Política

Nuevo estado de alarma. Pedro Sánchez evita aclarar si suavizará las restricciones en Navidad

Asegura que la situación es “extrema”. Espera contar con un apoyo “abrumador” para ir prorrogando la medida excepcional hasta el 9 de mayo de 2021. Los gobiernos autonómicos decidirán si limitan la movilidad entre territorios

Pedro Sánchez comparece en el Palacio de la Moncloa.
photo_camera Pedro Sánchez comparece en el Palacio de la Moncloa.

El presidente del Gobierno ha comparecido en el Palacio de la Moncloa al término de la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, convocada después de que varias comunidades autónomas solicitaran el viernes la declaración del estado de alarma para poder aprobar restricciones con las que hacer frente a la segunda ola de coronavirus.

Aunque en un principio se planteaba esperar al Consejo de Ministros del martes, debido a los viajes internacionales de Pedro Sánchez, finalmente el Gobierno convocó una reunión extraordinaria para este domingo 25 de octubre.

Entre los planes del Ejecutivo, destaca especialmente la duración del estado de alarma que en esta ocasión se plantea como ideal para poder hacer frente a la epidemia.

Seis meses

Aunque el decreto aprobado este domingo tiene una vigencia de 15 días, y las prórrogas se tienen que aprobar en el Congreso de los Diputados, en principio (aunque fue un punto debatido hace meses) también por 15 días, el Gobierno de Pedro Sánchez se fija en esta ocasión el horizonte del 9 de mayo de 2021 como fin de este estado de alarma.

Sánchez ha dejado caer que en el debate en el Congreso de los Diputados que se celebrará esta semana se planteará esa opción de extenderlo por seis meses. Y espera contar con un apoyo “abrumador” de la cámara baja, también del Partido Popular, para aplicar el estado de alarma.

Ha asegurado que el tiempo señalado se ha decidido “en base a la ciencia”, a criterios científicos y técnicos de expertos que consideran que seis meses es “el tiempo necesario para superar la etapa más dañina de la pandemia”.

Y ha incidido en apuntar que todas las medidas de limitación de movilidad y contacto social tienen por objeto evitar llegar al confinamiento duro. “Podemos lograrlo sin el confinamiento total, sin paralizar el país”, ha dicho Sánchez.

Pero aunque no haya un confinamiento general decretado por el Gobierno, ha pedido a la población que se quede en cada. “Hay cosas que no hace falta que sean obligadas”, “cuanto más nos quedemos en casa y menos contactos tengamos, más nos protegeremos”, ha querido trasladar Sánchez.

Todas estas medidas son necesarias para tener los contagios controlados “mientras disponemos de la vacuna que destierre para siempre este virus”. El presidente del Gobierno se ha mostrado confiado en que pronto se podrán empezar a distribuir la vacuna que desarrolla AstraZeneca.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Se podrá levantar antes

El plazo hasta el 9 de mayo “no es inamovible”, ha explicado Sánchez, y si antes de mayo se constata que se ha conseguido superar este nueva oleada de contagios, se levantará el estado de alarma, que se limitará “al tiempo necesario para superar la etapa más dañina de la pandemia”.

El presidente del Gobierno ha insistido en varias ocasiones en subrayar que el estado de alarma es la herramienta legal “más eficaz” para tomar las medidas que serán necesarias para frenar el aumento de los contagios y evitar que se desborde el sistema sanitario.

La incógnita de la Navidad

Tras su discurso, Pedro Sánchez ha respondido a las preguntas de varios periodistas. La primera cuestión ha abordado la cuestión de la Navidad, y si para las fechas de estas celebraciones, se suavizarán o levantar las restricciones más duras, para así permitir que haya reuniones familiares.

El presidente no ha dado respuesta a esta cuestión. No se ha referido en ningún momento en su contestación a la Navidad, ni ha aclarado si en esos días se podría ‘levantar la mano’ para permitir una cierta normalidad, ya que las medidas que se van a ir adoptando a partir de ahora impedirían celebrar grandes comidas o cenas familiares, o incluso viajar a otro lugar para reunirse con familiares.

Las autonomías decidirán sobre los traslados

Como ya se preveía, en esta ocasión no habrá un mando único reservado al Gobierno de España, ni las autoridades delegadas serán unos cuantos ministros. Las autoridades delegadas van a ser los presidentes de las comunidades autónomas, y se irán consensuando también medidas en el Consejo Interterritorial de Sanidad, que presidente el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y en el que se sientan los consejeros de Sanidad de todas las autonomías.

Las gobiernos autonómicos podrán modular en parte la medida de prohibir las reuniones sociales entre las 00:00 y 06:00. También las comunidades autónomas, y no el Consejo de Ministros, serán quienes decidan posibles restricciones a los traslados entre territorios, sean municipios, provincias o comunidades autónomas.

Además, podrán establecer confinamientos perimetrales en los territorios que consideren, sean barrios, zonas básicas de salud u otros.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes