será el Gobierno el que impulse la propuesta, que incluso llegó a afirmar que desconocía.

“Es cierto que hay artículos del Código Penal que hay que acomodar a los tiempos, el Gobierno está trabajando en ello”, aclaró. Lastra también pidió disculpas “porque todavía no he visto el borrador. Está el Ministerio de Justicia trabajando en ello”.

“Saldrá una propuesta del Consejo de Ministros, que luego el Congreso de los Diputados hará suya, y será en ese debate en el Congreso donde unos grupos y otros acordaremos esas modificaciones”, zanjó la portavoz socialista.

Fuentes del Grupo Parlamentario socialista en el Congreso explican la posición de la portavoz del partido, quien a su vez es vicesecretaria general y número dos del PSOE, diciendo: “Adriana trató de alejar esa bomba del partido y la puso en el tejado de Moncloa”.

“Lo que pasa es que, entre lo que dice Montero y lo que dice Lastra, nadie sabe bien a qué atenerse. Moncloa debería hacérselo mirar después de la descoordinación total y las versiones contradictorias que se lanzaron con el caso Ábalos”, afirma, no sin cierto enfado, un destacado dirigente socialista.

Discrepancias de los ministros de Podemos

Recuerdan que el contenido concreto y los tiempos de la reforma del Código Penal son también cuestiones claves en este momento.

Fuentes próximas al Gobierno de coalición reconocen a ECD que este asunto es el que por ahora ha provocado más discrepancias dentro del Consejo de Ministros durante el primer mes de legislatura. De ahí, que la portavoz del Ejecutivo haya apostado por sacar esa cuestión de las reuniones del gabinete.

No se pasa por alto que la ministra de Igualdad, Irene Montero, está presionando a La Moncloa para llevar al Congreso cuanto antes un blindaje del “solo sí es sí” en las relaciones sexuales, de forma que el no haber dicho “no” no sirva para que se descarte la agresión sexual, como ocurrió en la primera sentencia del caso de ‘La Manada’.

La dirigente de Unidas Podemos quería ‘vender’ esta propuesta en vísperas del Día Internacional de la Mujer, que se celebra el próximo 8 de marzo.

Por ahora, sin embargo, la iniciativa se encuentra paralizada, debido a la complicación que ha supuesto ampliar la reforma del Código Penal a otros delitos, incluido el de sedición, respecto a los contenidos y los tiempos, un enfoque que defiende el PSOE para ‘camuflar’ una rebaja de las penas a los líderes independentistas catalanes.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?